martes, 1 de enero de 2013

MEDITACIÓN GALÁCTICA

*
El sonido primordial
se abre en tu centro cósmico
como una flor de loto
al tiempo que la luz
te lleva por los túneles del tiempo.

Los
círculos
concéntricos
del
fuego
se abren y se cierran en tu espíritu
hasta resonar
con todo lo que existe

y el ritmo primitivo de los úteros
que contienen tu historia evolutiva
en el adn del amor.

Los pétalos de flores
se dibujan alegres
en tu piel alumbrada por el viento.

Un instinto que guarda los compases
te abre al ojo antiguo del planeta
para augurar sin pausa la visión
dentro de los intentos de los hombres.

La estrella de los siglos
se graba sin temor
en tus aminoácidos de sueños.

Tus imágenes nítidas de espectros
se funden con la danza de la vida
y un tambor ancestral de la galaxia
va trazando en tus labios
la respuesta.

Eres en creación la Vía Láctea.

Más allá de los círculos del tiempo,
en relojes atávicos,
supersónicos viajan los presagios
de un sonido muy suave y melancólico
que pugna por nacer
en tu alma cautiva
en lo denso.

Un vórtice que yace en lo sonámbulo
persigue despertar
a la geometría de la luz.

Allí donde las voces del desierto
se desnudan de miedos y de pánicos
renacen las campanas de la bruma.

Y en copas de los árboles
los violines del bosque
se mezclan con aullidos de lobeznos,
para liberar ocultos códigos
que yacen en las sílabas sagradas.

Más allá de la quinta dimensión
hay escaleras blancas con escritos,
jeroglíficos ávidos de mundos
que buscan el pulsar del universo.

Los cristalinos ojos de la diosa
te llevan en silencio
por los acantilados de las águilas,
donde las piedras hablan
en idiomas antiguos y alfabetos,
para configurar esferas cósmicas
en galaxias de reinos estelares

y un giro en espiral te transfigura
hacia la forma antigua de los hombres,

donde un yantra se vuelve sólo un río
o un cuadrado deviene una montaña

y una cruz ancestral se hace de sueño
con las notas de todos los planetas,
con armónicos llenos del océano,
resonando en Las Pléyades y Arcturus,
para que el creador que hay en tus células
se despierte y cocree este momento.

Eres un sanador de la galaxia
y el loto azul y blanco
simboliza
tu pupila centrada en nebulosas.


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Miguel Iñiguez dijo...

[...]
y una cruz ancestral se hace de sueño
con las notas de todos los planetas,
con armónicos llenos del océano,
resonando en Las Pléyades y Arcturus

Materia estelar y meditación:
Acontece en nosotros advertir nuestro potencial (agotadamente señalado), ahora más necesario que nunca. Toca nuestra parcela de lo social y de aquello que podemos construir y transformar, aquello que podemos extender sabiendo como hacerlo.
Toca adelantar ese primer paso, toca un servicio comunitario protector de vida al mismo tiempo. Corresponde de lo instruido por nuestros predecesores como estrella en cada uno de ellos, ahora, extender el brillo de cada una de sus luces.

Te deseo un buen año Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Miguel, por venir. También yo te deseo un buen año.

Un abrazo fuerte
Ana