lunes, 9 de junio de 2014

RECUERDO

*
A Lyubov Sirota


El tiempo subterráneo de la historia
se ha convertido en música de alarma
para no repetir el mismo error
y evitar la extinción de toda vida.

Un vagón de la infancia
te lleva por espacios escondidos
con la luna danzando entre los sueños
y la mirada puesta
en un futuro alegre
con infinito amor y creación.


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Surrealismo infinito muy propio de tus letras Ana.
Un abrazo desde mi helado amanecer.

Ana Muela Sopeña dijo...

Agradezco tus palabras, Taty:

Besos
Ana