lunes, 10 de octubre de 2011

FRÍO

*


.....La vida entre las calles cada día tornábase más dura. La sangre de los hombres y mujeres seguía descendiendo en su temperatura. Había una epidemia de hipotermia. Los médicos querían elevar, con fármacos y dietas, la temperatura de la gente. Pero todo era inútil. Ya casi nadie estaba en la normalidad de 36º50'. Por algo inexplicable, casi todos los humanos tenían hipotermia. O estaban en difíciles umbrales. Entre los 34º80' grados y los 35º35' había descendido la temperatura de la gente. El frío descendía al tiempo que la crisis económica se hacía más potente. Escaseaban víveres y agua. Por ello, el metabolismo se iba ralentizando. Algunos individuos habían reducido su tasa metabólica a 300 calorías. Así iban tirando. Mientras, en los refugios, los líderes del mundo acumulaban todo y comían al día de quince a veinte veces...



Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En cualquier tragedia -generalizada- habidas y por haber, nuestros "flamantes líderes" la pasarán bien. Tienen todo el derecho del mundo a "sacrificar" a los ingenuos que los llevaron al poder.
Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Parece que sí, que es así...aunque discrepo en lo último, espero que sea una ironía...

Se pasó de las dictaduras a las democracias, intentando que los líderes fueran portavoces del pueblo y trabajaran al servicio de los ciudadanos. Ahora resulta que las democracias no son tales. Son sólo chupoptecracias...lamentablemente..


Un abrazo