lunes, 29 de junio de 2015


AL AMIGO PERDIDO

*
De pronto lo fugaz se ha revelado
al marcharse el amigo para siempre.
La vida es ya muy corta sin sus máscaras.

Todo se ha hecho más nítido en la pérdida.
La muerte, por la espalda, es una sombra
que pacta con el alma sin disfraces.

El amigo ha marchado sin aviso.
La lágrima recuerda en el silencio
lo importante de hablar antes del fin.

Porque nada es eterno, todo efímero.
Sólo perdura viva en la memoria
la rosa inmarcesible del espíritu.


Ana Muela Sopeña

DESNUDA

*
Desnuda
me disuelvo en la nada
de esta historia que nunca tuvo meta.
Me diluyo en el agua
de un tiempo consagrado a la belleza.
Me baño en el relámpago,
me desintegro en lágrimas de lodo.


Ana Muela Sopeña

SOMOS

*
SOY

Soy la mujer de agua que te escucha
en lugares de arena sin un límite.

Soy la mujer de niebla melancólica
adherida a los montes de la luna.

Soy la mujer de fuego
que constela el presagio entre las nubes.

Soy la mujer de bruma
lasciva como cirros en invierno.

Soy la mujer de aire
que contenta se esconde de miradas.

Soy la mujer de tierra
que renace contigo cada noche.

Soy la mujer de lluvia
arrodillada en días de neblina
para sorprender a los que sueñan.

ERES

Eres el hombre de agua
que cómplice me mira
bajo la luna negra.

Eres el hombre fuerte de las cumbres
que imanta despedidas con el humus.

Eres hombre de fuego
amado por las diosas de la magia.

Eres hombre de bruma,
quimera en la crisálida nocturna.

Eres el hombre de aire
oculto en los caminos del ensueño.

Eres hombre de tierra,
asustado con cosas que no importan.

Eres la lluvia suave,
adorando los tiempos
que transcurren felices sin saberlo.


Ana Muela Sopeña

domingo, 28 de junio de 2015

sábado, 27 de junio de 2015


SOSTENERSE

*
Sostenerse en el vacío
antes de que la piedra
te arrastre con su sombra.

Sostenerse en la tierra
a pesar de los embustes
y las trampas terribles de los sueños.

Sostenerse en el fuego
mientras la pasión te quema
y te reduce a cenizas.

Sostenerse en el hielo
más allá del desamor
con los trineos del Ártico.

Sostenerse en el agua
pese a las radiaciones del Pacífico.

Sostenerse en el aire
mientras la vida pasa en lo invisible.

Sostenerse en el vacío
porque nadie será tu red en la caída.


Ana Muela Sopeña

martes, 23 de junio de 2015


LUZ Y SOMBRA

*
SOMBRA

Soy la sombra sin alas de tu sombra
perdida como un ángel
caído en la ciudad.

El insomnio me lleva por abismos
que desconectan siempre
mi vértigo de ti
de la alquimia del sueño.

Soy el viento sagrado,
ese que te respira
mientras ocultas
la tristeza ancestral.

Soy la luz del encuentro,
el fuego de tu espada.

Renazco como un cáliz
cada hora.

Soy la sombra extraviada
en tu orfandad desnuda.

LUZ

Soy la luz sin pasado de tu luz
agazapada en pájaros de lluvia
que habitan en las plazas.

El alba me persigue por las calles
que unen mi deseo con tu cuerpo lascivo.

Soy el agua que inunda
tu mundo sumergido en el silencio.

Soy la sombra que pacta
con tu piel,
una alianza de espíritus.

Me muero cada día
como una mariposa en el relámpago.

Soy la luz que te alumbra
cuando todo se apaga cada noche.


Ana Muela Sopeña

viernes, 19 de junio de 2015


DESEO

*
I

Sea mi luz tu canto de esperanza
en medio del infierno
de tu herida.

Atraviese mi mundo creador
tu alma ensangrentada
y tome de tu estigma
la belleza serena
de un lienzo sumergido
en el relámpago.

II

Sea tu piel espíritu del arte
en mitad del camino
de un purgatorio lleno de sollozos.

Tome mi mano el pulso de la tuya
para viajar a orillas del Leteo.

III

Una mi sol tu círculo del cielo
a la esfera astronómica eonaria
donde no existe la tortura vengativa
ni un pasado nublado por el llanto.

Donde todo parece
una alabanza
al infinito amor de los que aman.


Ana Muela Sopeña

LA MIRADA SOMBRÍA

*
La mirada sombría
conecta la ciudad con otra luz,
allí donde los sueños son memoria
de una infancia perdida entre la bruma.

Te veo entrelazado con el tiempo
que persigue lo oscuro entre las calles
para vivir lo sórdido en suburbios,
en los brazos prohibidos
y otros labios
buscando al soñador de medianoche.

Eres la imagen nítida del hombre,
del misterio robado a los ilusos.
Amanece en tu piel de herida y sombra
con historias de mitos familiares.

El árbol genealógico es tu círculo
anclado en la espiral de lo imposible.
Allí los arquetipos se hacen llanto,
se convierten en lágrimas de arena
más allá de nostalgias ancestrales.

El hombre que se fue
por el abismo
y dejó destruida a un alma cándida
resuena en tu interior
como extraviada música del agua.

Y aquel otro que quiso retener
a la mujer de mundo,
mas sólo consiguió la soledad
al ser abandonado en su tristeza.

Después vino el rescate
de la virgen burlada.

Estas etapas son como una rueda.
Se repiten al ritmo de tus miedos.

Pronto amanecerá
y tus ojos cerrados se abrirán
al pulso del amor,
más allá de este ciclo destructivo
del eterno retorno.


Ana Muela Sopeña

INFAMIA

*
La infamia le conecta con la herida
atravesada en mundos denostados
por los golpes del tiempo.

Y él de nuevo viaja
por la depredación y la locura
llegando a un infierno
donde el dolor le hiere las entrañas.

La vileza marcó su infancia azul
y prometió entonces
vengarse de lo cruel sin dar excusas.

Ahora es un ángel tenebroso
que arrastra con sus alas de metal
al infierno de Dante
a las almas perdidas en la sombra
de las lágrimas negras.

Y todo va pasando muy despacio,
en sentimientos turbios,
que le llevan por vías arrasadas
donde todo se anega en el silencio
y la fe se ha extraviado para siempre.

La infamia es su motor,
pero también su ruina y su desdicha.

La vida es un samsara,
un "eterno retorno"
del que no sabe aún cómo salir.

La infamia es su defensa,
mas también su veneno
y la causa letal de su tristeza.


Ana Muela Sopeña

sábado, 13 de junio de 2015


CUATRO PINCELADAS

*
I

En la sombra deshilo cada intento
mientras la luz azul
hace su trabajo.

II

Estrella de agua
en tus ojos dormidos.
Revelación.

III

Alma dormida
en los brazos del mundo.
Lágrimas negras.

IV

El instinto se acalla
en tu corazón tan solitario.


Ana Muela Sopeña

CIUDAD

*
Hace tiempo que no estamos juntos
mas la ciudad dormida
nos acoge con luz en su sombra.


Ana Muela Sopeña

TU SOMBRA

*
Tu sombra es mi delirio
que subyace en siluetas
sobre un muro.

Mi sonrisa es tu mundo alternativo
a una luna cruel, salvaje y fría.

Nuestros yoes ocultos
se esconden bajo sábanas de estrellas.


Ana Muela Sopeña

GORRIÓN

*
I

Un gorrión diminuto
errante sobre aceras de cenizas,
alza su canto triste.

II

Te veo sin la máscara
mientras la lluvia cae de los tejados.

III

Un pájaro escarlata me sorprende
en medio de la luz de un aguacero.

IV

Te miro en el relámpago
mientras mi corazón se transfigura.

V

El vuelo solitario
derrama sobre arena los recuerdos.


Ana Muela Sopeña

martes, 9 de junio de 2015


HUYENDO DEL NAUFRAGIO


*
Mi hélice de amor entre los ojos
para sentir la vida de la nada,
más allá de la luna consternada
en medio de los cálidos despojos.


La belleza de un mundo en despedida
se entrampa con la música de lodo
que se une con la piel y de ese modo
alumbra con la noche la partida.


El adiós se entrelaza con el mar
y la tristeza apátrida es la muerte
que escapa del refugio en la datura.


Ahora lo importante no es amar
sino buscar la piedra de la suerte,
huyendo del naufragio en la locura.




Ana Muela Sopeña

CUARGO MENGUANTE

*
La luna desconecta
de su guarida blanca
y luce parpadeos
a través de palabras.
Acecha sin temor
en medio de mandalas
y sueña con estrellas
que se tejen con almas.
La diosa del abismo
alumbra entre la nada
a los dioses del cambio
que buscan una casa.
La luna sobre el mar
permanece con brasas
al tiempo que la brisa
sopla como una danza.
Sin pánico no olvida
su memoria de dama
y cuenta sus historias,
sus escenas amadas.
La luna disminuye
los conjuros y marcas
que negras en su gruta
juegan con sombra y caras.


Ana Muela Sopeña

PLEGARIA NOCTURNA

*
Padre, madre,
del universo lúcido y amado,
amparadme en la luz
de la compasión de las galaxias.
Que vuestros planetas híbridos de sueño
me protejan por siempre
de las sombras malignas
y de las acechanzas del demonio.

Padre, madre,
del cielo combativo y luminoso
custodiadme con fuego
arraigado en el tiempo del amor.
Dadme el viento del norte
y un relámpago azul en el olvido.

Padre,
que la esfera divina
de los nueve coros angélicos
me rodee con su fuerza
y así
nada malo pueda sucederme.

Madre,
que la espiral desnuda de los púlsares
me envuelva con sus átomos
y me lleve a los límites del mundo.

Espíritus angélicos,
que una lluvia constante de bondad
me limpie y purifique
de cualquier maldición,
atadura o conjuro de la luna.

Que la espada de luz
de San Miguel arcángel
me ayude a renacer
en el paraíso de los justos.

Que el manto sanador
del arcángel Rafael
me permita curar
mi corazón atormentado.

Que el cáliz
del arcángel Gabriel
me guíe por caminos
de paz e integridad.

Que el rayo de la luz
roja y dorada
del arcángel Uriel
me mantenga a distancia
de diablos, demonios
y espíritus perdidos
en el infierno oscuro
de la traición oculta.

Madre,
ampárame con tu manto
de ternura infinita.

Que la belleza inmensa
de las nebulosas y asteroides
me transmute en un ser
adherido al ADN de la luz.

Que las estrellas
de la constelación de Orión
guíen mis pasos trémulos
por senderos repletos de armonía.

Que el Sol sea mi estrella
y todo lo que pueda
adherirse al espíritu del bien
acompañe mis días.

Que los cuásares
me deslicen por centros de energía
donde la soledad no exista.

Que la puerta que conduce
a la maldad tan pérfida
quede sellada para siempre
con las palabras de protección
y con la medicina
de la visión exacta de las cosas.


Ana Muela Sopeña

DE SÓRDIDA NATURALEZA

*
Me empeñé en algo
de sórdida naturaleza.
En el brillo
de los combates alados
moraba Lucifer riéndose de mí.

Amé del ajedrez
el juego de la dama
en su ilusión
tan cándida y tan pérfida
a la vez.

El alfil de rey
fue mi aliado
en la utopía de los pájaros nocturnos.

Supe de la estrategia militar
y sin embargo
opté por la pasión
arraigada en el tiempo de los astros,
para dar nacimiento
a un mundo de luz en el abismo.

Permanecí extasiada
con las palabras híbridas de sueño.

En el crisol del alquimista
amé sin cercenarme.

Me olvidé de los límites
del hombre de los hielos.
Lo elevé a un monolito
de proporciones gigantescas.

Al final me atacó
como si fuera oscura y predadora.

Escapé de la quema
con la incisión precisa,
como si nunca hubiera sido una mujer volcánica.

Me adueñé de un destino indescifrable,
pero el azar de pronto
se reveló en su esencia más bestial
y tuve que esconderme en un refugio.


Ana Muela Sopeña

lunes, 8 de junio de 2015


SOLEDAD

*
La soledad es un árbol de hielo
que soporta el conjuro de la noche.


Ana Muela Sopeña

SIN FUTURO

*
Solitario en su espejo sin futuro
avanza el caminante
por la avenida llena de castaños.


Ana Muela Sopeña

EL CONTADOR DE ESTRELLAS

*
El contador de estrellas
deambula por la urbe con el olvido en la frente
de un conjuro pasado,
en historias envueltas en la sombra.


Ana Muela Sopeña

viernes, 5 de junio de 2015


SOBRE ACERAS

*
Un hombre solitario
camina por las noches sobre aceras
y mira a Aldebarán contando sin futuro
las nubes de su sueño.

Las calles se parecen a la niebla
y los contenedores saben ser
un símbolo de lluvia...
y un portal ignorado
el miedo de ser alguien vulnerable.

Un hombre que olvidó
el olor de su infancia
atraviesa un infierno,
mientras la ciudad se torna fría.

Sus paseos se vuelven
invisibles.
Hay vestigios de vidas
anteriores,
en las rosas veladas de los parques.

Un hombre que perdió
su alma sin historia
en el vertedero de la bruma
pide al Cristo del lago
que le quite el dolor
tan lacerante.
Pero cuando esto ocurre
él mismo se hace heridas
con agujas
en los dedos tan frágiles.

Todo pasa tan rápido
que el fuego primitivo
le alumbra cruelmente
y le invita a forjar
su trayectoria nítida de arena.

Un hombre
que respira en las tinieblas
convierte los suburbios en la música
que ampara entre sus notas
la lágrima escondida.


Ana Muela Sopeña

lunes, 25 de mayo de 2015


BANCO DE NIEVE

*
Duerme un banco de nieve
con la rosa de sangre
de nuestros labios híbridos de sueño.

Amanece con frío junto al árbol.

En mi piel
la pregunta
atrapada en tu piel de la galaxia.

Respiro con la niebla del invierno
a través de relojes que se ocultan
en el aire imantado de belleza.

Los copos de la tarde
despiertan nuestros párpados
del sonambulismo de la nada.

Duerme un banco de nieve
con el temor que siempre se agazapa
en el aislamiento de lo sórdido.


Ana Muela Sopeña

TESTIGOS

*
Las calles sumergidas en la niebla
son testigos ocultos
de nuestros besos arrancados a la noche.


Ana Muela Sopeña

LLUVIA SONORA

*
Luna de abril
en la piel de los sueños.
Lluvia sonora.


Ana Muela Sopeña

EN LA SOMBRA

*
En la sombra destejo las imágenes
de tu memoria atada a la piel fría.
Una luna de sangre
se arroja al universo de las letras
en las calles mojadas.
Semáforos en rojo nos avisan
de esta ciudad sin nombre.
Por las plazas las luces se detienen,
mientras la lluvia inunda nuestros cuerpos.


Ana Muela Sopeña

LA NOCHE ABISAL

*
Tus palabras me llegan lejanas
desde el otro lado del espejo.
Sé que nuestros mundos son distintos,
pero tenemos algo en común:
el incesante ritmo de los días.

En la noche abisal te recuerdo
unido a la memoria del embrujo.
Soñamos con la esencia de las cosas
y vemos que la vida es nuestra cómplice.

Iluminas mi tiempo
y devoras mi alma que subyace
dentro de tu misterio más oculto.

Atrapo con mis labios tu universo
y danzo con la música del aire
al interior del código.

Quisiera que los números del vértigo
me desplacen despacio hacia tu piel.
Disfruto mientras miras en silencio
mis párpados de luna.

En la noche abisal te presiento,
mientras susurras suave a las gaviotas
las palabras secretas.


Ana Muela Sopeña

domingo, 24 de mayo de 2015


MINIMALISTA

*
Aún arde mi corazón de hielo en la distancia.


Ana Muela Sopeña

CONJUGACIÓN

*
Yo pido a la Pachamama
que no se olvide de mí.
Le pido con el espíritu
que pronto vea la luz.
das a la diosa Gaia
la paz y la libertad.
Él pide a la estrella blanca
que el ADN florezca.
Ella medita en su gruta
para salir de las sombras.
Nosotros somos los hijos
del silencio y del enigma
y habitamos en la Tierra
con la visión de las águilas.
Vosotros sois herederos
de los océanos vivos
y eleváis a Pachamama
los cantos de líneas lúdicas.
Ellos desean sentir
en su corazón el mar.
Ellas van tejiendo lunas
para arrullar la palabra.


Ana Muela Sopeña

ME DESPLAZO EN EL METRO

*
Me desplazo en el metro
a la ciudad dormida
en busca de tesoros sumergidos.
En aceras desnudas
la gente está sonámbula
sentada en el confort de su anestesia.
Atravieso lugares de visiones
donde todo parece irrealidad.
Las calles no me miran,
pero yo voy dispuesta a la batalla,
antes de que las sombras me disuelvan
en los mares del norte.


Ana Muela Sopeña

A VECES

*
A veces sólo vemos
la soledad en sombra,
mientras la noche arropa nuestros pasos.


Ana Muela Sopeña

PÁJARO DE LUZ

*
Un pájaro de luz me sobrecoge
en la flor del intento.


Ana Muela Sopeña

EN LO OSCURO

*
Amor, ya no te pierdas en la nada
que te espero en lo oscuro.
Sólo cuento las horas
para que tú me abraces.


Ana Muela Sopeña

sábado, 23 de mayo de 2015


EN TU CUERPO DE VIENTO E ISOBARAS

*
A Blanca Sandino, in memoriam

Tocaste con tus manos la belleza
en medio del amor y de la muerte.

Deseaste la sal de las marismas
en tu cuerpo de viento e isobaras.

Amalgamaste el árbol de las lágrimas
con la risa de cielo.

Subiste sin saberlo
por la escalera ámbar
de la verdad desnuda y primigenia.

Paseaste con rabia y decisión
por partidas ganadas.

Fuiste una poeta sin fisuras.
Adorabas el caos, los diccionarios,
la métrica encriptada
en los versículos de fuego,
el lenguaje sublime y soberano
de los sentimientos sin coraza.

Te llevaste contigo tu misterio
y recuerdo de ti la sencillez
a pesar de tu verso magistral
y tu escritura gótica impactante.


Ana Muela Sopeña


*****
Hoy, 23 de mayo, hace seis años que Blanca Sandino nos dejó...

TIEMPO DE CENIZAS

*
Las calles nos protegen
con los besos hambrientos de lascivia
y las estatuas muertas de los parques.

Un tiempo de cenizas
abandonado en plazas de penumbra,
mientras una luz tenue
deja ver los semáforos sin pánico
y las farolas que se pierden
en la labios primigenios de la urbe.

En la noche deambula nuestra sombra
con el viento del norte.


Ana Muela Sopeña

VAGANDO POR LA NIEBLA

*
Tu silueta vagando por la niebla
en las calles que ambos recorremos
para sentir el sueño...

Nos acercamos
al lugar más oscuro
de esta ciudad sin nombre.

Amamos en silencio
con el alma salvaje,
enredando los cuerpos con la sombra.

Miro tus ojos suaves del abismo
en la furia del éxtasis.

Somos los huérfanos
que persiguen su esencia
escondida en el fondo de las cosas.

Respiramos despacio
al tiempo que el sonido de la ausencia
nos protege.

Me susurras palabras
antiguas como el pulso de la luz.

Pronuncio entre jadeos
tu nombre sumergido en la distancia.

Un reloj sin memoria
deja ver el misterio de la bruma.

Tus manos me acarician
y me llevan al bosque del placer.

Soy tu mujer de agua,
me disuelvo en tu piel mientras me besas.

Retomamos las horas cotidianas...

El autobús nocturno...

Te alejas en tu coche,
retomas tu destino, mas no olvidas...


Ana Muela Sopeña

PALABRAS DESDE EL SUEÑO

*
A Pere Bessó

Las calles solitarias
me recuerdan palabras desde el sueño.
Tus versos arropados en la noche,
el silencio de un pájaro.


Ana Muela Sopeña

*****


PARAULES DES DEL SOMNI

A Pere Bessó

Els carrers solitaris
em recorden paraules des del somni.
Els teus versos abrigallats en la nit,
el silenci d'un ocell.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 20 de mayo de 2015


METÁFORA

*
Tu
rostro
frío
me
recuerda
en
la
noche.
Soy
tu
metáfora.


Ana Muela Sopeña

EL HOMBRE DEL VAGÓN

*
..... El hombre del vagón se palpa el sueño negro en su esqueleto lleno de murciélagos. Abre bajo el volcán una memoria llena de penumbra. Todo lo que adivina en su cofre de ámbar se convierte en polvo invisible de mundos aún sin descubrir. Se adhiere a la belleza de una muchacha joven y la recorre entera con su vista.
..... Se pierde entre la gente y se diluye en luches de la ciudad desierta. Laberintos de niebla acompañan su herida que oculta con rudeza de los otros.
..... El hombre del vagón es sólo una metáfora que hace recordar lo efímero de todo, lo etéreo de los años de la dicha.
..... Ese desconocido es un reflejo del numen apagado que escondido se oculta en el pulso de alguien sin miedo del azar.


Ana Muela Sopeña

TUS LABIOS

*
Dame tus labios
en la noche de arena.
Inspiración.


Ana Muela Sopeña

lunes, 18 de mayo de 2015


AUTOBÚS NOCTURNO

*
.....La sombra va siguiéndome mientras camino envuelta en los pensamientos de la noche. Un autobús nocturno me permite soñar y miro entre la bruma lejanías que me unen a tu alma de cartón atrapada en la infancia subterránea.



Ana Muela Sopeña

MÚSICA DE HIELO

*
La nieve de la sombra
recubre la nostalgia
de una danza sagrada que inunda nebulosas.
La mujer de las aguas
se alía con la música de hielo.
El tiempo se detiene
en el espacio abierto de tu herida.
Camino hacia la luz
que me ampara en la niebla.
Salto sobre la noche
en medio de las grutas interiores.
Doy vueltas sin parar
bajo la lluvia fría
y miro los relámpagos
de una tormenta de silencio.




Ana Muela Sopeña

domingo, 17 de mayo de 2015


ALEPH DORMIDO

*
ALEPH DORMIDO

En tu interior habitan las galaxias
y el pulso subterráneo
de un Aleph dormido.
Todo lo que no creas
se expresa en mi palabra.
Soy la depositaria de tu círculo,
soy el cáliz de fuego
que contiene
tu proceso inhibido.

Tú puedes despertar
con nebulosas llenas de luz cuántica.
Dentro de mí resuenan los espejos
de tu mundo creador.

Admiro de tu psique
la estrella sumergida en el recuerdo.

Somos gemelos híbridos de sombra
habitando los signos
que viven en los nombres de las cosas,
en un mundo perdido.

ALEPH SALIENDO DE LA CAVERNA

Miras entre las letras
de un alfabeto absurdo
que no entiendes.

Diccionarios erráticos de sombra
que salen de los túneles del tiempo.

Jeroglíficos llenos de caricias.

Tus latidos descienden
por lugares sin nombre.

Enjambres de mujeres
te sostienen en sueños sin cabeza.

Tu Aleph sale sin pájaros
de la caligrafía del placer.
Sale de la caverna vengativa
y atrapa con su música la danza
que cubre inmemorial
la piel de los murmullos.

Yo recojo tu Aleph y lo custodio
con los ciervos divinos
y lo alimento siempre con mis labios
y lo llevo a nutrirse de las diosas
que hibernan sin miedo en las matrices
de una galaxia extraña.

ALEPH DESPIERTO

Tu Aleph despertará
cuando el mundo se anegue en el silencio,
en un baile de caos,
de pánico y de furia.
Y los niños recorrar asustados
la ruta del Sol Negro.

Tú, contento con tu obra maquiavélica
de este planeta enfermo
por lágrimas de humo y de petróleo,
amarás sin preguntas
la espiral de la nada
y el vértigo sublime
de los antepasados en sus hilos.

Querrás de pronto ser
el artista del núcleo,
el protector de Gaia y de sus ríos,
el ángel que custodie a nebulosas
y querubines pájaros sin niebla.

Tu Aleph despertará
en medio de temblores,
de auroras boreales y de luces
ocultas en los bosques del perdón.

Y yo seré tu Omega.

Y juntos:
los hombres y mujeres de esta Tierra
amaremos relámpagos
sobre mares de amor y sanación.

Tu Aleph despertará
y mi Omega de luz
dará comienzo a un ciclo primigenio,
con el alma encendida.


Ana Muela Sopeña

martes, 12 de mayo de 2015


TU CUERPO ES UNA HERIDA

*
.....Tu cuerpo es una herida que mana del corazón de las edades. No importan las conquistas en la ciudad que sabe de los lobos. Solitarios se hallan en los parques y en las alcantarillas de la mente. El hombre se ha inventado esa doble moral, imposible de ser. Por un lado la asepsia de una pareja fiel, tradicional. Es la simulación, el teatro diario. Por otro lado el barro de los márgenes, suburbios asimétricos en las calles de Lilith. Desgarrados encuentros que conectan el centro de los seres con licántropos. Naufragios en las sombras con la caligrafía de las grietas, lo escondido, lo oculto, lo que parece malo y no lo es. Lo que sabe a perverso, mas sólo es instintivo.
....Late el pulso del hambre en la piel de las hembras más atávicas.
....Emanan feromonas con almizcle los machos que se arrastran en la melancolía del encuentro donde pagan el precio: unas veces teatro con un guion aprendido e irreal, otras veces dinero...
....Distancia de los seres que buscan el encuentro más allá de los guiones que han sido establecidos. Sueños entrelazados, en la ecuación del pánico. Apertura hacia mundos diferentes, un dios desconocido por crear, que nos permita ser y paulatinamente desligar nuestro gozo de la culpa.



Ana Muela Sopeña

UN NAUFRAGIO

*
Un naufragio te ronda
mientras el animal te está matando
en la noche sin luna.
La sombra de tu ánima
inunda las esquinas de las calles
en la ciudad que sueña laberintos
de luz ensimismada en la locura.
Edificios ocultos en espejos
y los labios virtuales
que asoman por tejados
en las nubes oscuras de tus grietas.


Ana Muela Sopeña