lunes, 19 de septiembre de 2011

LA EXPOSICIÓN

*

.....A veces asisto a la inauguración de una exposición de pintura, fotografía o escultura. Escucho diálogos extraños. Hablan de la composición y del color, de las formas y las texturas. Lo siento. Yo no veo nada excepcional. Veo puntos y líneas. Veo también esferas de hierro o trozos de madera sin pulir. Es arte contemporáneo, lo sé. Seguramente no estoy preparada para entenderlo, pero cuando veo un lienzo de dos colores con unos puntos y unos trazos inconcretos pienso: pero si eso lo sé hacer yo. Luego leo los datos del artista. Licenciatura en Bellas Artes, premio en la bienal de la Ciudad X y exposición en la Sala Y de la ciudad de Nueva York y me pregunto si todo eso es verdad o es inventado. O si soy una analfabeta en artes plásticas. Luego me entero de que en la bienal los miembros del jurado eran los compañeros con los que estudió. También me entero de que la propietaria de la Sala Y fue su socia en un negocio de helados. Entonces empiezo a atar cabos y descubro que todo es producto del azar o de la casualidad. Los asistentes a la exposición dicen muchas cosas que no piensan, mas no desean parecer ignorantes y anticuados. La gente dice que el artista es innovador, que domina las nuevas técnicas de pintura, que es un escultor que crea espacios. Más tarde escucho sus comentarios en un bar y dicen que no han entendido nada, que se preguntan dónde está el mérito si no muestra su capacidad con el dibujo. Me alejo en silencio. Sigo mi rumbo. Las cosas son así si así parecen. La mirada del crítico es muy importante. Los críticos no son infalibles. Lo más importante es que a los críticos también les gustan los helados.
*
*
Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Sarco Lange dijo...

Y vaya a saber uno cómo diablos eran los sabores de esos helados...

Abrz.

Ana Muela Sopeña dijo...

Bueno, para eso está la imaginación...