viernes, 3 de diciembre de 2021


 

CUERDAS


Mujeres entre cuerdas desafían

a las trampas mortales.

Buscan en las guaridas las respuestas

para volar sin pánico a la luz.


Hombres luchan sin miedo cada día,

se retan con obstáculos difíciles.

Persiguen en las nubes 

los interrogantes sanadores.


La sumisión es clave de lo ínfimo.


Romper con las cadenas es umbral 

de la libertad más infinita.


Las cuerdas nos impiden avanzar.


Somos los descendientes de la nada

intentando encontrar en cada instante

los códigos ocultos de la mátrix.



Ana Muela Sopeña

miércoles, 1 de diciembre de 2021


 

COFRE DE MEMORIA


Sobrevuela la luz en tu mirada cuando las sombras vienen en la noche y amenazan con gestos insolentes con llevarme dormida hacia ninguna parte. Anidan en tus brazos los momentos guardados en un cofre de memoria. Se reflejan estrellas en tu piel para soñar con mundos diferentes y volver sin temor a la utopía. Esa que nos forjó en la ensoñación. Esa que hace ya tiempo visionábamos con libertad y espacios sumergidos en los descubrimientos cotidianos.


Ana Muela Sopeña


 

DICIEMBRE


Luces en árboles,

edificios con brillo.

Escaparates.


Compras frenéticas:

juguetes de los niños.

El presupuesto.


Noticias negras,

la esperanza en la piel.

Las restricciones.


La Navidad

se acerca lentamente.

Lluvia en las calles.


Guirnaldas de oro,

el Belén en su cueva.

Los villancicos.



Ana Muela Sopeña


 

NIEVE


Recordando el día 28 de febrero de 2018, un día precioso, protagonista de una intensa nevada sobre Bilbao y sus alrededores



La ciudad se ha vestido de silencio a través de la nieve clandestina. Los tejados presentan mantos blancos como un día de fiesta, radiantes con el frío más atávico. Ha nevado despacio sobre cumbres, las plazas se han cubierto con los copos y los niños han hecho sus muñecos. A veces me pregunto por qué no nieva más, me relaja que todo esté tan limpio. Este mes de febrero melancólico se ha teñido de júbilo por los guantes de lana y por la nieve.


Ana Muela Sopeña

martes, 30 de noviembre de 2021


 

HIPNOSIS


Con palabras monótonas la hipnosis

lleva hasta el precipicio a su objetivo.


Le susurra delirios al oído,

le canta una utopía alucinante.


El hombre con cadenas va arrastrándose,

se debate entre el sueño de la hoguera

y el umbral subterráneo hacia lo libre.


El péndulo se para en el espacio.


La hipnosis se quebranta por momentos...


Latidos y cronómetros de arena,

mientras la hipnosis sigue sin control

cegada por genomas y por sombras

de un manuscrito oscuro zahorí.


A pesar de salmodias y de pócimas,

de traumas y conjuros en los códigos,


el hombre de Vitruvio vuelve a ser

la racionalidad entre los sauces.



Ana Muela Sopeña

lunes, 29 de noviembre de 2021


 

UN MIRLO


En el silencio

un mirlo diminuto.

Contemplación.



Ana Muela Sopeña



 

NIEVE EN LAS BOTAS


Luces en árboles 

mientras llueve en las calles.

Melancolía.

La Navidad se acerca

entre la bruma tenue.


Escaparates,

los juguetes de siempre.

Niños contentos.

El frío del otoño

y la nieve en las botas. 



Ana Muela Sopeña

 


TREN HACIA LA NADA


La Navidad se acerca

al tiempo que noviembre se termina.


La lluvia nos ampara con su música

cuando mostramos las heridas

más allá del granizo.


Hay un puente que intuye las historias de niebla.


El 

olvido 

es 

un 

tren 

hacia 

la 

nada.


Los recuerdos se abrazan a la bruma. 


El viento de la noche sideral

abandona el instinto del reloj.


La utopía que lleva a la belleza

nos muestra en su deseo más atávico

la soledad del mundo...



Ana Muela Sopeña


domingo, 28 de noviembre de 2021


 

DE LO ÍNFIMO


La sombra de la urbe es la nostalgia

de un gorrión despistado por el miedo

en las calles que saben de los guetos,

entre los edificios de la infancia.


Se refleja la luna en las estancias

que se ven desde aceras, con vencejos,

y desde los portales con los velos

que se observan en todas las acacias.


Camiones en sus rutas misteriosas,

los ojos ateridos por el frío,

mientras la lluvia cae ensimismada.


Un temblor que se fuga, gente sola,

en el asfalto lleno de lo ínfimo 

con farolas que olvidan las palabras.



Ana Muela Sopeña

sábado, 27 de noviembre de 2021


 

FRÍO DE NOVIEMBRE


La lluvia se presenta melancólica

por las calles de sombra y de recuerdos.

El frío de noviembre

nos deja, en la neblina, sin palabras.

Las ráfagas de viento nos abisman 

en las noches de bruma.


Todo me habla de ti en las aceras 

y la respiración de la nostalgia

evita que el naufragio nos derrumbe

en el silencio eterno de los árboles.



Ana Muela Sopeña

jueves, 4 de noviembre de 2021


 

ACERAS DE BRUMA

 

A Concha González Nieto


En la noche tejemos otros mundos

al tiempo que miramos las farolas

en aceras de bruma.

La luz entre los árboles 

delimita las sombras más atávicas


Los coches nos acechan

entre sueños velados.


En los muros hay gatos callejeros

que vigilan las horas solitarias.


Respiración que abraza la belleza

mientras la luna observa el espectáculo.


Edificios oscuros en la herida

de portales cerrados, 

en suburbios...


Las piedras nos avisan del peligro.


Recuerdos sumergidos en un álbum.


Sonidos desterrados

en el silencio apátrida 

de la ciudad sumida en el abismo.



Ana Muela Sopeña


miércoles, 3 de noviembre de 2021


 

FISURAS

 A Manuel Martínez Barcia, gran poeta y amigo,  que hoy hubiera cumplido años

 

Mientras tiembla la luz en las aceras

recuerdo aquella noche atemporal.


Hablábamos de todo y de nada

mientras tú me mirabas fijamente.

Recorrimos las calles de la urbe

hasta llegar al punto del origen,

la plaza de Moyúa con su estrella

grabada sobre el suelo.


Allí el pasado entró por las fisuras

de una antigua canción llena de sombras.


Respiramos sin lastre y sin horarios,

mientras la melodía de los astros

dejaba su fulgor en nuestra piel.


Luego te vi alejándote despacio

hasta desaparecer 

entre la niebla.


Después ya nunca más nos encontramos.


Seguimos con la vida cotidiana

y seis años más tarde te fugaste

por la ruta inmortal de las Perseidas,

aquel trece de agosto

del año dos mil quince.



Ana Muela Sopeña


martes, 2 de noviembre de 2021


 

CANTO DEL LOBO


Un lobo merodea entre la niebla

hay un bebé en la casa

y el lobo no ha comido en muchos días.


Yo le susurro al lobo que se vaya.

Está hambriento y muy triste

pero a mí no me importa.

Voy a darle una cola

de algún animal gris,

para que se entretenga.


No te permito, lobo,

comerte a mi bebé.


El lobo está nostálgico,

deambula sin destino

entre la bruma fría

de este mes de noviembre tan lluvioso.


Los ojos del bebé

no miran los peligros.


Le grito al lobo que debe marcharse.

No me importa que sufra.

Yo solo quiero el bien de mi bebé.


Los ojos de este lobo

me miran sin excusas.

Él necesita pronto devorar

una carne blandita.


Pero a mí no me importa.


A mí solo me importa mi bebé

al que protejo siempre de lo oscuro.


Agarro la escopeta

y le meto dos tiros a este lobo.


Me entristece su muerte,

pero yo solo quiero a mi bebé

y los depredadores causan miedo

y producen peligro por las noches.


Mi niño ya se duerme sin el lobo.

Sus aullidos dan paso a un gran silencio

que el bosque sepulcral deja en la nada.



Ana Muela Sopeña



viernes, 29 de octubre de 2021


 

EXPERIENCIA

 A propósito de "Experiencia" de Ludovico Einaudi


La nostalgia cabalga entre la bruma

con reminiscencias de la nada.

Se entreteje con las horas del reloj

el baile luminoso 

de la realidad del universo.


La música del agua

deja ver en sus ondas la espiral del pasado.

Las sombras de los árboles 

abrazan en quietud

los círculos del ritmo.


Lamentos a distancia,

secretos de lo oscuro.

La efímera belleza nos cautiva.


Esferas de memorias olvidadas

se dibujan con luces espectrales.


Un eclipse de Luna

deja ver por minutos

el pulso constructor.


La niebla en jeroglíficos 

nos muestra el alfabeto del amor.


Las fisuras del mundo

remarcan invisibles, 

inmersas en el caos,

la danza sideral de las galaxias.



Ana Muela Sopeña


martes, 19 de octubre de 2021


 

BASANDERE


Basandere a la entrada de una cueva,

peinando sus cabellos con el alba 

con un pequeño peine de oro puro,

espera de la luz una palabra.


Vigila entre los árboles las sombras,

allí donde la vida es solo calma

que todo esté en silencio sin violencia,

y que nadie perturbe su mirada.


Basandere es señora de los bosques,

habita suavemente con su alma

mientras acecha en grutas y guaridas

para que nadie pierda la esperanza.


A veces Basandere se aparece

en un mágico umbral, en las montañas.

Desea recordar a los que sueñan

que el bosque solo escucha a los que aman. 



Ana Muela Sopeña

sábado, 16 de octubre de 2021


 

IMPERCEPTIBLE SORTILEGIO


A través del silencio te respiro

más allá de la luz y de la sombra.


Te contemplo en la noche

como un azar que atrapo unos instantes,

para luego dejar que te diluyas

en la evanescencia de los sueños.


Eres mi talismán en la tormenta

y la belleza efímera del aire

que conforma el conjuro

en su imperceptible sortilegio.



Ana Muela Sopeña

viernes, 15 de octubre de 2021


 

OTOÑO A TRAVÉS DEL TERMÓMETRO


Doce de la noche.

El termómetro marca catorce grados.

El frío de la noche me recuerda que todo es temporal.

Cuando todo es oscuro

siento que la neblina es de otro mundo.

Se experimenta todo como efímero

y te liberas lentamente

de lo que ya no sirve.


Cinco de la madrugada.

El termómetro marca trece grados. 

Pronto amanecerá

y los sonidos suaves

de la madrugada silenciosa

darán paso a los ruidos incesantes

del tráfico y la gente atareada.


Diez de la mañana.

El termómetro marca catorce grados.

Los transeúntes marchan a sus cosas.

La prisa inunda todas las miradas.

El instinto del agua nos dirá 

dónde habita el olvido de los hombres.


Once de la mañana.

El termómetro marca quince grados.

Los bares están llenos. 

La pausa de las once es obligada.

No hay excusa posible

para no descansar unos minutos.


Doce del mediodía.

El termómetro marca dieciséis grados.

Se oyen las campanas 

de una iglesia sin nombre. 

Incluso un carillón

toca una melodía popular.


Una del mediodía.

El termómetro marca diecisiete grados.

El bullicio de calles y estaciones de metro

ha desplazado a esquinas despobladas.

Mujeres que regresan de la compra,

estudiantes con libros y carpetas.

Algunos rezagados

acudiendo al trabajo.


Dos del mediodía.

El termómetro marca dieciocho grados.

Movimiento que muestra la belleza

de las terrazas llenas.

Es hora de comer.

Menús de restaurantes.

Aperitivos en las barras.

Encuentros cotidianos con sonrisas...

y también los que vagan solitarios bebiendo sin control.


Seis de la tarde.

El termómetro marca diecisiete grados. 

La clepsidra se expande con sus luces y sombras mortecinas.

Poco a poco vendrá el atardecer

y la respiración de los que guardan

los misterios del tiempo en sus bolsillos.


Siete de la tarde.

El termómetro marca dieciséis grados.

El color de las nubes

anuncia ya el crepúsculo.

El enigma de todos los enigmas

que hace brillar al sol

en el horizonte de los sueños.


Nueve de la noche.

El termómetro marca quince grados.

La jornada se extingue poco a poco.

La ciudad se prepara para el sueño

y las aceras muestran la belleza

de la actividad casi invisible.

Un perro callejero ladra en la lejanía.

Los gatos se refugian tras los muros

y buscan el espíritu nocturno

que los proteja siempre del peligro.

Los secretos se van anestesiando,

vuelven a sus guaridas

y de nuevo comienza

el círculo infinito de las horas...




Ana Muela Sopeña


miércoles, 13 de octubre de 2021


 

AMANECER EN LA RÍA


Los barcos aparecen entre niebla

mientras dejan la luz bajo las nubes

de un horizonte lleno de presagios.


Las gaviotas descienden hasta el agua

al tiempo que en el alba 

se transfigura el arte

de la contemplación y la belleza.


Los colores del cielo

presienten que muy pronto habrá tormenta.


En el embarcadero,

la casita flotante

refleja como espejo

la felicidad de lo sencillo.


La gente atareada

respira con el sol la energía del día.


El ritmo de la vida continúa,

incesante en sus luchas.


Poco a poco las horas de bullicio

se adueñan de las calles.


La ría del Nervión se despereza

y nos regala su abundancia.



Ana Muela Sopeña

martes, 12 de octubre de 2021


 

BASAJAUN


En lugares de leyenda

habita el señor del bosque.

Basajaun es protector

del ganado por las noches.


Con sus silbidos avisa

cuando hay lobos que están cerca,

con cencerros comunica

que se avecina tormenta.


Algunos le tienen miedo

como si fuera un malvado,

pero es un personaje

que defiende del diablo.


Cuando Basajaun te auxilia

ya no puedes tener miedo,

los peligros se diluyen

en la bruma de los sueños.


Cuando el crepúsculo llega

hay que invocar a este ancestro,

para que nada maligno

amenace los senderos.


A veces el viento sopla

en lejanía, entre búhos.

Es Basajaun que nos habla

con su lenguaje de humo.



Ana Muela Sopeña 

lunes, 11 de octubre de 2021


 

INVISIBLES


Caminan por ciudades, invisibles, callados, vulnerables. No encuentran los recursos necesarios. Viven en ese límite del vértigo que lleva hacia el umbral de lo excluido. Habitan en lo  sórdido, en la sombra. Viven sobreviviendo, nada más. Cada día es igual al anterior. Todo se precipita en la penumbra. Los seres invisibles sueñan con cosas simples: llegar a fin de mes, tener calefacción en el invierno. Pero no puede ser. Los seres invisibles permanecen ocultos, porque nadie los mira...



Ana Muela Sopeña

domingo, 10 de octubre de 2021


 

AJEDREZ DE ARENA

 

El Peón 


Adelanta en la partida muy despacio...

Su poder nos parece diminuto,

mas cuando avanza seis cuadrados

su valor se corona con el éxito.


Muy poco a poco,

movimiento continuo.

Silencio y sombra.



El Alfil


Un aliado del reino en diagonal.

Domina los caminos de un color.

Es ayudante de la dama.


La vida es aventura

sobre raíles duros.

Heroicidad.


El Caballo


Salta sobre el obstáculo sin trampas.

Su movimiento en L es divertido.


Celebración

en las tardes brillantes.

Júbilo y danza.


La Torre


Vigila los confines de su reino

y mira los peligros desde arriba.


Acecho y luz

en la noche de espíritus.

Evanescencia.


La Dama


Controla sin esfuerzo el territorio

y se desliza en todas direcciones.


Luna de escarcha

para soñar el triunfo de Quirón.

Dulce contienda.


El Rey


Tan solo se desplaza de uno en uno

salvo en el enroque. 

Táctica, estrategia y gran diseño.


Revelación

en el reloj de arena.

El despertar.



Ana Muela Sopeña


viernes, 8 de octubre de 2021


 

MI GATO


Mi gato ronronea en el balcón

mientras mira de reojo la ventana.

Desea estar dormido y la jarana

al tiempo que persigue su pasión.


Cuando descansa parece un bombón. 

Se precipita y toca una campana,

desenreda un ovillo azul de lana

y muestra una sonrisa de ilusión.


Mi gato es tan hermoso como un lirio.

Me hechizan sus misterios olvidados

y me aleja de mundos de cenizas.


Por las noches contempla siempre a Sirio,

luego busca, en su cofre, abandonados 

juguetes que poco antes ha hecho trizas.



Ana Muela Sopeña


jueves, 7 de octubre de 2021


 

ESPEJOS


Te abrazo en las murallas

de la ciudad dormida;

te beso en laberintos de la Luna;

viajamos por galaxias nunca vistas;

escuchamos el pulso de los astros;

nos doblamos en múltiples espejos,

para poder soñar...



Ana Muela Sopeña

domingo, 3 de octubre de 2021


 

OTOÑO


El otoño camina de la mano

de sombríos crepúsculos.


En la hojarasca seca van las horas

de paraguas abiertos por la lluvia.


Las tormentas nos llaman con relámpagos. 


Los niños, con sus libros,

se entretienen con charcos

y una ilusión velada.


Los días son más cortos.

Poco a poco el estío

ha ido deslizándose 

a un mundo más opaco.


Seguimos asombrándonos

de cómo pasa el tiempo, imperceptible.

De un modo sigiloso nos moldea

y hace de nosotros lo que quiere.



Ana Muela Sopeña

sábado, 2 de octubre de 2021


 

ESPACIOS CLANDESTINOS


El sueño de la rosa es como un pulso

de soledad perdida en los portales.


La lluvia se estremece con el llanto

y un perro sin hogar

deambula por aceras, entre árboles.


El silencio respira con las sombras

y se oyen los susurros de la gente 

que habita en los lugares más recónditos.


Las calles se parecen a un círculo de niebla

que ocupa los espacios clandestinos.


La nostalgia se mezcla con la bruma

y emerge de la nada

la melancolía sin horarios...



Ana Muela Sopeña

viernes, 1 de octubre de 2021


 

PERDERLO TODO


Perderlo todo como si nada hubiera existido, como si la vida fuera tan solo arena, como si nunca hubiéramos tenido un solo objeto. Volver a empezar con la angustia de la primera vez, no sabiendo por qué ni para qué. Aterrizar en medio del desierto más feroz. Mirar la realidad con el susto metido en el cuerpo. Atravesados por una sensación de extrañeza y de pánico. Perderlo todo como si de pronto no fuéramos ciudadanos de pleno derecho, sino habitantes desnudos del no mundo. Perderlo todo... y renacer de las cenizas, para encontrar la luz en las tinieblas como los primeros pobladores de la Tierra. Resistiendo ante el lodo, el magma y las rocas, escuchando el sonido primordial. Perderlo todo y encontrar dentro del humo el instinto de la vida, la respiración de la cordura, el inicio del tiempo, el oxígeno sutil de la memoria, la creación del punto que conecte con la antigua pasión.

Perderlo todo... hasta que ya solo importe comenzar desde cero...



Ana Muela Sopeña

martes, 28 de septiembre de 2021


 

DEVASTACIÓN


Infierno y lava

en la isla del llanto.

Devastación.


Incertidumbre,

el 

horror 

del 

volcán. 

Todo 

arrasado.


Una erupción

en el tiempo maldito.

Desesperanza.


El 

magma 

antiguo,

cenizas 

desde 

el 

cielo.

Desolación.


Gente sin nada.

La Palma es una herida.

Tierra de lágrimas. 



Ana Muela Sopeña


domingo, 26 de septiembre de 2021


 

UNA LUZ DETENIDA


La tormenta sorprende con relámpagos y el rayo destructor de las guaridas. Los truenos nos asustan a distancia y un aguacero expresa su furor con el asombro lleno de incerteza. Una luz detenida ama la sombra de la noche que cuida los silencios en el impacto lúdico del frío, mientras las nubes muestran el enigma.



Ana Muela Sopeña

sábado, 25 de septiembre de 2021


 

DULCE SORTILEGIO


Tu piel me lleva por crepúsculos

donde mi vientre arde como un púlsar.


Miro por la ventana

mientras tus ojos buscan mi secreto.

En el aire residen los enigmas

de tu mirada antigua como el mundo.

 

Cruje bajo mis pies

la hojarasca seca del otoño...


y nuestras manos ávidas de roces

desean, como dulce sortilegio,

detener la existencia 

en el tiempo sin tiempo.


Se ven los edificios

de la ciudad amada.


Besos en los portales invisibles.


Abrazos junto a espejos

y un armario que guarda las memorias

de nuestras citas mágicas. 


Respiramos el éter 

en el umbral que inclina hacia el espacio

de las estrellas suaves y viajeras.



Ana Muela Sopeña

viernes, 24 de septiembre de 2021


 

MAGMA


El poder de la Tierra es increíble. Nos asusta y nos lleva a ese momento de pánico y terror ante la nada. El volcán "Cumbre Vieja" en erupción habla desde la sombra más atávica de todo lo que nadie se atreve a expresar. Un territorio nuevo se abre con la lava que camina despacio hacia el mar. Nueve bocas con ira geológica. Nueve cráteres ciegos de pasión que arrojan ese magma diabólico que nos recuerda siempre el ínfimo poder del ser humano sobre el planeta azul. Las coladas arrastran lo que tocan. Lo queman, lo destruyen, desintegran. Eliminan las vidas cotidianas de los moradores indefensos. Esta erupción volcánica es dantesca por su fuerza que trae a la memoria un lienzo demoníaco. La gente con lo mínimo ha dejado sus casas y sus tierras. La vida es lo que importa. Lo demás, aunque duela, es prescindible. Nada es como parece. Las tierras negras ya por la explosión de lava sumergida en lo más hondo se parecen a mundos desolados por la devastación más infinita. El alma se desangra y llora con lágrimas de exilio. El cuerpo se marea ante las pérdidas. Todos somos la isla de La Palma y el llanto de las víctimas es también nuestro llanto. Porque sentir de golpe la traición de la naturaleza antes dormida es despertar de pronto al pensamiento sombrío, oscuro y gris. A la pregunta obsesiva. ¿Por qué ha ocurrido esto? ¿Por qué justo ahora? La respuesta que flota en el ambiente es solo incertidumbre. La respuesta no está en ninguna parte. Simplemente es así porque un volcán... ruge cuando desea y entra en erupción sin avisar. 



Ana Muela Sopeña

miércoles, 22 de septiembre de 2021


 

LLUVIA SONORA DE LA NOCHE


La lluvia se presenta sigilosa

en la  noche callada. 


La gente se introduce en su burbuja

por la melancolía de la herida.


Un coche que olvidó su trayectoria

se escucha en lejanía

en esta madrugada misteriosa.


Dentro de pocas horas

comenzará el otoño.

Se acortarán los días y vendrá el tiempo frío.


Los ciclos volverán a sorprendernos

y soñaremos todos con la luz...



Ana Muela Sopeña


viernes, 17 de septiembre de 2021


 

HOJARASCA


Veo hojarasca

sobre la acera: sombra.

Melancolía.


Llega el otoño

con su dulce nostalgia.

Memorias ocres.


La lluvia suave

sobre las calles grises.

Continuidad.


En el crepúsculo

la belleza del agua.

Nubes doradas.



Ana Muela Sopeña

jueves, 16 de septiembre de 2021


 

LA MUJER DE LA NIEBLA


La mujer de la niebla

camina suavemente entre las calles

y permite que todos los transeúntes

la perciban sin máscaras de acero.


Cuando avanza despacio por las noches

la gente no distingue si es la brisa

o una mujer etérica

nacida del misterio del espejo.


En la hora del alba,

con la luz elegante del subsueño,

la mujer de la niebla se hace eco

de la belleza extrema de lo ínfimo.


Después, por la mañana, disimula

sus miedos ancestrales.


Al mediodía mira sin temor

al sol en plenitud.


Cuando la tarde cae sobre la arena

se oculta entre las sombras. 


La mujer de la niebla en el crepúsculo

repasa su inventario de visiones

que buscan lo infinito en el azar...



Ana Muela Sopeña


martes, 14 de septiembre de 2021


 

UTOPÍAS Y LOCURAS


El sol va derrumbándose

tras el Ayuntamiento.


Veo tu mirada de pícaro

en la distancia abierta de la tarde.


La ciudad cobijando

nuestras utopías y locuras.


En mitad de las nubes la certeza

de la cercanía de tu piel.


Horas atravesadas por los besos

y la concavidad de la existencia.


La música del agua como fondo

a esta ilusión cubierta de presagios.



Ana Muela Sopeña

viernes, 10 de septiembre de 2021


 

MEMORIAS


En la sombra del agua

tejo y destejo el mundo del recuerdo.

Las calles se parecen a la niebla

en la luz deslumbrante de los días.


En el muelle los árboles dormitan

con la melancolía de las nubes.

La nostalgia no sabe de memorias

que atrapan la belleza en sus visiones.

Los barcos del crepúsculo

aman los adoquines de la tarde. 


En los pretiles duermen los perdidos

que cicatrizan con estrellas sus heridas.



Ana Muela Sopeña

jueves, 9 de septiembre de 2021


 

SIN HORARIOS


Me besas con las nubes, entre sábanas,

cada vez que respiro en tus pupilas.

El corazón del mundo lo haces nuestro

al rodar por la cama, sin horarios.


Me abrazas cuando llegan los crepúsculos,

en cuevas subterráneas, desde el sueño.


Entrelazas tu aliento con el mío

para transitar por la galaxia.


Escuchamos el giro de los astros

con la piel consagrada

a nuestra liturgia primitiva.


Eres el sortilegio del reloj

que entona su misterio a medianoche.




Ana Muela Sopeña



miércoles, 8 de septiembre de 2021


 

BOSTEZAN LOS GORRIONES


El viento helado cruje la mañana

bajo las amenazas del adiós.

Lloran las amapolas en los parques,

bostezan los gorriones

en las aceras frías de lo sórdido.


El estío se queda respirando

el instinto del agua.


Tu abrazo está doliendo en el recuerdo

contra el pánico errante de la huida.



Ana Muela Sopeña


martes, 7 de septiembre de 2021


 

PRIMEROS DÍAS DE SEPTIEMBRE


Todavía es verano, mas los días parecen ya de otoño. El inicio del curso, los colegios, la ropa de la nueva temporada en los escaparates de las tiendas. El calor continúa, pero las cosas son ya de otro ciclo.

Un año más se lanzan colecciones de libros y fascículos en quioscos. Los propósitos nuevos se respiran en todos los proyectos. Todavía es verano, mas los días se acortan y la noche se vislumbra más pronto. Otra vez la rutina, después de vacaciones en la playa, la montaña. Los viajes en avión a lugares lejanos. El regreso a los pueblos de la infancia. Otra vuelta sin fin. El eterno retorno. La vida sin las máscaras. Subterfugios ocultos en la acción. Lo cotidiano siempre se idolatra y se regresa alegre a la niñez a través de los ojos de los niños. 



Ana Muela Sopeña

lunes, 6 de septiembre de 2021


 

SILENCIO NOCTURNO


A lo lejos se oyen los motores

de un camión en la bruma.


Noctámbulos los hombres que caminan

en un sueño robado

a los dioses anónimos del mundo.


Duele el silencio extraño de las calles

en sucesión de heridas, en suburbios.


Los seres habitantes de la noche

se parecen al brillo sumergido

en la luz de semáforos fantasmas.


Las farolas despiertan del letargo

mientras la niebla fría

de una madrugada sin luceros

devora sin excusas a los débiles.


Los vampiros asoman por aceras

y realizan su ronda.

Observan a la gente

que duerme ensimismada en sus temores.


Un árbol tembloroso nos redime

del corazón de las tinieblas.


De pronto asoma un hilo de blancura

en el horizonte de la nada.


La aurora poco a poco tambalea

los miedos a lo oscuro

y los convierte en dulces sortilegios

de la travesía de la vida.


Las horas que se esconden en lo oculto

dan paso al ritmo suave e incesante

de una ciudad que se alza en sus batallas,

más allá del instinto,

bajo un sol que preludia la belleza.



Ana Muela Sopeña

martes, 17 de agosto de 2021


 

LLUVIA DE AGOSTO


Las calles amanecen con la niebla

en mitad de la lluvia.

Los pájaros del sueño

vuelan entre los árboles con sonidos urbanos.

La lejanía irrumpe sin aviso

en un silencio lleno de recuerdos.


Las sombras mortecinas de la tarde

dejan ver la calima en el ambiente.

Un crepúsculo hambriento de infinito 

disuelve la mirada entre las nubes.


El horizonte habla de la luz.


Las horas van pasando

en la respiración de la belleza...



Ana Muela Sopeña


sábado, 14 de agosto de 2021


 

TU INFANCIA


Por las calles amadas de tu infancia

recorres los caminos de la luz

a través de las sombras del recuerdo,

en la evanescencia del crepúsculo.


Los parques soterrados en heridas,

la memoria de un tiempo indescriptible.


Al encontrar un punto en el vacío,

te quedas respirando

entre helechos y algas.


Suave la compulsión de la belleza

que te lleva por campos imposibles

hacia el deslumbramiento de la vida.


Las primeras miradas,

el milagro de todos los veranos,

los amigos inmersos en imágenes 

encriptadas en cuentos de la abuela.


Tu hogar siempre sumerge su utopía

entre las nubes ocres del estío.


Los árboles queridos

de una niñez eterna

cabalgan sin parar

al lado de juguetes

como aquel caballito balancín.


Fotografías dulces, color sepia,

contienen esa niebla silenciosa

de los años lejanos.


Conduces a través de los portales

y de bosques repletos de misterio.


Cuando miras con ojos asombrados 

aquellas increíbles horas tenues,

con la calima extraña 

de los meses brumosos

en la estación más cálida,

todo recobra pronto su sentido

y te da conexión con la liturgia

de un mundo consagrado a los abrazos.



Ana Muela Sopeña

domingo, 18 de julio de 2021


 

RESPIRACIÓN DEL INFINITO


Tu roce me transforma en un cometa

que viaja por galaxias inmutables.

Tus caricias me llevan

hacia nebulosas nunca vistas.

Nuestros besos se tornan invisibles

y estructuran estrellas de neutrones.

Tu abrazo es como un púlsar sumergido

en el misterio críptico del tiempo.

La fusión de los códigos antiguos

nos hace recordar en los satélites

la respiración del infinito.

Somos como asteroides en su ruta

hacia un nuevo horizonte de sucesos.



Ana Muela Sopeña


sábado, 17 de julio de 2021


 

VERANO


El verano transcurre dulcemente

a través del calor más somnoliento.

Las nubes difuminan la distancia.


La calima rodea el horizonte.


Cada tarde el crepúsculo se pierde

entre árboles amantes del silencio.

Todavía a las nueve se ve gente

en la playa dorada,

frente al embarcadero.


El día se suicida poco a poco

y en el muelle las luces

dan paso a la quietud de errantes sombras.


Los recuerdos se abisman

entre las horas lentas del estío. 



Ana Muela Sopeña

jueves, 8 de julio de 2021

.


 Fotografía realizada por Marina Centeno

PASIONES


A Mercedes Ridocci a propósito de su poemario "Paraísos de Infierno"


Duele la lava ardiente de los cuerpos

en mitad de la herida más profunda.

Se agudiza el instinto más lascivo

en las cuevas ocultas del deseo.


Respirar en latidos primigenios

seduce 

con la sangre más atávica.


Si una mujer conquista su lugar

se parece a un volcán 

en erupción.


La belleza de un punto en movimiento

es como la saliva en el exilio.


Todo lo que florece también muere.


El amor y la muerte son lo mismo.


Primero es la apertura hacia la vida.


Al final es un cierre, es solo muerte.


El vórtice donde existe intersección

entre el placer extremo y el dolor

es ese paraíso del infierno

donde todo se anega en la gran pérdida.



Ana Muela Sopeña