domingo, 29 de julio de 2012

LOS DÍAS PASAN DESNUDOS

*
Los días pasan desnudos
en el silencio de la tarde.

La llovizna nos columpia
en la transparencia de las cosas.

Todo en mí es una pérdida
que recuerda a los náufragos del Sur.

La belleza del sueño
nos despoja de límites.

Los sonidos del agua
nos sorprenden en barcos de papel.

La bruma nebulosa
nos ahuyenta la luz
y en la sombra dormida yacemos sin palabras.

Un poema bosteza
mientras una visión de terciopelo
aproxima los mundos de la sangre
a las fisuras del numen.

Las noches pasan descalzas
en el bullicio de las calles.


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Galeote dijo...

Hola Ana:

En una mezcla heterogénea de nostalgia, quedan inmersos los versos de este poema.

Vengo para saludarte poeta.

Saludos Juan

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Juan, por venir a mi espacio.

Un saludo
Ana