jueves, 25 de agosto de 2011

CUANDO LA AURORA ME ENVUELVE

*
A ti, que amas la palabra

Cuando la aurora me envuelve
en su manto de belleza
es difícil sustraerse
a la nostalgia serena
que inunda mi piel de viento
y disuelve las tormentas.

El mediodía te abraza
con su sol evanescente,
para recordarte sólo
que la vida es desde siempre
una danza de pasión
enamorada de un duende.

Por la tarde los crepúsculos
me resultan tentadores
con sus besos de presagios
escondidos en los bosques,
como secretos arcanos
que seducen a la noche.

Cuando llega la hora mágica
las hadas salen de marcha
para hacernos recordar
el placer de la palabra:
un regalo de las diosas,
un sortilegio del alma.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Cada instante es un poema en potencia. Una imagen única, irrepetible.

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

Gracias por hacer transitar al lector por un entero día colmado de palabras.
Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra que te guste.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias a ti, Julio, por pasar y dejar tu huella generosa.

Abrazos
Ana