domingo, 11 de noviembre de 2012

MÁSCARAS DE HUÉRFANOS

*
Avanzo entre las cáscaras
del tiempo que conjura los minutos.

En las noches antiguas
hay sonrisas que danzan
exorcizando siempre la extinción
del poema desnudo en la penumbra.

Los demonios acechan
más allá de las máscaras de huérfanos.

En los lagos del miedo
los hechizos parecen
una visión de harapos en crepúsculo.

Sortilegios de pánico nos llegan a la sangre
y derramamos entre lágrimas
la negrura de manchas de alquitrán
y el petróleo de todos esos cuervos
que nos persiguen cautos
con la ley en la mano
y las trampas en códigos,
para saquear nuestras despensas.

Entre niebla vivimos en suburbios,
mientras el reloj de la venganza
nos mata lentamente
antes de que la luna nos indulte.


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Jerónimo dijo...

Cuervos siniestros que tiñen de negro las sonrisas en estos tiempos oscuros.

Un gran poema Ana.

Saludos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Jerónimo, por tus palabras.

Un abrazo
Ana