lunes, 25 de mayo de 2015


BANCO DE NIEVE

*
Duerme un banco de nieve
con la rosa de sangre
de nuestros labios híbridos de sueño.

Amanece con frío junto al árbol.

En mi piel
la pregunta
atrapada en tu piel de la galaxia.

Respiro con la niebla del invierno
a través de relojes que se ocultan
en el aire imantado de belleza.

Los copos de la tarde
despiertan nuestros párpados
del sonambulismo de la nada.

Duerme un banco de nieve
con el temor que siempre se agazapa
en el aislamiento de lo sórdido.


Ana Muela Sopeña

TESTIGOS

*
Las calles sumergidas en la niebla
son testigos ocultos
de nuestros besos arrancados a la noche.


Ana Muela Sopeña

LLUVIA SONORA

*
Luna de abril
en la piel de los sueños.
Lluvia sonora.


Ana Muela Sopeña

EN LA SOMBRA

*
En la sombra destejo las imágenes
de tu memoria atada a la piel fría.
Una luna de sangre
se arroja al universo de las letras
en las calles mojadas.
Semáforos en rojo nos avisan
de esta ciudad sin nombre.
Por las plazas las luces se detienen,
mientras la lluvia inunda nuestros cuerpos.


Ana Muela Sopeña

LA NOCHE ABISAL

*
Tus palabras me llegan lejanas
desde el otro lado del espejo.
Sé que nuestros mundos son distintos,
pero tenemos algo en común:
el incesante ritmo de los días.

En la noche abisal te recuerdo
unido a la memoria del embrujo.
Soñamos con la esencia de las cosas
y vemos que la vida es nuestra cómplice.

Iluminas mi tiempo
y devoras mi alma que subyace
dentro de tu misterio más oculto.

Atrapo con mis labios tu universo
y danzo con la música del aire
al interior del código.

Quisiera que los números del vértigo
me desplacen despacio hacia tu piel.
Disfruto mientras miras en silencio
mis párpados de luna.

En la noche abisal te presiento,
mientras susurras suave a las gaviotas
las palabras secretas.


Ana Muela Sopeña

domingo, 24 de mayo de 2015


MINIMALISTA

*
Aún arde mi corazón de hielo en la distancia.


Ana Muela Sopeña

CONJUGACIÓN

*
Yo pido a la Pachamama
que no se olvide de mí.
Le pido con el espíritu
que pronto vea la luz.
das a la diosa Gaia
la paz y la libertad.
Él pide a la estrella blanca
que el ADN florezca.
Ella medita en su gruta
para salir de las sombras.
Nosotros somos los hijos
del silencio y del enigma
y habitamos en la Tierra
con la visión de las águilas.
Vosotros sois herederos
de los océanos vivos
y eleváis a Pachamama
los cantos de líneas lúdicas.
Ellos desean sentir
en su corazón el mar.
Ellas van tejiendo lunas
para arrullar la palabra.


Ana Muela Sopeña

ME DESPLAZO EN EL METRO

*
Me desplazo en el metro
a la ciudad dormida
en busca de tesoros sumergidos.
En aceras desnudas
la gente está sonámbula
sentada en el confort de su anestesia.
Atravieso lugares de visiones
donde todo parece irrealidad.
Las calles no me miran,
pero yo voy dispuesta a la batalla,
antes de que las sombras me disuelvan
en los mares del norte.


Ana Muela Sopeña

A VECES

*
A veces sólo vemos
la soledad en sombra,
mientras la noche arropa nuestros pasos.


Ana Muela Sopeña

PÁJARO DE LUZ

*
Un pájaro de luz me sobrecoge
en la flor del intento.


Ana Muela Sopeña

EN LO OSCURO

*
Amor, ya no te pierdas en la nada
que te espero en lo oscuro.
Sólo cuento las horas
para que tú me abraces.


Ana Muela Sopeña

sábado, 23 de mayo de 2015


EN TU CUERPO DE VIENTO E ISOBARAS

*
A Blanca Sandino, in memoriam

Tocaste con tus manos la belleza
en medio del amor y de la muerte.

Deseaste la sal de las marismas
en tu cuerpo de viento e isobaras.

Amalgamaste el árbol de las lágrimas
con la risa de cielo.

Subiste sin saberlo
por la escalera ámbar
de la verdad desnuda y primigenia.

Paseaste con rabia y decisión
por partidas ganadas.

Fuiste una poeta sin fisuras.
Adorabas el caos, los diccionarios,
la métrica encriptada
en los versículos de fuego,
el lenguaje sublime y soberano
de los sentimientos sin coraza.

Te llevaste contigo tu misterio
y recuerdo de ti la sencillez
a pesar de tu verso magistral
y tu escritura gótica impactante.


Ana Muela Sopeña


*****
Hoy, 23 de mayo, hace seis años que Blanca Sandino nos dejó...

TIEMPO DE CENIZAS

*
Las calles nos protegen
con los besos hambrientos de lascivia
y las estatuas muertas de los parques.

Un tiempo de cenizas
abandonado en plazas de penumbra,
mientras una luz tenue
deja ver los semáforos sin pánico
y las farolas que se pierden
en la labios primigenios de la urbe.

En la noche deambula nuestra sombra
con el viento del norte.


Ana Muela Sopeña

VAGANDO POR LA NIEBLA

*
Tu silueta vagando por la niebla
en las calles que ambos recorremos
para sentir el sueño...

Nos acercamos
al lugar más oscuro
de esta ciudad sin nombre.

Amamos en silencio
con el alma salvaje,
enredando los cuerpos con la sombra.

Miro tus ojos suaves del abismo
en la furia del éxtasis.

Somos los huérfanos
que persiguen su esencia
escondida en el fondo de las cosas.

Respiramos despacio
al tiempo que el sonido de la ausencia
nos protege.

Me susurras palabras
antiguas como el pulso de la luz.

Pronuncio entre jadeos
tu nombre sumergido en la distancia.

Un reloj sin memoria
deja ver el misterio de la bruma.

Tus manos me acarician
y me llevan al bosque del placer.

Soy tu mujer de agua,
me disuelvo en tu piel mientras me besas.

Retomamos las horas cotidianas...

El autobús nocturno...

Te alejas en tu coche,
retomas tu destino, mas no olvidas...


Ana Muela Sopeña

PALABRAS DESDE EL SUEÑO

*
A Pere Bessó

Las calles solitarias
me recuerdan palabras desde el sueño.
Tus versos arropados en la noche,
el silencio de un pájaro.


Ana Muela Sopeña

*****


PARAULES DES DEL SOMNI

A Pere Bessó

Els carrers solitaris
em recorden paraules des del somni.
Els teus versos abrigallats en la nit,
el silenci d'un ocell.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 20 de mayo de 2015


METÁFORA

*
Tu
rostro
frío
me
recuerda
en
la
noche.
Soy
tu
metáfora.


Ana Muela Sopeña

EL HOMBRE DEL VAGÓN

*
..... El hombre del vagón se palpa el sueño negro en su esqueleto lleno de murciélagos. Abre bajo el volcán una memoria llena de penumbra. Todo lo que adivina en su cofre de ámbar se convierte en polvo invisible de mundos aún sin descubrir. Se adhiere a la belleza de una muchacha joven y la recorre entera con su vista.
..... Se pierde entre la gente y se diluye en luches de la ciudad desierta. Laberintos de niebla acompañan su herida que oculta con rudeza de los otros.
..... El hombre del vagón es sólo una metáfora que hace recordar lo efímero de todo, lo etéreo de los años de la dicha.
..... Ese desconocido es un reflejo del numen apagado que escondido se oculta en el pulso de alguien sin miedo del azar.


Ana Muela Sopeña

TUS LABIOS

*
Dame tus labios
en la noche de arena.
Inspiración.


Ana Muela Sopeña

lunes, 18 de mayo de 2015


AUTOBÚS NOCTURNO

*
.....La sombra va siguiéndome mientras camino envuelta en los pensamientos de la noche. Un autobús nocturno me permite soñar y miro entre la bruma lejanías que me unen a tu alma de cartón atrapada en la infancia subterránea.



Ana Muela Sopeña

MÚSICA DE HIELO

*
La nieve de la sombra
recubre la nostalgia
de una danza sagrada que inunda nebulosas.
La mujer de las aguas
se alía con la música de hielo.
El tiempo se detiene
en el espacio abierto de tu herida.
Camino hacia la luz
que me ampara en la niebla.
Salto sobre la noche
en medio de las grutas interiores.
Doy vueltas sin parar
bajo la lluvia fría
y miro los relámpagos
de una tormenta de silencio.




Ana Muela Sopeña

domingo, 17 de mayo de 2015


ALEPH DORMIDO

*
ALEPH DORMIDO

En tu interior habitan las galaxias
y el pulso subterráneo
de un Aleph dormido.
Todo lo que no creas
se expresa en mi palabra.
Soy la depositaria de tu círculo,
soy el cáliz de fuego
que contiene
tu proceso inhibido.

Tú puedes despertar
con nebulosas llenas de luz cuántica.
Dentro de mí resuenan los espejos
de tu mundo creador.

Admiro de tu psique
la estrella sumergida en el recuerdo.

Somos gemelos híbridos de sombra
habitando los signos
que viven en los nombres de las cosas,
en un mundo perdido.

ALEPH SALIENDO DE LA CAVERNA

Miras entre las letras
de un alfabeto absurdo
que no entiendes.

Diccionarios erráticos de sombra
que salen de los túneles del tiempo.

Jeroglíficos llenos de caricias.

Tus latidos descienden
por lugares sin nombre.

Enjambres de mujeres
te sostienen en sueños sin cabeza.

Tu Aleph sale sin pájaros
de la caligrafía del placer.
Sale de la caverna vengativa
y atrapa con su música la danza
que cubre inmemorial
la piel de los murmullos.

Yo recojo tu Aleph y lo custodio
con los ciervos divinos
y lo alimento siempre con mis labios
y lo llevo a nutrirse de las diosas
que hibernan sin miedo en las matrices
de una galaxia extraña.

ALEPH DESPIERTO

Tu Aleph despertará
cuando el mundo se anegue en el silencio,
en un baile de caos,
de pánico y de furia.
Y los niños recorrar asustados
la ruta del Sol Negro.

Tú, contento con tu obra maquiavélica
de este planeta enfermo
por lágrimas de humo y de petróleo,
amarás sin preguntas
la espiral de la nada
y el vértigo sublime
de los antepasados en sus hilos.

Querrás de pronto ser
el artista del núcleo,
el protector de Gaia y de sus ríos,
el ángel que custodie a nebulosas
y querubines pájaros sin niebla.

Tu Aleph despertará
en medio de temblores,
de auroras boreales y de luces
ocultas en los bosques del perdón.

Y yo seré tu Omega.

Y juntos:
los hombres y mujeres de esta Tierra
amaremos relámpagos
sobre mares de amor y sanación.

Tu Aleph despertará
y mi Omega de luz
dará comienzo a un ciclo primigenio,
con el alma encendida.


Ana Muela Sopeña

martes, 12 de mayo de 2015


TU CUERPO ES UNA HERIDA

*
.....Tu cuerpo es una herida que mana del corazón de las edades. No importan las conquistas en la ciudad que sabe de los lobos. Solitarios se hallan en los parques y en las alcantarillas de la mente. El hombre se ha inventado esa doble moral, imposible de ser. Por un lado la asepsia de una pareja fiel, tradicional. Es la simulación, el teatro diario. Por otro lado el barro de los márgenes, suburbios asimétricos en las calles de Lilith. Desgarrados encuentros que conectan el centro de los seres con licántropos. Naufragios en las sombras con la caligrafía de las grietas, lo escondido, lo oculto, lo que parece malo y no lo es. Lo que sabe a perverso, mas sólo es instintivo.
....Late el pulso del hambre en la piel de las hembras más atávicas.
....Emanan feromonas con almizcle los machos que se arrastran en la melancolía del encuentro donde pagan el precio: unas veces teatro con un guion aprendido e irreal, otras veces dinero...
....Distancia de los seres que buscan el encuentro más allá de los guiones que han sido establecidos. Sueños entrelazados, en la ecuación del pánico. Apertura hacia mundos diferentes, un dios desconocido por crear, que nos permita ser y paulatinamente desligar nuestro gozo de la culpa.



Ana Muela Sopeña

UN NAUFRAGIO

*
Un naufragio te ronda
mientras el animal te está matando
en la noche sin luna.
La sombra de tu ánima
inunda las esquinas de las calles
en la ciudad que sueña laberintos
de luz ensimismada en la locura.
Edificios ocultos en espejos
y los labios virtuales
que asoman por tejados
en las nubes oscuras de tus grietas.


Ana Muela Sopeña

LIBRE DE SOMBRAS

*
Desde el fondo del agua
un pájaro se ve libre de sombras,
aunque un naufragio impida
sentir en su plumaje la luz cuántica.


Ana Muela Sopeña

NOSTALGIA DEL PÁJARO

*
La nostalgia del pájaro
te lleva con su sueño de locura
por suburbios de sombra.
Una luz subterránea
ilumina despacio al animal
que en tu beso despierta el alma herida.
Eres quimera en humo del deseo,
la piel enamorada de unos ojos
y labios seductores.
En la noche vacía
la ciudad te protege con su aullido.


Ana Muela Sopeña

HIJO DEL VACÍO

*
I
HIJO DE LA NADA

Te sientes rodeado de la nada
con tentáculos ebrios
que te agarran
en salones elegantes y lujosos
donde no corre el aire, sólo el tedio.
Deseas experiencias que te animen,
pero no pasa nada
sólo cuando te cubres con la piel
de un lobo solitario en su guarida
la vida es trepidante.

II
HIJO DEL NUNCA

Jamás has sido amado por lo que eres,
la gente te ha querido por tu máscara,
encanto, seducción, arrobamiento,
el mundo de la mística en cortejo.
Nunca el destino ha sido compasivo
con tu alma de llanto.
Ahora en el reloj de la utopía
buscas tu imagen cálida,
pero siempre se escapa...

III
HIJO DE NADIE

Tus padres eran nadie para ti
y tú eras también nadie para ellos.
Los años transcurrieron
siendo nadie,
un cúmulo de nadies
siendo nadie,
en los años de nadie,
todos nadie.
El dolor, la nostalgia
de ser nadie,
así estaba tu padre
en su exilio de arena.

La botella de vodka y el silencio,
los juegos insensatos, la tristeza.
Tu madre era otro nadie
y tú te reflejaste en esos nadies.

IV
HIJO DE LA LUZ

Pero todo es mentira.
Resulta que eres
todo, siempre, alguien.
Te ocultaron tu fuerza y tu valor,
por siglos y por siglos te dijeron
que no valías nada.
Todo es un gran teatro
urdido por los reyes de este mundo.
Ellos buscan que pienses
que eres nadie,
que nunca serás alguien creador,
que la nada se adhiere a tu piel lánguida.
Pero todo es mentira y tú lo sabes.
Por fin lo has descubierto
y te levantas
consciente de tu Ser lleno de arrojo,
espléndido en tu nido de azurita,
esperando alcanzar la plenitud.


Ana Muela Sopeña

LA HERIDA

*
La herida melancólica de niebla
te mantiene imantado por la sombra
y te atrapa en los círculos del miedo.

Avanzas por los cúmulos del hambre
y te sumerges
en símbolos alquímicos de fuego.

Tu cuerpo se ha rozado
con el abismo roto del desastre.
Tu piel es cementerio de la luz
y tus ojos los púlsares del sueño.

Llueve sobre la sangre de los mártires
y desnudo contemplas
el pánico del humo en aquelarres.

Eres el hombre atado a los presagios
que en la nostalgia llora
su exilio entre los límites del vértigo.

Adoras la tormenta y el relámpago
mientras un lobo oscuro te delata.

Te proteges del trueno
y brindas con tu copa de utopía
al ritmo seductor de las mil máscaras.


Ana Muela Sopeña

EL UMBRAL

*
Herido en los túneles del hambre
descubro que tu pánico es de arena
que se disuelve en agua
y te hace batallar contra el naufragio.

En la sangre del tiempo
he oído tu sollozo
mudo como las piedras de la ciudad de sombra.

Espejos interiores que se abren
al contemplar la puerta
que conecta tu grieta con el mundo.

Un cauce diminuto
va lidiando con lágrimas de acero
y el río del instinto
da patadas al alma,
pero la redención llega con luz
y al origen acude
el umbral de la estrella,
esa que tú mirabas en la infancia...


Ana Muela Sopeña



viernes, 8 de mayo de 2015

DE CAMINO AL HOGAR

*
El sendero serpentea con los árboles
de camino al hogar.
Se respira la lluvia y la neblina
del frío de los prados.

La belleza de un tiempo sin memoria
se cubre con mi espíritu sin años.
Vuelvo al lugar natal
y expando la energía de los sueños
sobre un lienzo de plata.

Las casas a lo lejos
parecen inventadas.
Todo me habla de ti
en la distancia.

El color se diluye
mientras la vista corre ensimismada
por la ruta del agua.

Sin destino deambulas por las piedras
de una infancia sumida en el recuerdo.

La humedad de las horas y la tierra
me lleva quietamente
por los fieros universos de tu historia.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 6 de mayo de 2015


SE ABREN LAS PALABRAS

*
A Ramón Ataz, en el segundo aniversario de su muerte

Se abren
las palabras
a través de la luz.

De universos lejanos
tus nombres adheridos a la rosa
y la penumbra incierta entretejida
con las piedras amadas de la infancia.

Jeroglíficos blancos de belleza
y las cenizas de otra vida.

En medio de las sombras interiores:
un relámpago azul
sobre el océano
y tus poemas sobrios en la arena.


Ana Muela Sopeña

EL MURO

*
El muro es de cemento bien armado.
Nadie puede pasar, hay un letrero.
Todos los que lo intentan enloquecen,
por eso permanezco a una distancia.

Detrás de ese gran muro
otro muro se alza
más hermético.
Ese es sólo de acero.

Atravesando el muro de metal
un niño abandonado
llora su infancia herida...

Ese niño no crece, es imposible.
Jamás recibió nada...

El muro
es infranqueable.
Nada se puede hacer, es todo inútil...


Ana Muela Sopeña

sábado, 2 de mayo de 2015


ESPEJO

*
Me tocó ser espejo de tu grito
y avanzar en lo oscuro
hacia la nada.

Vislumbrar en los círculos del hambre
las claves interiores de tu pánico
y los códigos blancos
de tu redención mediante el sueño.


Ana Muela Sopeña

ESPACIO VACÍO

*
El tiempo correrá como la sombra
sobre piedras desnudas de la herida.
El espacio vacío se hará luz,
el naufragio hablará
de nuestra historia.


Ana Muela Sopeña

LLANTO DEL AGUA

*
La ciudad ha perdido su equilibrio
en el llanto del agua.

Los coches a lo lejos
nos recuerdan la vida que se fue,
los instantes perdidos en aceras
que no van a ninguna parte.

En medio del sonido de la lluvia
una historia escondida en la memoria,
tu nombre sumergido en lo abisal...


Ana Muela Sopeña

viernes, 1 de mayo de 2015


PARAÍSO DE LO SÓRDIDO

*
A veces en lo sórdido
reside un paraíso
más allá de los límites
que pactan con la sombra de los días.


Ana Muela Sopeña

MISTERIO

*
No lo que deseamos ser
sino lo que somos.
He ahí el misterio
que habita en el caos.
Sólo el perdón podría redimirnos.


Ana Muela Sopeña

BRAZOS DE OASIS

*
Lo que truncó tu corazón de huérfano desnudo al llegar el dios de tu infancia sin alas se murió para siempre en mis brazos de oasis. Ya no hay excusas válidas para huir de ti mismo, el círculo enjaulado de tu niñez tan sórdida se ha abierto a la belleza de los días.


Ana Muela Sopeña

DE LUZ

*
Sólo lo que tenías de luz,
lo que tenías de sombra no lo quise.
Rechacé a los demonios de Saturno
que cautivaron en la noche
tu espíritu infantil.
Sólo amé tu interior
consagrado a la luna sin grilletes.


Ana Muela Sopeña

DESNUDA

*
El amor y la sombra se mezclaron
en un líquido oscuro,
pero no quise envenenarme,
preferí sumergirme para siempre
en un cuerpo traslúcido
y avanzar incorrupta, desnuda, por la niebla.


Ana Muela Sopeña

BROTE

*
La pasión de mi espíritu indomable
se encontró con tu pánico dormido.
Un hombre sin coraza
emergió de las sombras,
pleno para mí.
Lo demás ya no importa:
ni la traición, ni el río de la furia,
tampoco la mentira, ni la huida...

Sólo busco aquel brote de locura
que cambió para siempre
el alma del subsueño.

Ese brote salvaje
tiene la inmensidad de las galaxias...

Lo demás ya no importa...


Ana Muela Sopeña

miércoles, 29 de abril de 2015


EN TU GUARIDA

*
Inmenso en tu guarida de cristal
oigo tu canto triste.
Al llegar el dios fuerte de la carne
habita otro dios frío,
solitario en su cofre de la infancia
que aúlla como un lobo
llamando a una libélula del bosque.
Solo en tu melodía
avisas a quien pueda comprenderte.
Es tu disociación...tu coraza y tu ángel.
Me tocó ser espejo de tu herida
pero...
no pude conseguir que tu orfandad
se fuera para siempre...


Ana Muela Sopeña

SOMBRA DE LOS DÍAS

*
Atravieso el infierno
de los demonios interiores,
allí donde reside tu traición.

Me envuelvo con la sombra de los días
y siento los latidos de la rabia.

Desciendo por las cuevas de la furia,
con oleadas de ira
de una diosa que vive en el tormento
de la emoción desnuda.

Divido en mi piel cálida
las palabras destructivas
y disuelvo con ácido
el instante terrible
de la incisión más cruel.


Ana Muela Sopeña

EN TU HERIDA

*
Yo abrí la cueva pétrea del submundo
y salieron demonios.
De tu pelo nacieron los diablos
que vivían ocultos en tu herida.


Ana Muela Sopeña

martes, 28 de abril de 2015


LA ESTACIÓN

*
Los trenes me recuerdan a la infancia.
En la estación la gente viene y va
como si hubiera algo oculto y sórdido
que moviese los hilos de sus vidas.

Todo me habla de ti,
pero tú ya te has ido
al lugar donde el caos es como el mar:
revuelto y sin sentido.

Y yo ya no te espero,
ya no hay nada que dar.
Ya todo se ha extraviado en el camino.

Y ni siquiera sé
si alguna vez te tuve
o alguna vez fui tuya o nos amamos.

Ya no sé nada más...

Tan sólo escucho el ruido de los trenes
y pienso en la partida a algún lugar.
Donde un hombre me espere
y pronuncie mi nombre...


Ana Muela Sopeña

domingo, 26 de abril de 2015


LOBOS RADIACTIVOS

*
A 29 años de la tragedia de Chernobyl


Majestuosos alzan su temblor
en los bosques cercanos a Chernobyl.

Cazan desde la sombra
y nos recuerdan siempre las lecciones
que nos resistimos a aprender.

Aúllan en la noche interminable.

Los contemplo enigmáticos y altivos
sobreviviendo al frío y al plutonio
como gigantes llenos de energía...

Comen a los castores radiactivos.
Procuran enseñarnos
con su pelaje oscuro y sus colmillos...

Me pregunto
si alguna vez fui loba en otro sueño...


Ana Muela Sopeña