domingo, 9 de mayo de 2010

FRÍO ICEBERG

*
La estrella de la luz se fue apagando
por el frío iceberg que me ofreciste,
por las palabras hielo,
por las frases ansiadas nunca dichas,
por todos esos meses sin respuesta,
por todas mis llamadas sin tu voz,
por la distancia abierta de la luna,
por tu dificultad para entregarte.

Lo divino en nosotros se extinguió
y ya sólo me habita en tu regazo
el olvido perpetuo de tu nombre.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

Maria Lua dijo...

Bellísimo poema, querida Ana!
Tu blog es mágico...
te extraño, amiga...
Besos, con cariño
Maria Lua

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, María Lua, por pasar y dejar tus bellas palabras.

Un beso enorme
Ana

Álvaro Ancona dijo...

Ta mando un abrazo tan cálido, que derretirá los icebergs.

Álvaro

Ana Muela Sopeña dijo...

Álvaro, es un placer verte entre mis versos.

Un abrazo enorme
Ana