domingo, 9 de mayo de 2010

REGISTRO AKÁSHICO

*
La poesía es madre de la Tierra
en su visión de un mundo subacuático.

Las piedras en la arena de las playas
se tornan talismanes de secretos,
en la ola se duermen con las sombras
y despiertan con rayos y relámpagos.

Las sílabas del mar suenan lejanas
en los espejos áureos
que permiten penumbras oceánicas
en los susurros suaves de la especie.

La poesía es madre de las Aguas,
descansa con su música en las letras
que provienen de púlsares divinos
en la extinción del átomo creador.

Las palabras de todos los poetas
se mueven por el aire como enjambres,
para soñar con utopías
que existen desde tiempo inmemorial
en el Registro Akáshico del alba.


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Lisola dijo...

Querida Ana. Por fin una mañana de Domingo tranquila. Por fin puedo pasear por aquí y leer con absoluto placer tus poemas. Mi cariño siempre.

Lisola

Ana Muela Sopeña dijo...

Lisola, gracias por pasar.

Un beso con cariño
Ana