miércoles, 29 de marzo de 2017


HOMBRE INVISIBLE

*
El hombre invisible
apareció en el tiempo de la luz,
desnudo, sumergido en su sueño.

Inundado de agua
en la cámara oculta se veía
un hechizo algo denso,
antiguo como las sombras de la Tierra.

Su elección fue cortar con el conjuro
y sentir el placer de este planeta
alumbrando el secreto de lo místico.


Ana Muela Sopeña

martes, 28 de marzo de 2017


ESCONDIDA EN LOS MUROS

*
La ciudad se ha vestido de silencio.
Ahora la belleza está de luto,
escondida en los muros
del frío cementerio.

Una mujer anónima en su sueño
percibe entre los árboles lo oculto
envuelto en las raíces y en el humo
y presiente en el aire antiguos miedos.

En el camino mira a un gran lobo
que parece retarle
en mitad de las horas.

Contempla fijamente con sus ojos
y advierte cómo arde
la realidad de sombras.


Ana Muela Sopeña

domingo, 26 de marzo de 2017


PENUMBRA

*
La lluvia nos miraba melancólica
desde la habitación en la penumbra.

Allí vimos las calles y sus ecos
por aquella ventana tan altiva.

Contemplamos el cuarto,
un espejo con marco de metal.
Las figuritas suaves
de una porcelana delicada,
los recuerdos de viajes,
los detalles preciosos
en las estanterías de los sueños.

El ambiente era imagen de utopía.

Todo se refugiaba
en las cuatro paredes de aquel piso.

Una alfombra pequeña,
un ánfora con flores de papel,
caramelos de menta...

La ciudad se llenó de nuestros cuerpos
mientras los whatsapps mudos
nos entraban
y no hacíamos caso...

Las horas nos cubrieron de belleza
con la respiración entrecortada
y nuestras bocas juntas en un beso.

Las historias se hicieron peculiares
en medio del amor y de la risa...

Todo se fue adaptando a nuestro ritmo
y en mitad de la tarde
la narración se hizo
infinita...


Ana Muela Sopeña

martes, 21 de marzo de 2017


DIECISIETE TANKAS

*
Juegos de niños
en las tardes veladas.
Ensoñación.
A lo lejos un barco
que recuerda la infancia.

Un autobús
se dibuja en la niebla,
sobre el asfalto.
Transeúntes con prisa
escapan de la nada.

La luna roja
somnolienta en su hogar.
Contemplación.
La sombra del crepúsculo
sobre la playa fría.

Iridiscencia
sobre las olas blancas.
Salitre y luz.
La belleza del agua,
gaviotas en el mar.

Ondas, reflejos,
la llovizna sin horas
bajo las nubes.
Nostalgia de otro tiempo
en las huellas de arena.

La luz del álbum,
relámpagos dormidos
en la tormenta.
Los truenos con la lluvia,
sonidos primitivos.

Oscuridad:
por las calles los gatos,
también la luna.
Edificios con niebla,
un carillón lejano.

Suaves nenúfares,
estanque de los sueños.
Melancolía.
Imágenes plasmadas
en postales sin sellos.

Alas de ángeles
que vuelan en la noche.
Una oración.
Más allá de la sombra
inspiración de agua.

Dunas muy quietas
en la distancia cálida.
Rumor de fuentes.
Respiración del mundo
sobre heridas antiguas.

Alma del viento,
plegaria consentida.
Exilio lúdico.
La música de ámbar
en ánforas desnudas.

Ave nocturna
en la rama de un árbol.
Escarcha y nieve.
El tiempo del invierno,
un mirlo en el jardín.

Gasas de seda
sobre cuerpos muy jóvenes.
Iniciación.
Los ojos inocentes
velando la maldad.

Un búho blanco
sobre un tronco de fuego.
Contemplación.
Imágenes amadas,
siluetas en el bosque.

Imantación
magnetismo de tierra.
Una plegaria.
Los amantes no saben
que el amor es efímero.

Árbol del tiempo
más allá de los límites
de creación.
La línea de la vida,
el hilo de la alquimia.

Realización
a lo largo de años.
Letras de magia.
El instinto del aire
en medio de la pérdida.


Ana Muela Sopeña

AZUL DE AGUA

*
Te doy confort
en mi árbol de nube
azul de agua.
Me quedo con el álbum,
oraciones en vuelo.


Ana Muela Sopeña

BELLEZA LÁNGUIDA

*
Belleza lánguida
en las calles de lluvia.
Inspiración.


Ana Muela Sopeña

SEMÁFOROS

*
La noche se presiente silenciosa
más allá de las calles solitarias,
en los escaparates de las tiendas,
en semáforos ámbar que no esperan.

La tristeza es espejo de las almas
en las esquinas frías de la urbe
donde no caben lágrimas oscuras,
sólo un tren de nostalgias compartidas.


Ana Muela Sopeña

lunes, 20 de marzo de 2017


CRYSTALLIZE

*
El frío inunda todo,
la soledad de grutas
que llaman desde siempre
con la voz de los sueños.
Un pasadizo estrecho
con hielo de ultratumba.
La música resuena
con las estalactitas congeladas.
La luz es una herida
donde la grieta oscura
acecha por las noches
entre lobos y piedras.
Un resplandor brillante aparece en imágenes
de sombras y sonidos.
La nieve me rodea
como máscara blanca de la sangre
entre ruidos dispersos por el tiempo.


Ana Muela Sopeña

_________________________


Este poema está inspirado en el vídeo Crystallize de la violinista Lindsey Stirling:
https://www.youtube.com/watch?v=aHjpOzsQ9YI

MI CUERPO ES TU REFUGIO

*
Sólo me alcanza el eco de tu boca
en mitad de la lluvia,
para sentir la tarde sin aliento
mientras aguardo hambrienta tu llegada.

Mi piel presiente en ti otra nostalgia,
la del pájaro libre, sin heridas,
en la noche que sabe de presagios
al terminar las horas de la luz.

Sólo me veo en ti, en tus espejos,
dominada por rosas de obsidiana
como si fuera esclava de la luna
o de los precipicios de los lobos.

Mi cuerpo es tu refugio
donde puedes beber del tiempo antiguo
en las grutas amadas por las diosas,
antes de que la historia se vengase.

Sólo busco en tus labios la pregunta
a tantos sueños lúdicos de arena
donde navegan vientos de utopías
que arrasan la ciudad donde habitamos.


Ana Muela Sopeña

domingo, 19 de marzo de 2017


LA MAÑANA

*
Las calles nos recuerdan
mientras la gente va desperezándose
y retorna al inicio de las cosas
como si no pasara nada.

La lluvia va cayendo lentamente
en medio del vacío existencial.

Te miro en la distancia
mientras los coches pasan.

Me miras en silencio,
atrapas el instante de la herida
y lo conviertes pronto en otra imagen.

Todo habla de lo eterno:
el roce de tu piel contra mi vientre,
la luz en la ventana,
la sombra del exilio
en el cementerio de cenizas.

La mañana se muestra en su mutismo
para el habitante de las horas.


Ana Muela Sopeña

sábado, 11 de marzo de 2017


NUEVE HAIKUS DE FUKUSHIMA

*
La primavera
inundada de estroncio.
Melancolía.

Las mariposas
mutantes por el cesio.
Miedo al futuro.

La gente llora
en mitad de la noche.
Nada es como antes.

Muerte en silencio
en la central fantasma.
Hombres con máscaras.

Los territorios
evacuados, vacíos,
sin esperanza.

Los jabalíes
radiactivos en bosques.
El sufrimiento.

La muerte avanza
a pesar del mutismo.
Los medios callan.

Hay que cambiar,
la alarma está sonando.
Fuerte peligro.

Lágrimas negras
en medio del Pacífico.
Sexta extinción.


Ana Muela Sopeña

lunes, 6 de marzo de 2017


HUMO

*
El hombre de la sombra se hizo humo
en mitad de la calle
al tiempo que la luz se hizo mi aliada
y decidí vivir tan sólo el pulso
de la versión soñada de mí misma.


Ana Muela Sopeña

domingo, 5 de marzo de 2017


DUDAS

*
La incertidumbre inunda el ambiente,
se derrama en los bancos de los parques,
en árboles de miedo,
bajo las tejavanas
del pánico adherido a construcciones.

Las dudas van, despacio,
disolviendo mi espera.

El no saber diluye entre las sombras
la luz que iluminaba nuestros besos.


Ana Muela Sopeña

EN MEDIO DE LA LLUVIA Y LA NEBLINA

*
Las calles permanecen solitarias
en medio de la lluvia y la neblina,
mientras los jeroglíficos del aire
no te olvidan de día ni de noche.


Ana Muela Sopeña

sábado, 4 de marzo de 2017


JABALÍES RADIACTIVOS

*
Uranio 234

El árbol radiactivo
intenta convencernos de que hay muerte,
pero no le escuchamos.

Cesio 132

En la República Checa
hay jabalíes radiactivos
que deben recordarnos el deber
de cerrar las centrales nucleares,
mas miramos a otra parte.

Estroncio 90

No hay flor de plutonio,
ni salud con el uranio empobrecido,
el ADN está mutando
en animales y en personas,
pero seguimos ciegos.

Plutonio 238

Fukushima es un cáncer
para el planeta entero,
pero casi no hay noticias en las televisiones.

Uranio 235

Los lobos de Chernobyl aúllan en la noche
y nos hablan de todos los horrores,
pero seguimos sordos.

Yodo 131

¿Qué necesita el ser humano
para comprender
que el camino nuclear
es un grave error?

Plutonio 239

Los cementerios radiactivos...
Los bidones con residuos en las fosas marinas...

Uranio 238

Las centrales con sus fugas...
Los accidentes nucleares...

Plutonio 240

Fukushima convirtiendo los océanos en lugares envenenados...
Las mutaciones de plantas y animales...

Plutonio 241

Las mutaciones de seres humanos...
¿Pero qué más queremos?

Plutonio 242

¿Quién da más?

Plutonio 244


Ana Muela Sopeña




*****


Información sobre Fukushima y otras noticias nucleares
http://resumenesdesdefukushima.blogspot.com.es/

jueves, 2 de marzo de 2017


NUESTROS NOMBRES

*
Resurjo con las calles y la luz
a través de las nubes y tu piel.

Las avenidas llenas de dulzura
me parecen un mundo diferente,
ahora que de pronto
mi nombre está de nuevo entre tus labios.

Amaneces despacio,
más allá de la sombra del rencor.

Contemplas las estatuas
y miras en las ramas a los pájaros.
El pulso que te anima no es igual,
tu nombre está incluido
en el crucigrama de mi mente.


Ana Muela Sopeña

martes, 28 de febrero de 2017


MÁS ALLÁ DE LA LUNA

*
Las calles solitarias se despiertan
más allá de la luna y su utopía.

Callan los edificios en la sombra
mientras todo se viste de misterio
y las aceras brillan fríamente
al tiempo que la luz se torna lluvia.

La música del agua se percibe
como dulce entramado de nostalgia.

Los recuerdos se abisman
en la ciudad abierta.

Jeroglíficos nítidos de piedra
se parecen a estatuas.

Deambulo sin saber adónde voy
contemplando las nubes
que adoptan nuevas formas silenciosas:
las imágenes suaves del delirio...


Ana Muela Sopeña

PALABRAS NECIAS

*
El extravío
en sórdidos suburbios.
Palabras necias.


Ana Muela Sopeña

lunes, 27 de febrero de 2017


COMO UN ÁNGEL DE LUZ

*
La niebla me inundaba en la distancia
mientras un mundo suave
como un ángel de luz se presentó.

En la noche las horas pasaban lentamente.
Crucé el paso cebra de la calle y contemplé farolas solitarias.

Divisé entre la bruma tus ojos en el sueño
y  mi piel que hibernaba
sintió el calor del sur en nuestro roce.

Unión entre los árboles
al tiempo que los pájaros nocturnos
presidieron el alba disolviéndose
en la melancolía de la historia.


Ana Muela Sopeña

sábado, 25 de febrero de 2017


UN RELOJ EN LA NOCHE

*
2:30

Din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do   re    mi do

El silencio preside
la noche sideral
y el reloj con sus notas
inunda las estancias
al tiempo que la herida
se cierra sin rencores.

2:45

Din don din don / din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do   re    mi  do  / mi  do   re   sol

Las agujas progresan melancólicas
por los entresijos de lo oscuro.
El salón en la niebla
parece una mansión
de película de época.

3:00

Din don din don / din don din don / din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do   re   mi   do  / mi  do   re   sol  / sol  re    mi do
Dong - Dong - Dong
Si      - Si       - Si

Las horas de la vida
avanzan sin cesar por los raíles.
Las vitrinas exhiben melancólicas
figuras de cristal y porcelana.
En los marcos dorados:
las fotos de otra época.

3:15

Din don din don
Do  mi   re   sol

La luz de las farolas
se filtra por ventanas
y un rayo azul perdido
incide sobre un ánfora con flores de papel.

3:30

Din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do  re    mi  do

La belleza desnuda
en los rincones fríos de la casa
se despierta sin ruido
y encanta ciegamente
los muebles, las cortinas, los espejos...

3:45

Din don din don / din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do   re   mi  do   / mi  do   re   sol

Todo parece quieto,
pero hay espíritus ocultos
que trabajan despacio lo intangible.
Cenizas del pasado se renuevan
en círculos concéntricos del aire.

4:00

Din don din don / din don din don / din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do   re    mi  do  / mi  do   re   sol /  sol  re    mi  do
Dong - Dong - Dong - Dong
Si      -  Si      - Si      -  Si

La hora de la magia
pulsa su melodía.
Los fantasmas asoman
por pasillos repletos de temores.
Hacen su ritual lóbrego de luna
entre risas y llantos casi oníricos.
Después de unos minutos
vuelven a sus armarios y cajones
para seguir durmiendo
el sueño de las cosas.

4:15

Din don din don
Do  mi   re   sol

Un mutismo sereno
se presagia otra vez:
las habitaciones del amor
en medio de susurros inaudibles
y palabras no dichas.

4:30

Din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do   re   mi  do

La elegancia de invierno
reside en las esquinas de los cuartos
y bosteza en las jambas de las puertas.

4:45

Din don din don / din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do   re    mi  do  / mi  do   re   sol

Muy pronto sonará
la alarma del teléfono.
Un vecino enigmático se mueve,
se escucha algún ronquido.
A lo lejos un perro está ladrando,
alguien tose en el piso superior...

5:00

Din don din don / din don din don / din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do   re   mi   do  / mi  do   re   sol  / sol  re    mi  do
Dong - Dong - Dong - Dong - Dong
Si      - Si       - Si       - Si      - Si

Respiración alada
sobre alfombras, baldosas y moquetas.
Partículas de mundos invisibles
se derraman sin pánico
sobre sillones suaves.

5:15

Din don din don
Do  mi   re   sol

La ciudad va surgiendo entre la bruma
a través de camiones
de carga y descarga.
Los espacios se llenan de liturgias
atadas al instinto de la sangre.

5:30

Din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do   re   mi  do

La alarma del teléfono irrumpe
en la sombra que plasma el devenir
de otra jornada más.
El día se presenta luminoso
a pesar de lo denso.

5:45

Din don din don / din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol /  do   re   mi  do   / mi do    re   sol

Las sábanas se pegan
y parece que cuesta levantarse
pero el mundo nos llama
con su despertador de la conciencia.

6:00

Din don din don / din don din don / din don din don / din don din don
Do  mi   re   sol  / do   re    mi  do  / mi  do   re   sol /  sol  re    mi  do
Dong - Dong - Dong - Dong - Dong - Dong
Si      - Si       - Si       - Si      - Si       - Si

De un salto hay que afrontar un nuevo reto,
secuencias consagradas a la vida incesante.
La batalla diaria nos espera...


Ana Muela Sopeña

miércoles, 22 de febrero de 2017


RETAZOS

*
I
En mis huesos el mundo se ha hecho sombra
como animal en grutas escondidas.

II
El ángel de la luz
me avisa de peligros
en el cementerio de los sueños.

III
Un sortilegio sabe de mis huellas
sobre la arena húmeda de una playa perdida.

IV
Las aves migratorias me hablan al oído
mientras invaden centros de ciudades.


Ana Muela Sopeña

ENCICLOPEDIA DE LA LUZ

*
Cada noche se caen los diccionarios
por el acantilado de los lobos.

Al llegar a las capas más profundas
los vocablos se doblan con el sueño
y parecen enigmas
que resisten la sombra de los días.

Busco la enciclopedia de la luz
en las bibliotecas estelares,
para poder amar el mundo cuántico
con púlsares dormidos.

Atravieso la bruma
con las nebulosas y los nombres
que habitaban la Tierra
en el principio de los tiempos.

Con los verbos: el Alfa y la Omega,
se sugiere que el mundo está encerrado
en la acción primigenia creadora.

Cada segundo todo vuelve a ser
un latigazo lleno del azar,
para sentir la vida en plenitud
en medio de tornados.

Una ráfaga cruel
medita con las ramas del silencio
y recuerda que todo es un teatro,
a pesar de la sangre más atávica.

Prefijos y sufijos son aliados
del oculto misterio en el lenguaje
que yace en caracolas de la orilla
más allá del olvido y sus secretos.


Ana Muela Sopeña

TEJO Y DESTEJO EL MUNDO

*
Tejo y destejo el mundo cada noche
para olvidar que fuimos uno solo.

En tardes clandestinas
mirábamos la lluvia y los reflejos
de la niebla dispersa entre las calles.

Cada mañana el sueño nos llamaba
a cultivar lo frágil
dentro de la belleza más efímera.

Tejo y destejo el mundo cada instante
para aguantar el frío de tu ausencia.


Ana Muela Sopeña

lunes, 20 de febrero de 2017


TIEMPO AZUL

*
A mi madre que hoy cumple 91 años

Los años han pasado en tu memoria,
pero guardas tan sólo la belleza
que se oculta desnuda en la maleza
y no permite cambios de una noria.

El tiempo azul es fiel dedicatoria
a todo lo que sabes con certeza
que recuerdas perfecto en tu cabeza
y conforma los hitos de tu historia.

Cada día hay momentos de ilusión
hasta las horas bajas de la noche
en las que la nostalgia es de cristal.

Vives cada minuto el corazón
como un velo de tul atado a un broche
que contiene en silencio lo abisal.


Ana Muela Sopeña

DENTRO DE LA ZONA ABISAL

*
He bajado a los fosos
de las profundidades del abismo
donde no existe aire
y tampoco se filtra la luz de la esperanza.

He buceado dentro de la zona abisal de tu conciencia
y he podido sentir tu grito agónico,
ese que va sonando por los puertos
de la desolación y de la herida.


Ana Muela Sopeña

EN UN PRETIL DESNUDO

*
Aún espero tus besos
en un pretil desnudo
acariciado siempre por las olas
bajo la luna tenue del crepúsculo.

Tus abrazos de agua
bajo un árbol querido por la brisa.

Tus palabras nacidas
del centro de la tierra.

Tus susurros volcánicos
en mitad de tormentas y relámpagos.

Tu confianza suave
surgida entre relojes
avanzando despacio entre la nieve.

Por ello he detenido
la aguja de los días
y he cambiado los nombres de los meses
hasta que tú despiertes del letargo.


Ana Muela Sopeña

domingo, 19 de febrero de 2017


ADAGIO DE JOHANN SEBASTIAN BACH

*
Recuerdo
la historia del aquel tiempo compartido
en habitaciones sin reproches,
donde el deslumbramiento de la luz
nos hacía sentir la realeza.

Éramos magos del sendero
en tortuosos destinos
sin esquinas cortantes,
sin maldad,
transparentes,
sin cinismos de acero,
sin manipulaciones ni chantajes,
sin sobornos ni juegos maliciosos.

Recuerdo aquellas lunas
en tardes proclamadas
en nuestras palabras en susurros.

El rumor de los vientos...

La lluvia misteriosa
tras los cristales ávidos,
el umbral del crepúsculo,
burbujas de miradas,
la utopía flotando en el ambiente.


Ana Muela Sopeña

sábado, 18 de febrero de 2017


JUGANDO A SER ADULTOS

*
..... La plenitud del tiempo ya se ha ido en los vórtices lúdicos del mundo. Todo lo que hemos visto nos sorprende con flores de origami, en la sombra dormida en espejos oscuros. Escucho tu misterio en mitad de huracanes y tormentas que buscan en los pactos del agua consagrada a la liturgia la belleza ancestral. Fuimos niños jugando a ser adultos hasta que nos quemamos con el fuego de la melancolía. Quiero ser tu vestal, tu diosa de la historia, tu símbolo divino de la piel. Sólo espero tus gestos, tus señales, ser tu Ariadna moderna, para salir del largo laberinto y llegar al origen de la rosa.
..... Amo tu abrazo fiero, tu beso de satélites lascivos, tus manos en mis manos, con el calor del bosque, con los lobos aullando en la distancia. Amo tus manuscritos de la luz, tus lienzos sin aristas que claman la justicia de los astros, en el germen atómico del orbe.
..... Todo lo que hace tiempo compartimos que vuelva a ser un código encriptado que nos lleve al lugar de los enigmas y nos muestre en la noche un faro entre la niebla.
..... En tu ardiente solar de medianoche encuentro lo sublime de lo arcaico en forma de naufragio existencial. Fuimos adolescentes sin vértigo escondido en la rebeldía de los cuerpos. Invitamos al sueño a exhibir el instinto del crepúsculo, en la depredación y la locura. Fuimos la juventud viviendo entre ecuaciones de números e imágenes inversas.
..... Fuimos la madurez de la confianza clandestina. Ahora sólo nos queda el deslumbramiento de la bruma en calles solitarias.


Ana Muela Sopeña

BELLEZA MINERAL

*
Belleza mineral del sueño suave
que vive en los confines del silencio
y arranca los gemidos a la almohada
en donde tú no estás por los tres miedos.
El miedo a ser atado por mi piel,
el miedo a que la muerte te haga eco,
el miedo al extravío de tu sombra.
Todo lo que tememos va a un espejo.

Instinto sumergido en lo abisal
recuperado ahora sin la historia
donde guardar el mundo sin heridas
y despertar el lujo de una rosa.
Locura en la penumbra de lo nuestro
arrojado en el fuego de una ola
que busca disolver en su sal blanca
los gritos consagrados a la diosa.


Ana Muela Sopeña

MEDUSA

*
- Voy a seguir mi vida- dijo el hombre de la chaqueta gris.

Pero no hizo su vida, se sumió en el humo denso de la mediocridad.

- Voy a seguir mi vida, dijo la mujer con cabeza de Medusa.

Pero no hizo su vida, se dedicó a vengarse de todos los que amaban el resplandor azul del sueño virgen.


Ana Muela Sopeña

LÁGRIMAS DE ARENA

*
Palabras del destierro
resuenan en las calles
como si fuesen lágrimas de arena.


Ana Muela Sopeña

viernes, 17 de febrero de 2017


EL HOMBRE SIN ROSTRO

*
El hombre sin rostro
baila sobre el espejo de la sombra
y traspasa miradas
más allá del instinto,
en mitad del desastre emocional.

Le gusta sumergirse
en historias anómalas
y penetrar el vértigo del alma.

Adora las tinieblas de la luna
y el alba le permite
comenzar cada día
como si fuera el único.

El hombre sin rostro
no sabe de desvelos.
Todo lo que él intenta
se hace trizas
y llora pero nadie
se da cuenta.

El hombre sin rostro
no conoce jamás
la rendición total,
quiere que la belleza
le posea.


Ana Muela Sopeña

MEMORIA

*
He visto un árbol alado
en mitad del deshielo.
Todo lo que hace falta es recordar.
Si recuperamos la memoria
pronto será muy fácil
desterrar del amor la confusión.


Ana Muela Sopeña

EL MURO

*
El muro que él tenía
era como el cemento,
le aislaba de la vida y de la muerte,
le dejaba confuso con su miedo.

A veces parecía un subterfugio
para no decir nada, salvo el eco
y soñar con los árboles
atado a los conflictos de los sueños.

Se metía en su mundo de utopías,
luego se desbordaba en el silencio
a través de la piel,
más allá de la línea del desvelo.

El instinto de arena era su ley,
él jamás concebía una esperanza
porque su muro era
un círculo de furia en una balsa.

A veces no podía contenerse
y doblaba oraciones por palabras,
para ensoñar el tiempo de la luz,
como un bálsamo triste frente al alma.

Al final la nostalgia le contuvo
de seguir su camino sin templanza,
imaginando el reino de las sombras
en mitad de huracanes, entre brasas.


Ana Muela Sopeña

martes, 14 de febrero de 2017


HORAS DE LA LUZ

*
Los amantes no saben de destierros,
sólo esperan las horas de la luz.


Ana Muela Sopeña

NUMEN

*
El numen de la luz es un destello
que presagia futuros en la bruma
mientras la sombra asfixia mi piel íntima.


Ana Muela Sopeña

ESCONDIDO

*
He robado a la noche tu recuerdo
que está escondido en cofres
de un sueño sumergido en la penumbra.


Ana Muela Sopeña

COMO LA NOCHE FRÍA

*
Cuando todo se anega en el silencio
ya no es posible nada.

El mar se vuelve negro
como la noche fría.

Las nubes son oscuras
y nuestras huellas son imperceptibles...


Ana Muela Sopeña

SE PRESIENTE LA LUZ

*
Se presiente la luz en el crepúsculo
mientras las gaviotas
vuelan entre los círculos del aire.


Ana Muela Sopeña

lunes, 13 de febrero de 2017


COMO UN CONJURO

*
Luz
en
la
herida,
como
un
conjuro
antiguo.
Nostalgia
y
sueño.


Ana Muela Sopeña

PUNTOS CARDINALES

*
Melancolía errante en la memoria
mientras los cuerpos van desintegrándose
en el exilio gris de la distancia
y rozan levemente el norte de la herida.

El pasado se inunda de nostalgia
donde los labios saben de su historia.
En el destierro habitan las almas desgarradas
que gritan en el sur con aves migratorias.

Es la tristeza clave de isobaras,
donde la piel no encuentra su guarida,
apátrida y confusa sin los ángeles,
en el este muy frío, con los astros.

No puede eliminarse la añoranza,
los ojos son imágenes utópicas
donde un espejo suave se columpia
al oeste de ti, en tu mirada.


Ana Muela Sopeña

domingo, 12 de febrero de 2017

.



Campo de refugiados de Dadaab, Kenia

CON PRUDENCIA

*
En las estaciones de la guerra
hay ángeles que viven camuflados
y pasan desapercibidos por la gente.

Se mueven con prudencia
entre el fuego cruzado.

El sigilo les lleva por lugares
donde nadie se atreve a penetrar.
Entran en los confines del infierno
al rescate
de los niños cautivos.

En los territorios consagrados
a la violencia extrema
aún existen personas
que protegen a las víctimas sin voz
vulnerables e indefensas.


Ana Muela Sopeña

UNA MUJER DEAMBULA ENTRE LA NIEBLA

*
Miro las calles negras de la noche,
una mujer deambula entre la niebla
hacia el numen
de lo desconocido.

Sus huellas van dejando
el rastro de lo oscuro sobre aceras de nieve.

El frío traicionero es cómplice furtivo
del secreto guardado en la penumbra.

Ella va disolviéndose
entre los edificios y la lluvia.
Se parece a los códigos del viento
que buscan la belleza de lo errante.

Avanza sin temor
por las líneas amarillas
de un paso cebra húmedo.

Y se va derrotada, sin historia,
girando sobre sí
entre la bruma tenue del espejo.


Ana Muela Sopeña

LA BIBLIOTECA DURMIENTE

*
A Andrei Langa


La biblioteca durmiente
habita
en las estanterías de la casa.
Cada libro espera el instante,
único y genuino,
en que un lector asombrado
abra sus páginas y lea sus enigmas.
Entonces recobra
la vida de los sueños.

Una persona es como un libro
que reposa sobre las esquinas invisibles
en donde yace abandonado por la luz.

Los alambres del tiempo
conectan cada libro
con su apasionado protector.

Una biblioteca es un mundo laberíntico
que puede llevarnos al centro del universo,
pasando por el umbral de lo desconocido.


Ana Muela Sopeña

LA MUERTE

*
La muerte es como una bandada de pájaros
que se quedó soñando en una nube.


Ana Muela Sopeña