martes, 3 de agosto de 2010

DISOLUCIÓN

*
Se disuelve la luz entre la arena,
en diccionarios suaves de crepúsculos
con palabras de sombra y de penumbra.

Se disuelve la arena en la distancia
de una luna preñada de recuerdos
ataviados con piedras de memoria.

Se disuelven distancias en el viento
de la desolación y la locura
que prende la ciudad de los olvidos.

Se disuelven los vientos de la historia,
entre las rocas ocres del reloj
que atrapa las imágenes del sueño.

Se disuelve la historia entre los ritos
de una vida cargada de visiones,
para invocar las horas del estío.

Se disuelven los ritos en la luz
de la transformación de la tristeza
en árboles de mundos subterráneos.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

perfecto herrera ramos dijo...

Este poema me ha puesto en la tesitura de, o callarme o decir algo con los ojos, así que aquí te trascribo lo siguiente:

Dentro del agua
Los peces rojos lloran
Gotas de sombra

Nacen estos versos, tristes, pero la tristeza es el primer estadio hacia la belleza.
Para ti los he compuesto. Coge solo lo que de bellos haya en ellos.

Un abrazo, querida amiga.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Perfecto por tu haiku tan precioso.

Te dejo un abrazo de luz
Ana

VICTOR VERGARA dijo...

Cierto, Ana. Quizá todo el universo sea una fiesta, una explosión de recreación individual y colectiva, para llegar de nuevo a la unión a través de la disolución.

Un barazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Quizás sea así, como tú dices, Víctor.

Un beso enorme
Ana