martes, 22 de julio de 2008

CRIPTOGRAMAS

*
He detectado en el silencio de la noche
la luz antigua que me espera desde siglos,
en obsidianas del hechizo de las aguas
hacia el olvido de memoria en el cristal.

Mis ojos miran criptogramas ancestrales
en lenguas muertas o alfabetos no latinos
y se extasían por secretos tan ocultos,
ya que el saber es la alegría de la mente.

He vislumbrado en el crepúsculo rojizo
la intensidad del viento hermano de las rosas,
entre mi piel que con semillas ya se expande.

He contemplado las visiones de la aurora
que me despiertan la armonía de lo cósmico,
mientras recuerdo mi misión en esta Tierra.


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

victor luis dijo...

Conecto mucho con este tipo de poesía tuya, Ana. No solo por su belleza indiscutible, si no también por su ángulo de visión cósmico/total, ángulos de unicidad.
Entras en esencias que aparentemente sólo son intuibles. Digo aparentemente, porque hay momentos puntuales que son mucho más que intuiciones. Y tú los describes divinamente.
Un placer seguirte en tus caminos.
Un beso.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Víctor, por dejarme tu positiva opinión.

Un abrazo grande
Ana