domingo, 28 de agosto de 2011

VULNERABLE

*
Las manos de la lluvia te mecen sin raíces mientras el mundo gira
envuelto en su tristeza. Solitario caminas por ciudades de sombra
en noches de silencio que te esconden de todo. Las calles de la urbe
te observan, vulnerable,
al tiempo que la luz transfigura tu rostro.

Las aceras desnudas te presienten sin máscaras
en medio de las horas, abandonado al círculo.
En la desposesión del paraíso eterno te mueves sin coraza
hacia el mar de los náufragos. Yo te recuerdo siempre
con tus ojos de océano
atravesando plazas, jardines, estaciones...

Desolado en la niebla invocas mi secreto para que yo rescate
tu alma de lo oscuro. En nuestra historia el llanto
te convierte en estatua,
para soñar sin piel, cicatrices ni heridas.
La sangre del pasado se ha hecho piedra en el río
mas tu espíritu llora con lágrimas de acero.


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Julio Díaz-Escamilla dijo...

¡Cómo dos versos pueden substanciar todo el poema! "(...) La sangre del pasado se ha hecho piedra en el río
mas tu espíritu llora con lágrimas de acero.". A todas luces, ha ocurrido un acto de magia frente a mis ojos.
Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Es siempre un acontecimiento llegar a un lector.

Abrazos
Ana