martes, 27 de octubre de 2015

EL ÁRBOL RADIACTIVO

*
En el silencio fluyen los venenos
letales radiactivos
de la central de Fukushima.
Apenas los periódicos informan
de este suicidio lento
a través del océano y el aire.
Y no sólo se trata
de la prefectura de Fukushima
o del país del sol naciente.
El mundo entero es un depósito
de residuos radiactivos.

Al mismo tiempo siguen los contratos
para hacer nuevas centrales nucleares.

Y dicen que es segura esta energía...

El árbol radiactivo tiene miedo
solloza por las noches y nos habla,
nos dice en su lenguaje que paremos.

Pero no le escuchamos
y seguimos con prisa
avanzando
hacia ninguna parte...


Ana Muela Sopeña




http://resumenesdesdefukushima.blogspot.com.es/

2 comentarios:

María Germaná dijo...

Hermoso poema Ana, un tema que a muchos nos toca.
Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, María, por venir...

Un beso
Ana