martes, 23 de agosto de 2011

RECORDAR

*

.....Vamos buscando comida, trabajo, pareja. Mientras el mundo se tambalea y todo se vislumbra como crisis. Crisis en lo político, en lo económico, en lo religioso. Crisis en la familia, en la moral, en la energía, en la ecología. Es que toda la crisis es la misma crisis. Todo es un juego depredador donde lo que necesitamos aprender es la solidaridad, la empatía y saber que existe un tú, además de un yo. Las parejas no se soportan porque cada uno va a lo suyo, lo mismo que los países. Prestan dinero los países ricos a los pobres para engrosar su deuda y al final, después del préstamo están mucho peor. Todo es un juego desequilibrado de poder. ¿Tendremos un adn así de caníbal, depredador y destructivo? o ¿Tenemos otro adn capaz de crear, construir y elaborar un plan para que el mundo sea otra cosa? Sí, creo que tenemos otro adn capaz de gestionar un cambio porque estamos hechos de la misma materia que las estrellas. Sólo hace falta recordar...
*
*
Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Recordar... Haz puesto el dedo en la llamaga. ¡Recordar sí! Pero no con la memoria orgánica sino con la memoria de las emociones.
Interesante tu reflexión.
Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí, tienes razón, Julio, si las emociones salieran de su cárcel, iríamos más desnudos psicológicamente y no podríamos ponernos tantas vendas para no ver lo que hacemos al planeta, a los demás, a las personas más cercanas y quizás entonces, al ver se daría el cambio necesario...

Un abrazo
Ana