miércoles, 21 de noviembre de 2012

EL PÁJARO ABATIDO Y LA ROSA

*
No sangra el mar cuando miro
las palabras perdidas en la arena.

Elaboro respuestas
más allá del crepúsculo,
con relámpagos suaves
en medio de tormentas interiores.

El pájaro abatido y la rosa
observan sin temor el universo
y sueñan con espíritus del aire.

El tiempo de la alianza permanece sin cambios
a pesar de huracanes y tsunamis.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

Julie dijo...

Muy muy hermoso poema... Besos.

Taty Cascada dijo...

A pesar de todo, siempre se sueña con los espíritus del aire y la tierra.
Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra que te guste, Julie. Gracias por venir.

Un abrazo
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Siempre seguimos soñando...

Eso al menos, Taty, que no nos lo roben.

Un abrazo grande
Ana