sábado, 6 de octubre de 2012

DESTEJEN LA LOCURA

*
Un hombre se pregunta
por la memoria extraña
que le hace retornar a otros  momentos.

Se deslizan sus manos por el vientre
de una mujer desnuda y entregada,

pero eso, ya, era antes.

Ahora su emoción
se ha vuelto invulnerable
como piedra
y todo lo que palpa con sus yemas
es duro como el mármol de un museo.

Una mujer recuerda
la sonrisa del hombre a quien amaba
y el nudo protector de lo invisible.

Ellos, juntos, destejen la locura
cada vez que se miran sin mirarse.


Ana Muela Sopeña

6 comentarios:

Teresa dijo...

Ana, que poemas tan lindos, me encantan. Besitos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Teresa. Agradezco mucho tu lectura y tus palabras.

Un abrazo
Ana

Jerónimo dijo...

La fría huella que deja el amor cuando ya se ha sosegado o cuando está a punto de marchitarse.Entonces es cuando se empieza a destejer la locura de los primeros momentos...

Interesante poema.

Saludos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí, el amor es extraño. Nos gusta la locura. Cuando se va la locura puede ser desolado...

Un abrazo
Ana

María Socorro Luis dijo...


Dónde va la locura, cuando el amor se apaga?...

Muy bello, Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Es un misterio, Soco.

Un abrazo
Ana