jueves, 19 de agosto de 2010

HOMBRE DE LOS HIELOS

*
El hombre de los hielos siempre huía
al territorio sombra
de la ciudad sonámbula y oscura.
Entre las aguas voces
de aquéllos que se fueron por las cuerdas
en canoas, piraguas y senderos
de las constelaciones sin historia.

El hombre de los hielos contemplaba
los ojos en almizcle
de aceras enhebradas
con soledad de sábanas de acero,
en la piel de los sueños primitivos.

Y el tiempo seducía a los transeúntes
con las horas de arena
en un reloj desnudo, sin memoria...


Ana Muela Sopeña

No hay comentarios: