domingo, 4 de noviembre de 2012

RELÁMPAGOS

*
A veces la belleza
se oculta entre relámpagos de bruma,
otras veces dormita en una cueva.

Contemplamos el mar
con el mismo entusiasmo
que cuando éramos niños.


Ana Muela Sopeña

6 comentarios:

María Socorro Luis dijo...


Qué bello.

Llevamos el mar con nosotros en todo tiempo.

Besos, Ana. Gabon

Safo dijo...

La belleza es relativa
Es personal es intuitiva
Como bien dices
Puede ser un constante renacer
Un continuar en el presente
De la mano de lo mejor del ayer.
Un beso
Desde el otro lado del mar.

Luján Fraix dijo...

Mirarlo todo con los ojos del niño que llevamos dentro. Ojalá fuera posible...
Precioso Ana

Un beso.

Pd Hacía mucho que no te dejaba un comentario pero siempre te leo querida amiga.

Luján

Ana Muela Sopeña dijo...

Soco, así es, el mar está en nuestras células.

Un abrazo
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellas palabras, Safo.

Un beso
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Luján. La vida sólo podemos disfrutarla con los ojos de un niño. Otra cosa no es posible.

Un abrazo
Ana