sábado, 30 de julio de 2016


HE SOÑADO CON ROSTROS

*
He soñado con rostros
iluminados siempre por la luna,
en las calles desiertas
y en las plazas desnudas.

He mirado en el fondo del silencio,
donde reposo en cunas,
para vaciar el mundo
de la belleza absurda.

He creado una casa mortecina
atravesando dunas
hacia el sol de la tarde
y preparo pociones algo oscuras.

He amado los secretos de las cosas
al tiempo que he querido estar oculta
sin compromisos firmes, sin amparo,
luchando por la vida, tan oscura.

He bebido de mares algo turbios
y he implorado regalos a la lluvia:
imaginar el vuelo
de un animal sin bruma.


Ana Muela Sopeña

TERRITORIO DE LA SOMBRA

*
La noche es territorio de la sombra, donde miro el espejo de mis días y contemplo las horas quietamente sin que me invada el vértigo.


Ana Muela Sopeña

lunes, 25 de julio de 2016


TRAYECTO CON DESTINO

*
Al que se fue el 5 de septiembre de 2015, Jesús Felipe Martínez Sánchez: escritor, crítico literario, catedrático de lengua y literatura y antólogo


La vida es un trayecto con destino,
todas las experiencias se terminan
y las horas no siempre vaticinan
nuestro final tan negro, nuestro sino.

No solemos pensar en nuestra muerte,
sólo cuando sentimos la tristeza
escondida en la sombra sin belleza
y olvidamos del todo nuestra suerte.

Ayer supe de pronto tu partida,
se deslizó la pena, desde el sueño,
escrita en un mensaje de correo.

La nostalgia ha tomado esta salida
como noticia en hoja de beleño
que me produce el pánico de un reo.


Ana Muela Sopeña

domingo, 24 de julio de 2016


ALFABETO DE LA SOMBRA

*
Adoras de lo oscuro sólo el eco
donde nadie te ve y todo es suave.

Besas en la distancia
el vértigo animal que te completa.

Caminas hacia extraños precipicios
donde un ritual salvaje te hace nada.

Dibujas entre nubes la belleza
para expresar tu mundo creador.

Enamoras al aire con espliego
y esperas de la luz su punto único.

Fantaseas con ángeles de sombra
que te permitan ser sin la censura.

Guardas entre tus libros los secretos
del tiempo consagrado a diosas blancas.

Habitas en la sangre de los sueños
mientras tu desnudez se transfigura.

Inspiras en mujeres
la magia sumergida en el ambiente.

Juegas con los colores de tus lienzos
al tiempo que te duermes en la arena.

Kamikaze te arriesgas cada instante
en las horas teñidas de nostalgia.

Lamentas que la vida sea breve
y procuras sentir los jeroglíficos.

Llueve sobre tu alma consentida
y la niebla desliza su misterio.

Murmullos en las calles te seducen
mientras un mirlo negro te hace señas.

Nadie conoce a nadie en la ciudad
pero tú reconoces cada voz.

Ofreces las palabras del Aleph
en mitad de la herida más profunda.

Presagias el futuro en los relámpagos
mientras la edad azul va derritiéndose.

Quema el aire en los parques de la urbe
y las estatuas sueñan otra época.

Restauras con la música del trueno
el instinto del agua.

Susurras en la noche las vocales
y los códigos áureos más antiguos.

Te gusta columpiarte bajo lunas
y sentir el silencio de las piedras.

Ululas como un búho en la distancia
y un gorrión diminuto te acompaña.

Ves el miedo en portales clandestinos
y el reloj se detiene en cada historia.

Xerografías siempre las visiones
en papel fotográfico y en sepia.

Yaces sobre las líneas de una gruta
hacia zonas abiertas por los vórtices.

Zahieres sobre un cáliz la experiencia
que destilas con dulce precisión.


Ana Muela Sopeña

DONDE TODO ES SECRETO

*
Te veo por las calles
con la eterna tristeza,
extrañando la época de tu infancia perdida.

Y contemplas las luces de la tarde
y los escaparates de las tiendas.
La gente, las sonrisas,
los rostros y los cuerpos seductores
que cabalgan aceras en la búsqueda
de la esquiva utopía...

Cubierto de añoranza
la lluvia es tu cómplice...

Los sonidos lejanos
de esta ciudad de niebla
te llevan por rincones
donde todo es secreto...

Allí, en el sigilo,
el ángel de lo oscuro te acompaña
con su mantra ancestral...


Ana Muela Sopeña

sábado, 23 de julio de 2016


APUNTES DE ESTÍO

*
I

Un pájaro de luz vuela despacio
mientras la sombra silba entre los árboles.

II

Las nubes de crepúsculo dormitan
bajo los rayos tenues de la tarde.

III

El instinto del agua
persigue, respirando, la belleza.

IV

El estío es presagio de otro tiempo,
las horas languidecen en lo oscuro.

V

Sonidos de verbenas a lo lejos.
Un columpio dibuja con la noche
la urbe iluminada por la luna.

VI

El verano desliza su misterio
con la lluvia constante de las calles.

VII

El silencio se abisma entre las plazas
y un gato despistado se refugia
en la híbrida nostalgia de una estrella.


Ana Muela Sopeña

viernes, 22 de julio de 2016


ANIMAL HERIDO

*
A Pere Bessó, cómplice de la poesía y aliado en la palabra

El animal herido
se oculta en la guarida de los lobos.
Allí mira en la noche
la estrellas desnudas.

Una luz cegadora
le lleva por lugares de obsidiana
y le muestra el camino más difícil.

Mira los precipicios y las grietas.
Mientras sangra el misterio se hace nítido.

El animal herido
escapa de las flechas
de los cazadores de relámpagos.

Construye su refugio
y poco a poco empieza a respirar.

Amanece con nubes encantadas
y la aurora transforma la tristeza
en pulso creador.


Ana Muela Sopeña

jueves, 21 de julio de 2016


OBJETOS PERDIDOS

*
Los objetos perdidos en la niebla
nos atraen
y nos llevan por mundos de visiones
donde no existe el tiempo ni el olvido.

Bolsos que ya no usamos,
revistas que nos permiten
viajar
a exóticos países,
vestidos que ya nunca nos ponemos.

Un atlas con fronteras de otra época.

Libros que hace ya años devoramos.

Los objetos ya idos
nos dotan de una cierta identidad.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 20 de julio de 2016


QUEMA EL AIRE

*
Quema el aire de estío
y se siente la piel como en un horno.

El calor sabe ser insoportable.

A veces el verano es insufrible...

La soledad es siempre más fuerte en esta época.
Todo se maximiza
con los días tan largos...

Crepúsculos rosados
con un sol casi hipnótico
en las retinas ávidas de olvido.

Quema el fuego de julio
la nostalgia sumida en las preguntas...

y las noches abrazan
la melancolía de los cómplices.

Las horas van pasando en medio de la herida
y el sueño sumergido en la niebla invisible
nos inunda los ojos de visiones.

La tierra negra abrasa sin piedad
y nos dicta al oído sus secretos.

Hierve el agua del ente colectivo
con noticiarios llenos de lo absurdo.

El bochorno anestesia nuestro espíritu
mientras el mundo avanza al precipicio...


Ana Muela Sopeña

domingo, 17 de julio de 2016


MUSEO

*
Entre cuadros sentimos una luz
que inundó las estancias de temblor.
Los turistas miraban quietamente
grandes obras maestras:
pinturas, esculturas,
esquinas con dibujos,
instalaciones novedosas.

Y tú me contemplabas de reojo
mientras yo respiraba y me movía
despacio, con sigilo,
por los lugares ebrios de la sala.

El cuadro de Chagall me transformó
en una soñadora de otro tiempo.

Tú pensaste en Juan Gris como un gran mago.

Picasso nos llevó hacia su secreto

y laberintos ocres
acercaron sus mundos de metal
a nuestros cuerpos llenos de inquietud.

Cada segundo fue como un relámpago
y una sombra surgida de la nada
disipó cualquier duda

y sentí la certeza de tu mano
sutil como al principio...


Ana Muela Sopeña

sábado, 16 de julio de 2016


HOMENAJE A MANUEL MARTÍNEZ BARCIA

*
Homenaje a Manuel Martínez Barcia (3/11/1952-13/8/2015) por once autores ultraversales:


http://revista.ultraversal.com/2016/07/homenaje-a-manuel-martinez-barcia-por-autores-ultraversales.html










SUEÑAN LAS CALLES

*
Sueñan las calles
a través de la lluvia.
El tiempo pasa.


Ana Muela Sopeña

INVISIBLE EN TU MUNDO

*
A veces te recuerdo bajo lluvia
en la neblina suave,
avanzando en la noche
invisible en tu mundo de apariencias...


Ana Muela Sopeña

viernes, 15 de julio de 2016


CIUDAD INSOMNE

*
Me perturba la noche
con sus sonidos tenues.

A lo lejos los árboles dormidos
alzan sus ramas suaves en la niebla.
Camiones incesantes
habitan carreteras
con sus motores llenos de rugidos.

Esta ciudad insomne
se desliza en la sombra
que el espacio sumerge en la belleza.

El pulso de las nubes permite que lo oscuro
envuelva con su ritmo los enigmas
que deambulan por todos los portales.

La noche me confía sus secretos
a través de la luz de las farolas
y el parpadeo extraño de un semáforo
que sigue su rutina misteriosa
sin coches ni transeúntes.

Las aceras susurran sus historias
con su respiración entrecortada:
los besos arrancados al reloj,
un anciano luchando con su herida,
los niños en su mundo de cartón,
estudiantes con libros y carpetas
soñando en la utopía...

La madrugada cierra
un crepúsculo inmenso
consagrado a la lluvia y el vacío...


Ana Muela Sopeña

jueves, 14 de julio de 2016


SOMBRA DE BAMBÚ


A Marius Gabureanu

Musitas las palabras de tu álbum
al tiempo que dibujas la tormenta
recuperando el agua del azar.
Iluminas la lluvia con maní
un día con recuerdos de tisú,
sumergido en estrofas de las nubes.

Guardas en tus poemas siempre un tag
anclado en el misterio de la herida.
Buceas en el mar de baobab
ululando cual búho en Ulurú.
Restauras el instinto del amor
entrelazas el mundo con un duende.
Adoras la utopía de la Tierra,
nadie conoce el túnel de tu tren.
Utilizas la sombra de bambú.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 13 de julio de 2016


DEAMBULAR OCULTO

*
Camino por las calles
mientras la luz de una farola
parpadea en la bruma.

El silencio se abisma en la distancia
y un perro callejero
ladra
con la tristeza de la luna.

Los gatos escondidos
cuidan desde los sueños
el deambular oculto de los hombres.

Todo habla de la sombra
en medio de lo incierto.

En la ría se ven algunos barcos
que esperan
otra jornada prodigiosa.

Me muevo suavemente entre las tiendas
mirando escaparates en la noche.

Maniquíes vestidos
con la ropa de moda
que parece más bien
sacada de un baúl
recuerdan cómo el tiempo
atraviesa la vida sin retorno.

Un reflejo en la niebla
percibe la ciudad
como simbolismo de la nada...


Ana Muela Sopeña

LA LUZ INEXTINGUIBLE

*
La luz inextinguible se hace sombra
para que tú la mires.


Ana Muela Sopeña

martes, 12 de julio de 2016


CÍRCULO

*
I
La soledad es un pájaro
que avanza inexorable hacia la luz.

II
La luz se hace crepúsculo
en las tardes amadas por el mar.

III
El mar es una herida
que despierta sin miedo
en mitad de la noche.

IV
La noche es jeroglífico del mundo,
metáfora invisible
de lo desconocido.

V
Lo desconocido
abre los umbrales
de la soledad.

VI
La soledad es una crisálida
que huye de la sombra
de la tiranía.


Ana Muela Sopeña

domingo, 10 de julio de 2016


PROTOCOLO

*
Primero fue la mirada:
viajamos sin retorno
hacia los precipicios del peligro.

Después vino el roce:
en un cáliz de agua
sumergimos la belleza del instante...

Más tarde...
la respiración llena de luna.

Todo sobre la cuerda
del funambulista de la nada.

Ahora tú deseas
marcar el territorio,
pero...
no puedes.
Sabes que si lo hicieras
quedarías atrapado sin el muro.


Ana Muela Sopeña

PASEO ESTELAR

*
Nebulosas de luz en nuestros besos
incendian la belleza de los días,
sepultan la nostalgia en los rincones
y amarran los instantes infinitos.

Un cuásar
en la raíz del agua
sustenta sin pánico
nuestros abrazos suaves.

Y una galaxia azul
nos abre a los umbrales de otros mundos
donde nuestros latidos son motores
para crear sin tiempo...

Un púlsar me seduce
desde tu cuerpo lúbrico...

Adoro tu mirada primitiva
que me hace conectarme ciegamente
con un pasado paleolítico.

Asteroides me envuelven
a través de tus labios
y me llevan por antros con espejos
donde me miro y veo
la sístole y la diástole
de un destino invisible
aún por descubrir.

Universos de aire hablan de antimateria
y susurran secretos
en eclipses de luna...


Ana Muela Sopeña

sábado, 9 de julio de 2016


VOCALES

*
A María Germaná Matta

Saltan vocales llenas de misterio
sobre los escenarios de la herida
y de nuevo sentimos en la vida
la paz de un sosegado monasterio.

Aman entre palabras nuestros versos
la belleza de un mundo renovado
que surge en un planeta abandonado
y acompaña de luz los universos.

Dormitan los poemas en lo oscuro
mientras aguardan quietos su destino
más allá del amor y de la muerte.

Nos enfrentamos siempre con un muro
en un hotel suicida, clandestino,
y regresa en la sombra nuestra suerte.


Ana Muela Sopeña

viernes, 8 de julio de 2016


EVANESCENCIA

*
El tiempo se sucede inexorable
bajo la luna cruel.

Una rama se mueve,
se columpia sin prisa
con el viento del norte.

Los coches a lo lejos
atemperan el mundo con motores
que pactan con la música callada
en el sueño sin alba.

El instinto del agua
arremete con furia
en medio de tormentas interiores.

Jeroglíficos llenos de silencio
en las plazas desiertas.

Un tsunami se cierne sobre mí
en la ciudad dormida.

Tu voz ensimismada
retumba entre la niebla.

Mi sombra se disuelve
entre los árboles
y nuestro roce queda respirando
en la evanescencia de la luz...


Ana Muela Sopeña

SOBRE ACERAS DESNUDAS

*
Tus besos me recuerdan
las calles adheridas a los sueños
y los labios amados de la noche.

Sobre aceras desnudas
tus ojos me recorren muy despacio
y en las plazas dormidas
nuestras manos cabalgan
sobre árboles de luz.


Ana Muela Sopeña

AMO

*
Amo tu cuerpo cálido de fauno
en las noches amadas
por secretos guardados en los bosques.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 6 de julio de 2016


EN LA NOCHE CALLADA

*
Un animal me mira
en la noche callada por la luz,
mientras la sombra silba entre los árboles
y los hilos del mundo
se ven con las estrellas.
Las sábanas de agua
se esconden en lo oscuro
y un cuaderno de arena se hace eco
de las calles con lluvia y la neblina
a través de los bancos silenciosos,
en el vacío abierto al infinito.

Yo miro al animal
bajo nubes secretas en el sueño,
mientras el frío avanza por el muelle.
Un gato solitario regresa a su rincón.
Me duermo en un pretil
que pulsa los olvidos
en medio del amor y de la muerte,
en aceras dispersas por la brisa,
con la hojarasca seca de la tarde
más allá del misterio de la infancia.


Ana Muela Sopeña

sábado, 23 de abril de 2016


ENROQUE CORTO

*
He jugado en la vida con peones
a dominar el centro del tablero.

Los caballos saltando son metáfora
de muchas experiencias novedosas.

Las torres, los alfiles y la dama
sacrifican a veces su papel
para lograr finales ventajosos.

Ahora permanezco en el letargo.
Me escondo en mi guarida misteriosa
en un enroque corto hasta el momento
de desplegar las alas sin temor.


Ana Muela Sopeña

SOMBRA ANIMAL

*
La vida se sorprende
con la sombra animal de la belleza.

Contemplo entre la lluvia manuscritos
que se escriben en calles con recuerdos
mientras los gatos miran las farolas.


Ana Muela Sopeña

domingo, 17 de abril de 2016


VÓRTICE DEL ALBA

*
El mundo es una puerta hacia el terror:
las noticias violentas
Fukushima
la crisis económica
los pactos
la corrupción política
el desastre...

Pero cuando me abrazas
me olvido de este caos
y emerjo entre las sombras como reina
de tu cuerpo perfecto.

Las noticias no paran de asustarme:
la guerra, los conflictos, los incendios,
los niños refugiados, las pateras,
los virus, las pandemias, las vacunas...

Pero tus besos suaves me restauran
y me llevan al vórtice del alba
donde no existe el tiempo ni el espacio...


Ana Muela Sopeña

EN MÍ

*
Sólo quiero sentir tu cuerpo en mí
aplastando mi miedo antiguo y sórdido
con tu calor ardiente.


Ana Muela Sopeña

BAJO LAS RUINAS

*
Te vi
en el jardín abierto por la luna
y en aquel instante
un rayo sumergido en el ensueño
te alumbró en la distancia.

Me viste
sobre la herida blanca del silencio
y entonces tú captaste
que el amor era sólo una visión.

Nos vimos
aquella tarde en medio de las nubes
y una línea infinita
hizo de bisectriz en nuestro encuentro.

Te miré
al tiempo que una estrella
nos robó el jeroglífico del alba.

Me miraste
a través de la luz de una farola
y entendiste mi alma con la sombra.

Nos miramos
un día de tormenta
bajo las ruinas grises de aquel faro
y un relámpago azul evanescente...


Ana Muela Sopeña

sábado, 16 de abril de 2016


EN ACERAS MOJADAS

*
Te imagino mirando las farolas,
sintiendo de las calles
la soledad tan fría,
deambulando con niebla entre los ojos.

Te veo desfilando con la herida
de la infancia anegada en el recuerdo.

Intuyo las imágenes
de tu alma sumida en la nostalgia...

y te acompaño siempre sin palabras
en aceras mojadas por la lluvia...


Ana Muela Sopeña

DE LLUVIA Y BARRO

*
¿En qué lugar habita
la mujer del tiempo perdido?

Soy como una luna roja que se viste de equinoccios
para no tener miedo a la oscuridad.

En mitad del latido de la vida
me encuentro únicamente guiada por la palabra.

Verbos de lluvia y barro
unidos al enigma del amor y de la muerte.

Ahogo mis pesares
en el agua bendita del océano.

Miro la luz amada del crepúsculo
mientras un petirrojo me recuerda
la belleza escondida...


Ana Muela Sopeña

viernes, 15 de abril de 2016


SUSURROS EN LA NIEBLA

*
A Nidia González, a propósito de su poemario "Brújula extendida"


Un pájaro errabundo
persigue su destino con la lluvia.

En el desierto
alumbra la belleza
sobre pergaminos de visiones.

Susurros en la niebla
van dejando ceniza en el recuerdo.

Precipicios de luces y leyendas
entrelazan el olvido con la jaula más pesada
de la estación apátrida.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 13 de abril de 2016


VERBOS CONDENADOS A SER LLUVIA

*
Palabras en la arena
se columpian con nieve en la distancia.
Como sueños antiguos
recuerdan en los labios
utopías amadas en la niebla
y verbos condenados a ser lluvia.
Respiración que surge de la tierra,
la mirada sombría del temor.
Una luna de jade
ilumina el camino
de la estrella imantada por luz negra.


Ana Muela Sopeña

martes, 12 de abril de 2016


ÁRBOL UTÓPICO

*
Tomamos de otros
lo que nos define
en medio de la sombra y de la herida.
Miramos en espejos
el peligro del que huimos.
Sabemos que el tiempo no perdona,
cada instante es único e irrepetible.
Cabalgamos entre el miedo y la torpeza
esperando encontrar una luz inextinguible
que nos llame desde el sueño.
Expulsamos al otro
cuando nos envuelve
en la trampa mortífera de un abrazo de humo
y nos paraliza
como si estuviéramos en la celda
de una prisión invisible.
Robamos de otros
los fragmentos de un árbol utópico
que nos oriente con sus ramas
por el caos del universo.


Ana Muela Sopeña

sábado, 9 de abril de 2016


COMO PÁJARO DE HUMO

*
Como pájaro de humo
atraviesas países
en la soledad de los desiertos.

Arrancas de la aurora la sonrisa de un niño
y la mano tendida
de un refugiado envuelto en niebla.

Respiras en las noches
a la luz de una estrella
y duermes con el ansia de un amanecer
con hombres desarmados...

Todo habla de otro mundo
posible en la utopía
arrastrado con sombras de otra época.

Una visión de bruma
en tu cuaderno de bitácora.

Los códigos de agua
en la búsqueda única, incansable,
de una espiral alquímica
en el alma escondida de las cosas...


Ana Muela Sopeña

miércoles, 6 de abril de 2016


MEMORIA ANCESTRAL

*
En la sombra recuerdo tu energía
oscura
como una noche de insomnio.

En las esquinas de las casas derrumbadas
la ciudad se sorprende.

Diviso nuestras plazas y tu beso que juega al escondite
con la neblina suave del otoño.

Abrazos en el margen de una acera,
miradas de temblor, cenizas, humo.

La urbe se despierta del letargo
mientras las calles abren sus persianas.

Un roce clandestino
en el pavimento que contiene
la memoria ancestral de nuestra piel.


Ana Muela Sopeña

martes, 5 de abril de 2016


POR LAS AVENIDAS SILENCIOSAS

*
Buscamos en la sombra de la ciudad amada
los latidos del otro.
Atrapamos la luz de las edades
mientras la niebla sube
por las avenidas silenciosas.
Todo habla en vibración
más allá de los árboles.
Tu sonrisa sutil
inunda los crepúsculos
y la urbe desnuda me envuelve con su ritmo.
Disuelta entre la lluvia
percibo de tu piel las horas lánguidas.
Recuerdo intensamente
las tardes compartidas bajo sábanas de agua,
mirando los semáforos
y las aceras grises.
Perseguimos los círculos
y la respiración sincronizada
en mitad de los días. Amamos los minutos
que sin pretextos brinda la existencia.
Habitamos las plazas, los rincones,
los paseos después de la tormenta.
Sentimos las palabras que nos unen
y los besos tan cálidos. Somos dos universos
que deambulan con magia en la mirada...


Ana Muela Sopeña

domingo, 3 de abril de 2016


EL ALFA Y LA OMEGA

*
Sopla el viento del sur
sobre la primavera de los sueños.
Se filtran las palabras en las rocas
más allá de las aguas primigenias.
La voz de los orígenes
llama como si fuese
el alfa y la omega.
Encendido en el alma de los códigos
un pájaro aletea con temblor.
La belleza contenida en los designios
de una vida plagada de señales.
La piedra oye distante
en visiones que buscan la plegaria.
Un fulgor galopante esculpe poco a poco
la sombra de lo extraño.
La esperanza es un dique tenebroso
oculto entre las cifras de lo ínfimo.
Late un sol escondido en mitad de la luna.
Otra vez en el barro
el sonido de un mundo en despedida.
Alzas los ojos llenos de tragedia
y encuentras el amor de los que aman.
Hay luz iluminando el jeroglífico
y un koan a lo lejos...


Ana Muela Sopeña

sábado, 2 de abril de 2016


DEL DERRUMBE

*
En mitad de la arena hay una herida
ardiente como el sol en el invierno.
La grieta de la tierra nos convoca
a solidarizarnos con el ángel
que está tocando oculto su trompeta.
Todo habla del derrumbe
o quizás no escuchamos y los gritos
estallan en visiones.
Noticiarios con listas de sucesos
se ven como relámpagos nocturnos.


Ana Muela Sopeña

martes, 1 de marzo de 2016


CON LA SOMBRA

*
Caminamos despacio
uniendo nuestras huellas con la sombra
y la lluvia que observa nuestra herida.

Sin palabras abrimos los umbrales
de la belleza efímera.

Los cuerpos nos sorprenden
con su temblor de agua.

Visitamos el templo de lo oculto
en medio de la nada.

Nos enlazamos suavemente
con la respiración de los portales.

Me atrapas con tus ojos del océano,
te seduzco en las horas del invierno.

Vamos entretejiendo las vivencias
al tiempo que los meses se diluyen
en la monotonía de las noches.

Deambulamos sin rumbo
bajo la luna atenta a las guaridas,
filtrando nuestro fuego
en la ciudad desnuda, sin fisuras.


Ana Muela Sopeña

domingo, 3 de enero de 2016


EN SUS MENTES LLENAS DE ABALORIOS

*
A Fackel


Deambulan por las calles transeúntes que huyen de la nada mientras miran los árboles con adornos brillantes y corren por aceras hacia lugares níveos que no existen más que en sus mentes llenas de abalorios. Son fechas que nos llevan a la infancia, donde todo era gozo y alegría. Entonces disfrutábamos de colocar el árbol con guirnaldas, el Belén con su estrella, comprar los polvorones y el turrón, saludar a parientes, cocinar el cordero y el besugo, pensar en los regalos del día 24, esconder los juguetes de los Reyes. Ahora contemplamos el teatro desde un espacio neutro y sin color. Parecemos los zombis que únicamente viven los detalles externos de estas fiestas, pero han perdido el alma de todo lo que un día fue esencial.


Ana Muela Sopeña