martes, 4 de mayo de 2010

RELACIONES VIRTUALES

*
.....Todos se conocen, pero nadie se mira. Los contactos se multiplican velozmente. Todo parece posible, menos la intimidad y la confianza. El intercambio de bits es tan rápido que es improbable que alguien parezca especial. Todos son valorados por su nombre, fotografía y estatus. No existe la vibración. Al principio podría dar vértigo, pero con el paso del tiempo cada conexión es como una masa informe igual que las demás. Líquido, masa, peso, densidad. Aleaciones numéricas en el foso del olvido. Un sin fin de e-mails en la bandeja de entrada. Luego una tecla elimina los correos y ya no se recuerdan. Es la oportunidad de nuestro tiempo. Es la extrañeza del instante que no deja huella. Más allá de los bits hay alguien gritando y buscando que se ofrece como producto y es devorado como producto. Todos queremos otra cosa. Pero las redes lo invaden todo. Chats, redes, buscadores de amigos, de amantes o de parejas. Como un Alien que nos fagocita o al menos lo intenta. Pero hay más... Y a eso sólo se llega con la mirada atenta y sin prisa. Todos somos especiales si se nos concede atención. Más de un segundo, más de un minuto, más de una hora, más de unos meses. Atención para indagar en el secreto...
*
*
Ana Muela Sopeña

8 comentarios:

Adolfo González dijo...

Yo me salí del facebook ese porque recibía constantemente e-mails que creo se enviaban automáticos. Ni siquiera recuerdo cómo había llegado a registrarme en tal sitio, pero es falso, no me gusta y ya no estoy ahí. Y ya no sólo es el facebook, sino el tuenti y no sé qué más. Con lo asilvestrado que soy yo para los ordenadores, bastante hago con manejar las herramientas de mi blog. Me muevo con soltura por Internet desde hace 3 años y ya me ha dado tiempo a ver que sólo me interesa para ir encontrando cosas que se puedan leer. Lo demás, bah. Un abrazo grandemente cariñoso hasta tus tierras.

Ana Muela Sopeña dijo...

Cada persona tiene una experiencia distinta en ese terreno. Yo no me quejo, pero veo que es todo demasiado fagocitador.

Un beso
Ana

perfecto herrera ramos dijo...

Es el mal de nuestro tiempo. Todo, de pronto, al instante. Todo se usa y se tira. La prisa y el amplio espacio no da tiempo para hacer descansar la pupila.
En fin, me parece una reflexión muy interesantemente planteada, y muy oportuna para este tiempo que nos ha tocado vivir.

Un abrazo, Ana.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Perfecto, por pasar y dejar tu huella.

Un beso enorme
Ana

J.J. Lunar dijo...

A veces, amiga Ana, eso es precisamente un beneficio buscado (No la velocidad, que exige una capacidad de asimilación que pocos tienen, sino el escudo blanco del plasma cuando no se quiere ser indagado en las parcelas íntimas).
Lo malo, es que la misma herramienta que sirve para unas cosas sirve para las contrarias y establecerse, es lo complicado.
Pero una cosa es cierta: Con mayor o menor proximidad las almas remotas se encuentran y convergen (A veces, se espera demasiado y no resulta una buena experiencia, pero la misma velocidad que lo hizo posible lo resuelve) y eso ya es mucho.


Interesante reflexión nos dejas, compañera.

Recibe un abrazo,

Juanjo

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Juanjo, por detenerte a leer y dejar tu reflexión.

Un abrazo
Ana

ELISA GOLOTT dijo...

El mail
(Elisa Golott-2008)

"...en la rutina de borrar tus constantes correos, no me percaté el que tenía como "asunto : adios".
Cuando a los meses después revisé los eliminados me dí cuenta que te despedías no tan solo de mí, si no que de la vida.
Mañana te llevo flores al cementerio"

Un beso Anita, Elisa

Ana Muela Sopeña dijo...

Hermoso texto, Elisa.

Un beso, amiga
Ana