jueves, 10 de junio de 2010

BAZAR

*
Matriuskas en vitrinas
con sus rostros pintados de leyenda,

joyeros con el nácar
esperando la llegada de un mundo más amable,

collares de turquesa entre relojes
y la arena de un reino ya extraviado,

los pendientes de ámbar sin historia...,

las pulseras de ónix que conocen
los secretos del tiempo de la infancia,

las máscaras de Bali en las paredes
buscando luz y sombra en el instante,

los cuadros de la India con el oro del sueño
escondidos en sitios imposibles.

El bazar amalgama en sus raíces
lo moderno que cambia con las modas
y lo tradicional
de un pasado sin nombre.

El siglo que caduca
y esa cultura rápida,
digital en su herida más profunda.

Una mezcla de olores y sabores,
materiales dispersos,
lo auténtico y lo falso,
todo junto,

como el humano actual
que duerme entre los números y el caos...


Ana Muela Sopeña

6 comentarios:

Álvaro Ancona dijo...

Para la undécima musa del olímpo de la poesía

Matrioshka

La empiezo a conocer: surge una extraña
detrás de cada rostro la sorpresa
analizo, descifro el laberinto
inicia la aventura. ¡No era ella!

Con el alba aparece un pentimento
nueva rúbrica oculta en su sonrisa
conejo blanco que brinca de un turbante
para recomenzar el juego de la espera.

Cuando luce la más feliz de las mujeres
destapa de un zarpazo la añoranza
el mas resplandeciente de los soles
se torna eclipse e inventa las tinieblas.

¿Quién eres? pregunto ingenuamente
delirio es vivir con todas ellas
niñas, señoras, tigresas y palomas
en el mismo embalaje de madera.

María Socorro Luis dijo...

Un magnífico poema.
Esa enumeración tan bellamente detallada, y la comparación final...

Besos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Álvaro, gracias por tus palabras. Es hermoso el poema que me dedicas.

Siempre me alegra encontrarte en mi espacio.

Un abrazo muy grande
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Soco, por tus palabras tan amables.
Un beso
Ana

María de la Cruz Díaz dijo...

me llamaron la atención las figuras por el recuerdo de un regalo de un ser muy querido, más tus versos poeta admirada me colman el espíritu de la luz de tu poesía. Besos Anita

Maricruz

Ana Muela Sopeña dijo...

Mari Cruz, me alegra que el poema te haya gustado.

Un beso enorme
Ana