domingo, 2 de mayo de 2010

UNA MUJER ME ESPÍA

*
.....Una mujer me espía desde su esfera gris, en su ventana. La miro y no me mira, me sonríe y me escapo por laberintos negros de fractales. El humo no permite contemplar la orfandad entre la niebla. Las chimeneas alzan su temblor sobre las consonantes de la herida. Una mujer me espía y descubro que ella está soñando que me espía en mi sueño. Yo soy la otra convencida en su silencio de querer impactar desde lo anónimo.
*
*
Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

Pere Bessó dijo...

Querida Ana: simplemente extaordinaria la fotografía y el poema.
Destaco:
"El humo no permite contemplar la orfandad entre la niebla. Las chimeneas alzan su temblor sobre las consonantes de la herida"...

André Cruchaga

André Cruchaga dijo...

Un error, trabajando el blog de Pere, hice el comentario, por eso al principio aparece el nombre del poeta. Pero igual, el maestro diría algo parecido a esta joya de tu composición.
Te dejo de nuevo el mensaje:
Querida Ana: simplemente extaordinaria la fotografía y el poema.
Destaco:
"El humo no permite contemplar la orfandad entre la niebla. Las chimeneas alzan su temblor sobre las consonantes de la herida"...

André Cruchaga

Ana Muela Sopeña dijo...

André, es un honor tu paso por mi blog. Me alegra que el poema en forma de prosa poética te haya gustado. Creo que has captado su sutileza...

Gracias
Un abrazo
Ana

perfecto herrera ramos dijo...

No solo es bello, es sutilmente inteligente. Y tan magistralmente escrito¡.