miércoles, 2 de julio de 2008

DEBERÍA RAPTARTE

*
Debería raptarte,
introducirte en una playa abierta,
con algas entre espuma de silencio.

Y allí despedazarte con mis manos,
por tu crueldad extrema y sibilina.

Pero no, no lo haré...

Te dejo libre, amor,
ya nada es
importante en mi rumbo sin destino.

Te regalo la ruptura de los lazos
que nos unieron en poemas de Calíope.


Ana Muela Sopeña

12 comentarios:

Isidoro dijo...

Es el mejor regalo que se debe hacer a la persona que se ama...la libertad,esencia misma del amor...
Besos,amiga.

Rosalia Linde dijo...

Ana, estoy de acuerdo con Isidoro. Me ha encantado tu poema. Un beso fuerte.

Rosalía

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Isidoro, por pasar por este poema y brindarme tu opinión.

Un beso
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Rosalía, por navegar por mi espacio.

Un beso fuerte
Ana

Manuel dijo...

¡Con dos ovarios!, o como se diga...

Exaltas mi instinto más primitivo de pasión y libertad, Ana, incluso en la espuma del silencio.

Eres muy grande, y muy poeta.


Un beso,
Abraham

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Manuel, la pasión que hay en mí es desbordante. Por la vida, por el amor y por la poesía. Supongo que eso se nota...

Un beso
Ana

victor vergara valencia dijo...

Mucha belleza, Ana.
Responder al dolor es de humanos, pero ahí es donde se ve el alma de poeta.

Un beso de admiración.

Ana dijo...

Hola Ana!
Estoy de acuerdo con todos los comentarios, sobre todo con que la "libertad" es el mejor regalo para el que ama y un acto de madurez. Pero es una de las cosas más dolorosas que pueden existir, por lo menos para mí. Me duele solo de pensarlo.

Sigue así, besos!

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Víctor, por pasar y dejarme tus preciosas palabras que yo aprecio sinceramente.

Un beso
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Ana, por tus palabras.

Un beso
Ana

Óscar Distéfano dijo...

Este poema duele, y mucho. El desamor se manifiesta trascendiendo la vulgaridad, para alcanzar la conciencia del amor acontecido dentro de la irreversible realidad. Es uno de los poemas de más cruda sinceridad que te he leído.

Un saludo con mi admiración de siempre.
Óscar

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Óscar, me encanta que te haya gustado. Es una alegría encontrarte en mi espacio.

Un beso
Ana