domingo, 30 de agosto de 2015

EN LA NOCHE

*
En la noche
el habitante busca los suburbios
para sentir que vive,
que no ha muerto de sombra anestesiada
y sigue siendo un hombre
sumergido en el pulso de la humano.

Destierra los teatros en su mente,
aunque su cuerpo abrace las escenas.

Sigue tentando al tiempo
y persigue la luz de las auroras
en mitad del desastre.

Se cuestiona a sí mismo,
pero sabe que ama
cada vez que un latido de lascivia
lo convierte en reptil.

El animal es sólo su apariencia.
En su interior habita un niño herido,
preso de la luna.

Huye constantemente de lo estable,
para reconciliarse con los cambios.

Ama desde la entraña más voraz
y sigue caminando por la línea
esperando el momento
de ser libre...


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

Taty Cascada dijo...

En todo hombre habita el niño inquieto que siempre ha sido y fue. En todo hombre habita el germen de la libertad.
Abrazos Ana.

María Socorro Luis dijo...


...y arrastrando la pena, sigue caminando.

Contigo, Ana. Abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Taty, por venir y brindarme tus palabras.

Un fuerte abrazo
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Soco, es un placer verte entre mis versos.

Un beso
Ana