martes, 4 de mayo de 2010

RAYUELA

*
La hojarasca de la vida
en las sombras del espejo
se detiene en la belleza
contenida en semisueño.
Las muchachas que deambulan
juegan a rayuela en ecos
de la lluvia entre las piedras
que en los charcos son reflejo.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

Julio dijo...

Tan conciso y hermoso como el recuerdo; el mío, recuerdo de rayuela, canicas y guá, trompo, pídola y manro, entre otros...
Salud.

Ana Muela Sopeña dijo...

Julio, es un placer verte por aquí, amigo.

Un abrazo fuerte
Ana

Pere Bessó dijo...

de niño jugaba con mis tres primas al sambori, modalidad de la rayuela. Ellas fueron mis pedagogas del erotismo infantil de los juegos ingenuos: Conchín,Angelines y Maribel. Ana, tu poema me ha llevado incidentalmente a la necesidad de rendirles homenaje.

Ana Muela Sopeña dijo...

Pere, es hermoso encontrarte entre mis versos.

Un beso
Ana