lunes, 18 de febrero de 2013

HERMANDAD DE LA NIEBLA

*
Ese desconocido entre la niebla
también soy yo buceando en los espejos,
contra la angustia de estar viva
y de ser vampirizada por el miedo.

Ese varón sin nombre, sólo un número,
es similar a mí,
se desnuda en los cuartos
de otro sueño
y se viste en el círculo del pánico.

Esa desconocida entre la bruma
se parece a mi sombra desgarrada
que baila en los cristales de Saturno.

Esa mujer helada
que huye y se detiene
como en un fotograma de un thriller absoluto
me recuerda a mí misma cuando escapo
de los corredores de la muerte.

Hermandad de la niebla
en el vacío,
como un papel mojado con lluvia de los soles.

Somos desconocidos en el mundo,
pero ahora ya somos conocidos
y nos leemos párrafos enteros
para exorcizar nuestra nostalgia.


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Óscar dijo...

Qué buen poema, Ana. Me he sumergido en su profunda solidaridad humana con mucho dolor y ganas de recuperar la poesía. Es el primer poema que leo en dos años.

Te deseo siempre lo mejor.
Óscar

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Óscar.

Es un placer verte por aquí.

Un beso muy grande
Ana