domingo, 20 de agosto de 2017


TICTAC

*
Sabes que el cambio empieza con palabras
en frases que se ocultan en la nube.

En medio del terror hay mucha nieve,
lamentación en muro de cristal.

Caminamos a oscuras y un tictac
alumbra la belleza de una estrella
murmurando las claves del gran álbum,
bajo la luna blanca: un baobab.
Irradiación del tiempo de maní,
ondulando las horas con el viento.

Que todo es un teatro, incluso Iraq,
un escenario siempre hacia Ulurú
enamorado en tierra como un duende.

Queremos la radiancia de la q
uniendo las verdades de grisú
imantando el instinto colibrí,
enredado en el árbol de una nave
recordada en la sombra del soñar,
en el mundo esbozado con el hambre,
sumergido en plegarias de los santos.

Vaticinios repletos con la v
en círculos ocultos por la fe
rugiendo cual leones en el mar.

En las claves encuentro que hay un fuerte
nada contemporáneo y un balcón.

Estamos adheridos a la estirpe
luminosa en la zona abisal.

Me gusta ver la noche de Mirzam,
usar siempre el eclipse con tutú,
nadar frente a las costas con un don
dividido por números, en red,
orando con el ansia de infinito.


Ana Muela Sopeña

sábado, 19 de agosto de 2017


PLEGARIA A LOS ÁNGELES

*
Ángel de la Guarda,
protege nuestros cuerpos del desastre.
Guíanos sin pánico
por caminos de esperanza y solidaridad.

Ángeles llenos de belleza,
custodiad nuestras casas
y sus umbrales
para que siempre permanezcan
libres de peligros.

Arcángeles amados,
proteged nuestras ciudades
de los demonios.
Tanto los que moran encarnados
como aquellos que residen
en los mundos intangibles.

Principados queridos en el sueño,
cuidad nuestras provincias y sus límites.

Que nuestras regiones se vayan serenando
con la energía pura
de las Potestades invisibles.

Virtudes sumergidas en plegarias
proteged nuestros países
de las acechanzas más abyectas.

Dominaciones,
más allá de tinieblas,
defended los continentes de lo oscuro.

Tronos,
que pronunciáis las sílabas sagradas,
curad con vuestras manos
el corazón sangrante de la Tierra.

Adorados Querubines,
que todo en el Sistema Solar
sea inmaculado en su ritmo.

Serafines,
proteged la Vía Láctea
de los peligros infernales.
Que la antorcha eonaria del amor
nos envuelva con frecuencias de hermandad.


Ana Muela Sopeña

viernes, 18 de agosto de 2017


REPUDIAMOS LA BARBARIE

*
A propósito del atentado del 17 de agosto de 2017 en Las Ramblas de Barcelona



No podrán derrotar la libertad
ni podrán instaurar entre las calles
la sombra del terror.

Llega el eclipse
oscuridad del mundo.
Las profecías.

No olvidaremos nunca a las víctimas
ni la paz anhelada.
Sin pánico y sin miedo
a pesar de lo ocurrido.

Mundos ocultos
que acechan en la noche.
Una plegaria.

Repudiamos con todas nuestras fuerzas
la barbarie asesina y sin sentido.

La historia pasa
a través de la niebla.
Bruma en las cámaras.

Después del caos terrible
que ha generado mucha confusión:
la solidaridad...

Tiempos de crisis,
reflexiones abiertas.
Cambio de rumbo.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 16 de agosto de 2017


DEL OTRO LADO DEL ESPEJO

*
Las calles permanecen solitarias
en este mes de agosto tan sombrío
mientras suena la música lejana
de las fiestas del verano.

Respiro sin saber adónde voy
y contemplo la ría con sus barcos,
mientras la noche cae
con reflejos de árboles
que parecen fantasmas en lo oscuro.

Me pregunto si todo es un teatro
y sigo caminando por el muelle
al tiempo que las nubes toman formas
de animales fantásticos.

Los días ya se acortan...
Las luces del crepúsculo se adueñan del entorno
como si fuesen almas extraviadas
que regresan
del otro lado del espejo.


Ana Muela Sopeña

martes, 15 de agosto de 2017


VISIONES

*
La soledad se oculta con la luz
que clandestina guarda los secretos
del aislamiento amargo entre las sombras.

Los gestos aparentes son teatro
del instante absorbido por el Eros
del reloj del amparo.

Todo vuelve a su centro cada noche
antes de que los hombres se delaten
con la impresión del mundo.

El eco es privilegio de los ángeles
que contentos descienden por el túnel
de la ilusión del sueño.

Hay cenizas en todos los rincones
que recuerdan las sogas más estériles
en el vértigo ácido del tiempo.

La belleza de un círculo de besos
es lo que me mantiene sumergida
en la imagen del agua.

A veces ya no sirven las palabras,
entre susurros vuelan jeroglíficos
que se abren en el orbe a nuevas rutas.

La utopía prosigue su camino
a pesar de lo oscuro custodiado
por los lobos del Ártico.

El planeta se anega en el silencio
y baja ciegamente a través de rituales
por una espiral negra de demonios.

Pero los seres águilas de eones
mantienen en el pulso de lo cuántico
la radiancia sumida en el genoma.

El amor es un código de letras
que duermen escondidas en las grutas
más allá del abismo.

Imagino recuerdos
en visiones de luna entrelazadas
a un árbol de promesas compartidas.


Ana Muela Sopeña

domingo, 13 de agosto de 2017


EN LA SOMBRA DE UN MUNDO ABANDONADO

*
A Manuel Martínez Barcia,
amigo poeta que nos dejó hace dos años (3-11-1952 / 13-8-2015)


Las Perseidas recuerdan tu partida
en los días más cálidos de agosto.
Después todo fue frío
en la sombra de un mundo abandonado.
Aridez de la vida cuando el alma
se extravía en las pérdidas.
Amigo embrujador, en la memoria
me dejaste una estela de recuerdos.


Ana Muela Sopeña

INTEGRIDAD

*
A Fernando Sabido, gran amigo y poeta (28-8-1950 / 2-7-2017)

Grita la herida
en los ojos del mundo.
Desolación.
La esperanza se mueve
mientras despierta el Hombre.

Quedan opciones:
cada niño que nace
es un Humano.
La integridad del sueño
oculto en mitocondrias.


Ana Muela Sopeña

sábado, 12 de agosto de 2017


SUBREPTICIAMENTE

*
A Fernando Sabido, gran poeta y amigo (28-8-1950 / 2-7-2017)


La muerte
inesperada
llegó
sin avisar
y
subrepticiamente
se hizo un hueco
en tu oído
para llevarte
preso
al confín
del abismo.

Pediste algo de tiempo
en mitad de la noche,
un instante de paz
más allá de la sombra...
pero tu cruel destino
se hizo pronto de arena.

El instinto del verso te cortejó sin pánico
en la niebla del bosque, entre sus sortilegios.
Un sonido de tierra abandonó una lágrima.

La lluvia te marcó con sus horas de sueño en la ciudad dormida
con pájaros de agua sin miedo a los desastres,
como un
d
e
s
l
u
m
b
r
a
m
i
e
n
t
o.


Ana Muela Sopeña

viernes, 11 de agosto de 2017


EN LA LUZ

*
A Fernando Sabido, In Memoriam...

Nunca más el verano fue tan frío,
como losa de hielo en los jardines
de un lugar sumergido en el destierro.

En la luz de los versos habitabas
con el sigilo amable de los grandes.

Te envolvió la belleza de la vida
y el pulso silencioso de la magia
en las noches ocultas por el viento
de la verdad sin máscaras.

La tristeza me ha hecho recordar
nuestras charlas abiertas, sin disfraces.

Me he quedado sin aire al enterarme
de tu partida inmersa en el misterio.

Huérfana queda, con heridas,
la memoria del mundo.

Viuda la poesía guarda luto
por esta despedida inesperada.

Consagrado a las letras, los amigos,
y la esencia sin tiempo.
Las palabras, metáforas,
y la respiración de lo inefable.

Danza sobre los cuásares tu espíritu
en mitad de las sílabas eonarias
de los poetas niños con sus ángeles.


Ana Muela Sopeña




_____________________________________________








Fernando Sabido Sánchez nació en Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba, España), el 28 de agosto de 1950. Murió en Alcalá de Henares (Madrid, España), el 2 de julio de 2017, a los 66 años. Vivió por y para la poesía. Poeta, pintor abstracto y editor se consagró a la creación artística y a la divulgación de la poesía.


Dejó una antología poética universal impresionante.


Amigo de sus amigos, hospitalario, solidario y comprometido, vivió intensamente la vida con pasión y generosidad.


-Sus poemas han sido traducidos al Inglés, Italiano, Francés, Portugués, Hebreo, Búlgaro, Rumano, Catalán, Croata y Árabe

Sitio web personal:

http://fernando-sabido.​blogspot.com/


Antología Poetas Siglo XXI:
http://poetassigloveintiuno.blogspot.com


Poesía Solidaria
http://www.poesiasolidariadelmundo.com



Obras

Poemarios:

-El paso del tiempo
-Las diosas esconden su sexo detrás de la Luna
-Vivencias, ficciones y algún matiz utópico
-La muerte siempre culmina su trabajo
-España, Monarquía Católica Bananera, Sociedad Limitada

-El ojo del ciego
-En el nombre de la infamia


Antologías como autor:

-Autor de Antología de la Poesía Mundial con 20.237 poetas
-Autor de Antología de Poetas Andaluces con 2.221 poetas
-Antología de 50 Poetas de Castilla-León

Antologías del mundo que incluyen sus poemas:

-World Poetry 2010
-Antología Poetas del 15-M
-Antología “Uni-versos para Somalia
-Antología Escritores Solidarios: Una Navidad, Un Niño, Un Libro.
-Arte Poética: Antología de la Poesía Universal de El Salvador
-Biblioteca Digital Siglo XXI

-Revistas y Periódicos Literarios de todo el mundo
han publicado sus poemas

domingo, 16 de julio de 2017


TU RISA

*
Sonríes a distancia
desde el otro lado de la calle
y te recibo alegre y silenciosa
como una gata en celo.

Me abrazas mientras cruzas el semáforo
y te conecto pronto con el centro
de todo lo que existe en la ciudad.

Tu risa es pasaporte a las estrellas
donde todo es un mundo de origami.
Las horas son de niebla.

Te miro sin rozarte mientas veo
tu energía sutil
en las aceras.

La urbe late al ritmo
de la nostalgia apátrida.

Abrimos nuestros labios con los pájaros
que vuelan en las tardes del estío
trayendo los sonidos desde el sur...


Ana Muela Sopeña

martes, 11 de julio de 2017


MUNDO SIBARITA

*
El tiempo compartido es lo que me une
al mundo sibarita del ensueño.


Ana Muela Sopeña

EL SILENCIO DORMIDO

*
El silencio dormido entre las hojas
me libera de culpas y reproches
ocultos en la vida cotidiana.

Cuando no escucho nada salvo a un pájaro
entiendo que existir es sólo eso,
recostarse en lo eterno, sin codicia,
y respirar despacio con la luz...


Ana Muela Sopeña

SIBARI

*
Me atas con las cuerdas del hechizo
en mitad de la bruma
de una ciudad que late silenciosa
como un gato errabundo.

Te ato con el dulce sortilegio
de los besos robados a la sangre
que pulsa con instintos casi vírgenes,
en la ilusión del sueño.


Ana Muela Sopeña

domingo, 9 de julio de 2017


TRANCE

*
La pasión nos desborda cada tarde
en los pliegues abiertos de la piel,
la sal de las marismas y un volcán
aceptando lo oscuro en sacrificio.

Los jadeos son parte del Big Bang
arrancado a la historia más etérea
del camino del orbe.

Al llegar a la cumbre, los latidos
parecen el encuentro con la magia
de la inocencia pura, sin lascivia,
o la perversidad del inframundo.

Como ángeles caídos
nuestros cuerpos
revientan de placer y de lujuria
en la luz del instante más atávico.

La nieve nos transforma
en seres sombra
plenos de sutileza
en las noches heladas.

Tu boca me secciona como un fruto
mientras susurro el trance de la luna.

Amo cada centímetro de ti,
lo que te hace ancestral rendido al tótem
de la diosa dormida en laberintos.

Espirales de orgasmos nos sostienen
en la cuenta hacia atrás de supernovas,
esa que nos robaron en la infancia.

Adoro de tu ser
la sed antigua:
bebes agradecido los secretos
ocultos en cavernas, con los mitos.

La danza en sincronía es una grieta
que surge colosal entre miradas,
más allá del abismo de la rosa
sumergida en el numen del pasado.

Todo me habla de ti, de tu dureza,
vulnerabilidad en el gran sueño
que reside en las horas del destino.

Adoro esos momentos soterrados
en la herida del tiempo
que nos permiten ser los elegidos,
por un azar sin culpas,
en árboles de abrazos y de roces,
más allá de los hábitos
que transmutan el hambre en amor cósmico.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 21 de junio de 2017

lunes, 12 de junio de 2017


JUGANDO A LA RAYUELA

*
La ausencia es como un ángel escondido
en la ciudad de sombra
que pugna por salir de su rincón
jugando a la rayuela.

Cuando se oyen los pasos a lo lejos
todo parece luz de irrealidad
y la sustancia palpa en el vacío
las callejuelas sórdidas con lluvia.

El instinto del agua se transmuta
en belleza de mundos inconscientes
como la evanescencia del amor.

Las estatuas desnudas en las plazas
saben de los adioses tan callados
que se quedan flotando en un ambiente
de suburbios dormidos.

Los recuerdos aceptan las imágenes
archivadas en álbumes de piel:
fotografías sepia y blanco y negro
que nunca morirán en la memoria.

Tu rostro sumergido en el silencio
abraza los crepúsculos de arena
y percibe el misterio entre los árboles
bajo nubes dispersas por el tiempo.

Tu mirada perdida en horizontes
construye la utopía de un futuro
lleno de los secretos de las piedras.

El deseo amarrado en la distancia
se parece a la ley de los opuestos
que buscan sin cesar el equilibrio
en el abismo de los sueños.


Ana Muela Sopeña

domingo, 11 de junio de 2017


DE NAUFRAGIOS

*
A Mercedes Ridocci a la muerte de su madre


Las estrellas rompieron su silencio
en las horas extrañas de la vida.
Majestuosas fueron sólo luz
incardinada en mundos que habitar.
Todo desde las sombras como un pulso
entremezclado con la noche
marchitó la armonía del reloj.

Y el tiempo se hizo cueva, túnel, árbol
para velar el sueño de la muerte.

Después vino la rosa del dolor,
una lágrima herida en el exilio
y una nostalgia llena de naufragios.

Las horas escondidas en la tierra
se han convertido en bruma
en la estación del hambre.


Ana Muela Sopeña

OM

*
A Carmen Pla

El sonido del mundo puede ser
el caos de las galaxias
o el equilibrio abierto del silencio.

Los astros giran llenos de armonía
en el universo sideral.

El sonido del orbe nos ayuda
a no perder el norte.

En los sueños los mantras
contienen nuestros miedos ancestrales.

Los meditadores en la noche
entonan sin descanso
la sílaba sagrada de la paz.

El OM cura en la Tierra
el pánico grupal
y los humanos quedan
envueltos en la luz de Aldebarán.


Ana Muela Sopeña

martes, 30 de mayo de 2017


UNIVERSOS DULCES

*
Te veo entre la niebla
más allá de la lluvia,
en la soledad de los semáforos.
Avanzas quietamente caminando
y besas el umbral de los suburbios.
Todo me habla de ti
en las plazas apátridas.

Desconfías
de esta ciudad de vértigo.
Extrañas la visión desde tejados
y el humo de los coches de otro tiempo.

Los termómetros suben sin parar,
el calor nos derrite hasta los huesos.

Nos unimos despacio en universos dulces,
en las lánguidas tardes
de un calendario sin heridas...


Ana Muela Sopeña

lunes, 22 de mayo de 2017


SUBURBIOS EN LA BRUMA

*
A Ramón Ataz


Bebiste de la vida a borbotones
en sórdida respuesta a la pregunta
del silencio en la sombra.

Suburbios en la bruma
dibujaron tus calles.

Las farolas nocturnas susurraron
a través de tejados
y oscuras avenidas.

Un pájaro de agua se hizo cómplice
de tu exilio en el tiempo del naufragio.


Ana Muela Sopeña

MÁSCARAS DE LUNA

*
A Blanca Sandino

En el juego de luz de tu recuerdo
un animal marino te hace sombra
en mitad de la niebla.

Vibración en los barcos
con humedad de lluvia.

Presagios de isobaras en el mar
por máscaras de luna
presidiendo la noche.

Tus palabras se quedan para siempre
vagando en el crepúsculo infinito.


Ana Muela Sopeña

DEVENIR

*
Muere un niño de frío y abandono
en playas que se ocultan de tristezas.

Al mismo tiempo vivo entre tus besos
en las tardes amadas de crepúsculos.

Una chica golpeada sufre bullying.

Tú me proteges siempre
del maltrato del orbe en mi piel híbrida.

Entran cuchillos negros en la herida
del cuerpo del planeta y las mujeres
yacen entre la bruma, despreciadas.

Descubro que tu aliento es mi destino
mientras tus manos saben de mi sombra.

Caen misiles en zonas del Pacífico
y seguimos pasivos, a la espera
de que el mundo se rompa por Nibiru.

Continuamos el trazo evolutivo
de galaxias que surcan universos.

Despertamos del sueño
en otro sueño
mientras la mariposa
permite a la crisálida volar
en la luz escondida de los códigos.


Ana Muela Sopeña

jueves, 11 de mayo de 2017


SEÑALES

*
También hay una luz frente a la sombra
gracias a los efectos de lo dual
anterior a la herida más antigua.

A veces ya no vemos lo evidente,
la belleza escondida de la grieta
en tramos de la historia aún no escrita.

La garantía alada de la unión
ya no habita en los mitos del gran sueño
adormilado en cuerpos sin estrellas.

Tenemos el gran tiempo en nuestro cáliz
asustado con verbos enemigos,
arenas de un espejo del ayer.

Gateamos con pánico en la sangre
a gritos sepultados en imágenes
de cuentos sumergidos en la luna.

La gruta del dolor no tiene límites
y tiembla en la distancia sin consuelo,
turbio como las almas extraviadas.

Tigres entre la bruma nos avisan
al alba de siluetas de otros entes
taimados como el agua de los pozos.

Tan sólo nuestro espíritu de fuego
atraviese los muros del silencio
guardado en los enigmas de los códigos.


Ana Muela Sopeña

SINCRONÍA

*
Respiración.
Sincronía
de
mundos.
Complicidad.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 3 de mayo de 2017


DISPERSIÓN

*
La luz es el inicio de las cosas
más allá de la sombra y de sus límites.
La dispersión de niebla por el mundo
nos hace no ver nada.
Pensar que una gran guerra es una opción
simplemente es locura, caos, disturbio.

Los sabios yacen gélidos
escondidos en cuevas, con mordazas.
Cada día es un cúmulo de errores
que lleva por la senda de la muerte.
Cuando llega la noche
el silencio no habita en nuestras almas,
sino palabrería de los medios,
los whatsapps, los e-mails y los periódicos,
las redes, las llamadas, Internet...
Palabras y vocablos que se pierden
en una marabunta de caos líquido
para oficializar el odio antiguo.

En mitad de la bruma deberíamos
apagar los teléfonos, la radio,
las tablets, los PCs, televisores,
los discursos vacíos con su pánico
y proyectar al aire unos segundos
el amor a la vida, el gran milagro...


Ana Muela Sopeña

miércoles, 26 de abril de 2017


PRIPYAT

*
Fotos abandonadas en los pisos,
y juguetes de niños, ropa, objetos.
Todo quedó danzando entre la niebla
como si nunca antes
hubiera pertenecido
a los moradores de Pripyat.

Hay moho con los hongos y las plantas
que han crecido sin límite
gracias a la humedad de los días de lluvia
o de la nieve derretida...

Un parque de atracciones
fantasma, restaurantes,
las salas de gimnasios, las escuelas.

La vida se paró en esta ciudad.
Todo ha permanecido, solitario,
deshabitado siempre...
recordando a los hombres
el posible destino
causado por desastres nucleares
o por guerras atómicas...

La ciudad laberíntica quedó
vacía como el alma del humano
que sigue sin ver nada...


Ana Muela Sopeña

POEMAS SOBRE CHERNOBYL

POEMAS SOBRE CHERNOBYL

martes, 25 de abril de 2017


FAROLAS EN LA NOCHE

*
Nuestras calles se llenan de los besos
que viven en el agua.
Los árboles son siempre los aliados
de las miradas suaves.

El viento entre la lluvia nos redime
de todas las heridas ancestrales
que llevamos muy dentro de la piel.

Vemos grúas ancladas
en un paisaje gris y ceniciento.

Nuestras huellas parecen otras huellas
que saben las aceras casi iguales
al amor sin secretos.

Semáforos en verde nos esperan
más allá de la sangre y sus enigmas.

Farolas en la noche
alumbran nuestros pasos
en el límite único
del silencio dormido entre las sombras.


Ana Muela Sopeña

domingo, 23 de abril de 2017


EL NIÑO

*
Cada niño que nace es especial,
de pronto el niño crece hasta ser nadie.
Se convierte en adulto y es mediocre.
Le dicen que su sueño es un delito,
que el brillo de sus ojos está mal,
que debe comportarse como todos,
casi ser un clonado de la masa.
Y llega a ser adulto, siendo nada.
Y se siente un "ser nadie" y va muriendo.
¿En qué momento el niño pierde el código
de la estrella brillante de su alma?

Cada impulso genuino es reprimido,
cada instante creativo es olvidado.
Sólo quieren que cumpla los dictados
del poder invisible de la sombra.
Que sea un tornillo de metal
del engranaje extraño de la máquina
que fagocita a todos con sus fauces,
para apagar el pulso de lo único...

Cada niño que nace es especial,
de pronto el niño crece hasta ser alguien.
Se convierte en adulto, es un milagro.
Le dicen que su sueño es bienvenido,
que el fulgor de sus ojos está bien,
que se comporte siempre como es
para ser un genoma irrepetible.
Y llega a ser adulto, siendo todo.
Y se siente completo y va viviendo.
¿En qué momento el niño gana el código
de la estrella brillante de su alma?

Cada impulso genuino es apoyado,
cada instante creativo es un recuerdo.
Sólo quiere cumplir su gran misión
del amor invisible de la luz.
Convertirse en creador de sincronía,
como un fractal perfecto en la galaxia,
para encender el centro del Aleph...


Ana Muela Sopeña

sábado, 22 de abril de 2017


FELINOS

*
El jaguar en silencio está en la sombra
y aguarda las respuestas
que yacen escondidas
en el corazón de la obsidiana.

Un tigre oculto sueña
con el pulso suicida de este mundo.

La pantera no puede sollozar,
camina lentamente entre las piedras para encontrar la llave
de la supervivencia de la especie.

Una leona espera la señal
para buscar las claves y los códigos
que habitan en los cofres de esta crisis.


Ana Muela Sopeña

DOS CAMINOS

*
El misterio del tiempo es como el agua
que cae y luego vuelve a ser más lluvia.

La historia se repite ciegamente
y no en forma lineal.
Los círculos se van intersectando
en la oculta matriz
de un sueño gobernado por el pánico.

Ahora hay dos caminos en la Tierra:
el cumplimiento estéril del libro de los libros
con sus profecías milenarias
o
la apertura de la puerta
para que todo siga respirando
en la espiral del mundo y su visión...


Ana Muela Sopeña

viernes, 7 de abril de 2017


ALGUIEN RESPIRA DENTRO DE UNA GRUTA

*
A María Jesús Mingot, a propósito de su poemario "Aliento de luz"



La nevada ha dejado entre las calles
la sustancia del miedo,
tejida en la belleza con la lluvia.

Alguien respira dentro de una gruta
a intervalos ocultos,
mientras la infancia late como un lienzo
en los círculos áureos de la muerte,
en la ciudad dormida.

El tiempo se hace lento
sobre la tierra húmeda.

Un aguacero suave en el alba dorada
mientras las gotas híbridas
desvelan la memoria.

La mente del planeta es como el polvo,
esconde el esplendor en su secreto.

Entre la sombra el mundo de la luz
y el agua palpitando en las raíces.

El cuerpo de la herida yace cálido
con la lengua que busca las palabras,
al tiempo que la mano
se abre hacia la sed de un jeroglífico.

La matriz de la vida es la respuesta
que pulsa entre los hilos de la historia.

El tacto creativo se sumerge
en el aire desnudo de una estatua.

Al mirar muy despacio el horizonte
se contempla un crepúsculo de mar:
el gozo de la noche y sus cenizas
albergando el olvido y su silencio.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 5 de abril de 2017


ENTRE LAS BASURAS

*
La mujer invisible
anda entre las basuras,
busca en contenedores
algo para comer.

También mira los restos entre muebles
por si en algún cajón
hay algo para usar o revender.

La mujer invisible
deambula con su carro
por la ciudad que olvida
a los desposeídos.

Nadie sabe su nombre
y perdió el apellido en un desahucio.

Nadie la mira ahora
y ella no mira a nadie.

Ella sabe que existe
aunque para este mundo
ella se ha convertido en una sombra
que nunca volverá a tener un sitio
donde poder ser alguien.


Ana Muela Sopeña

sábado, 1 de abril de 2017


AMIGOS PECULIARES

*
Los gatos callejeros merodean
por las calles de noche, sin un dueño.

Cuando llueve se buscan escondites:
debajo de los coches o en un muro,
detrás de matorrales
o al lado de una verja con arbustos.

En las tardes tranquilas,
a veces miro a uno
que parece un maestro de la vida.
Tiene el pelaje gris con unas rayas
y contempla la acera muy despacio
como si habitara otro mundo.

Cuando vibran nostalgias
por la ciudad desnuda
estos amigos suaves, peculiares,
absorben en sus ojos cualquier pena
y sanan el ambiente
con su respiración fuera del tiempo.


Ana Muela Sopeña

miércoles, 29 de marzo de 2017


HOMBRE INVISIBLE

*
El hombre invisible
apareció en el tiempo de la luz,
desnudo, sumergido en su sueño.

Inundado de agua
en la cámara oculta se veía
un hechizo algo denso,
antiguo como las sombras de la Tierra.

Su elección fue cortar con el conjuro
y sentir el placer de este planeta
alumbrando el secreto de lo místico.


Ana Muela Sopeña

martes, 28 de marzo de 2017


ESCONDIDA EN LOS MUROS

*
La ciudad se ha vestido de silencio.
Ahora la belleza está de luto,
escondida en los muros
del frío cementerio.

Una mujer anónima en su sueño
percibe entre los árboles lo oculto
envuelto en las raíces y en el humo
y presiente en el aire antiguos miedos.

En el camino mira a un gran lobo
que parece retarle
en mitad de las horas.

Contempla fijamente con sus ojos
y advierte cómo arde
la realidad de sombras.


Ana Muela Sopeña

domingo, 26 de marzo de 2017


PENUMBRA

*
La lluvia nos miraba melancólica
desde la habitación en la penumbra.

Allí vimos las calles y sus ecos
por aquella ventana tan altiva.

Contemplamos el cuarto,
un espejo con marco de metal.
Las figuritas suaves
de una porcelana delicada,
los recuerdos de viajes,
los detalles preciosos
en las estanterías de los sueños.

El ambiente era imagen de utopía.

Todo se refugiaba
en las cuatro paredes de aquel piso.

Una alfombra pequeña,
un ánfora con flores de papel,
caramelos de menta...

La ciudad se llenó de nuestros cuerpos
mientras los whatsapps mudos
nos entraban
y no hacíamos caso...

Las horas nos cubrieron de belleza
con la respiración entrecortada
y nuestras bocas juntas en un beso.

Las historias se hicieron peculiares
en medio del amor y de la risa...

Todo se fue adaptando a nuestro ritmo
y en mitad de la tarde
la narración se hizo
infinita...


Ana Muela Sopeña

martes, 21 de marzo de 2017


DIECISIETE TANKAS

*
Juegos de niños
en las tardes veladas.
Ensoñación.
A lo lejos un barco
que recuerda la infancia.

Un autobús
se dibuja en la niebla,
sobre el asfalto.
Transeúntes con prisa
escapan de la nada.

La luna roja
somnolienta en su hogar.
Contemplación.
La sombra del crepúsculo
sobre la playa fría.

Iridiscencia
sobre las olas blancas.
Salitre y luz.
La belleza del agua,
gaviotas en el mar.

Ondas, reflejos,
la llovizna sin horas
bajo las nubes.
Nostalgia de otro tiempo
en las huellas de arena.

La luz del álbum,
relámpagos dormidos
en la tormenta.
Los truenos con la lluvia,
sonidos primitivos.

Oscuridad:
por las calles los gatos,
también la luna.
Edificios con niebla,
un carillón lejano.

Suaves nenúfares,
estanque de los sueños.
Melancolía.
Imágenes plasmadas
en postales sin sellos.

Alas de ángeles
que vuelan en la noche.
Una oración.
Más allá de la sombra
inspiración de agua.

Dunas muy quietas
en la distancia cálida.
Rumor de fuentes.
Respiración del mundo
sobre heridas antiguas.

Alma del viento,
plegaria consentida.
Exilio lúdico.
La música de ámbar
en ánforas desnudas.

Ave nocturna
en la rama de un árbol.
Escarcha y nieve.
El tiempo del invierno,
un mirlo en el jardín.

Gasas de seda
sobre cuerpos muy jóvenes.
Iniciación.
Los ojos inocentes
velando la maldad.

Un búho blanco
sobre un tronco de fuego.
Contemplación.
Imágenes amadas,
siluetas en el bosque.

Imantación
magnetismo de tierra.
Una plegaria.
Los amantes no saben
que el amor es efímero.

Árbol del tiempo
más allá de los límites
de creación.
La línea de la vida,
el hilo de la alquimia.

Realización
a lo largo de años.
Letras de magia.
El instinto del aire
en medio de la pérdida.


Ana Muela Sopeña

AZUL DE AGUA

*
Te doy confort
en mi árbol de nube
azul de agua.
Me quedo con el álbum,
oraciones en vuelo.


Ana Muela Sopeña

BELLEZA LÁNGUIDA

*
Belleza lánguida
en las calles de lluvia.
Inspiración.


Ana Muela Sopeña

SEMÁFOROS

*
La noche se presiente silenciosa
más allá de las calles solitarias,
en los escaparates de las tiendas,
en semáforos ámbar que no esperan.

La tristeza es espejo de las almas
en las esquinas frías de la urbe
donde no caben lágrimas oscuras,
sólo un tren de nostalgias compartidas.


Ana Muela Sopeña

lunes, 20 de marzo de 2017


CRYSTALLIZE

*
El frío inunda todo,
la soledad de grutas
que llaman desde siempre
con la voz de los sueños.
Un pasadizo estrecho
con hielo de ultratumba.
La música resuena
con las estalactitas congeladas.
La luz es una herida
donde la grieta oscura
acecha por las noches
entre lobos y piedras.
Un resplandor brillante aparece en imágenes
de sombras y sonidos.
La nieve me rodea
como máscara blanca de la sangre
entre ruidos dispersos por el tiempo.


Ana Muela Sopeña

_________________________


Este poema está inspirado en el vídeo Crystallize de la violinista Lindsey Stirling:
https://www.youtube.com/watch?v=aHjpOzsQ9YI