domingo, 28 de agosto de 2011

LA MUERTE DE MIHAI

*
A Veronica Micle

La muerte de Mihai
le causó una herida eterna
que atravesaba su alma
y la inundaba de niebla.
Bajo el corazón de invierno
nació desnuda una cierva
dispuesta a escapar del luto,
para exorcizar la pena.
En su mundo de emoción
descubrió la vida entera
como algo, ya, sin sentido
al perder, con él, la senda.
Quiso vivir el vacío,
mas no pudo, por su esencia
que le traía recuerdos
sumergidos en tristeza.
Cuando quiso avanzar sola
le abandonaron las fuerzas
y habitó en desolación
anegada en la tormenta.
Por ello abrazó el abismo,
para alcanzar la quimera:
reunirse con su amado,
más allá de las estrellas.


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Y abrazó el abismo de los poemas, para encontrarse con su amado más allá de las letras.
Profunda creación.
Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias por leer este sencillo romance de amor y muerte, Julio.

Un abrazo
Ana