lunes, 2 de agosto de 2010

TRES ROSAS

*
He dejado tres rosas con mi fuego
sobre la sepultura de mi padre,
para que la belleza lo acompañe
en su viaje de luz hacia lo eterno.

Un mundo de silencio en la palabra,
en las noches de púlsares y arena
que difuminan ondas en la tierra
y permiten el eco entre las brasas.

Un camino de sombras sobre el frío
me permite soñar entre las lápidas
con crepúsculos suaves y salitre.

Sonámbula prosigo sin el brío
que animaba mi vida sin las lágrimas
y teñía de sol mi piel de mimbre.


Ana Muela Sopeña

6 comentarios:

María G. Romero. dijo...

Ana, querida mía: Un poema bellísimo!
tu verbo exquisito y dolido, la muerte tan sentida de tu padre, como un halo de ternura y tristeza, gravita sobre cada verso, traspando la forma y la palabra.
Te dejo mi abrazo y todo mi cariño.
Contigo:
María.

Rosa Iglesias dijo...

Ana, bellísimo soneto en estos momentos de tanta tristeza y emoción
Siempre amigas y sintiéndote justo a mi lado

Abrazos poeta

Rosa

Un beso también para mi María

Ana Muela Sopeña dijo...

María, tu paso por mis versos de soneto elegíaco es muy reconfortante para mí.

Besitos, amiga
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Rosa, por estar siempre a mi lado, por tu amistad tan querida.

Un beso enorme, amiga
Ana

divannimolotov dijo...

Mi sentir hacia ti y tu mama, querida amiga. Que el recuerdo reconfortante de tu papa traiga les calma y paz.

Mis Abrazos.
Divanni David


.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Divanni, por tus palabras de apoyo.

Un abrazo de luz, compañero poeta.
Ana