viernes, 7 de octubre de 2016

EMBRIAGADO DE ALMIZCLE

*
Te veo caminando sobre la cuerda floja en medio de la luz y de la sombra.
Todo se hace difícil cada vez que persigues la hermosura
y después sólo es una quimera. Abrazas los momentos
que te hacen rodearte de bellas fantasías.
Eres un buscador imprescindible para que todo cuadre en los espejos.
Te gusta sumergirte en el abismo y después rescatar a las Perséfones
para que te rescaten de tu herida.
Desciendes a lo oscuro y allí evitas la gran confrontación con los demonios,
esos que te asustaban en la infancia.
Todo habla de tu hálito escondido en mitad de la mística de un cuento.
Te adentras en infiernos con el calor antiguo. Sabes de cementerios
de cenizas, de los cuerpos candentes y la piel.
Te veo deambulando por aceras dormidas con el beso
y plazas ataviadas por los amantes libres de utopías.
Eres un habitante de la noche que busca sin cesar la gran pasión
en mitad de la ruta hacia los edificios singulares
de esta ciudad atada a laberintos de emociones dispersas.
Eres funambulista en suburbios de exilio donde hay lágrimas
que te permiten ser un salvador.
Necesitas sentirte necesario y respirar tranquilo en la distancia
alejado de lodos y de barros, para poder soñar...
Te veo caminando muy despacio, guardando el equilibrio de la rosa
y un relámpago azul que te hace éter,
embriagado de almizcle y de lascivia, mientras bebes sin miedo
el licor de mandrágora.




Ana Muela Sopeña

6 comentarios:

graciela FERNANDEZ dijo...


Hola Ana, Es maravilloso como pintas a mucha gente con esta característica,hay mucho seres en busca del tesoro perdido,hoy solo encuentras diamantes falos por todo el planeta y más en las redes cibernéticas ,detrás de la pantalla alguien rie por sus perversiones.

Abrazos y que los ANGELES TE GUARDEN DE LA MALDAD.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Graciela, por acercarte a mis letras y dejar tu huella.

Abrazos
Ana

graciela FERNANDEZ dijo...

Hola Ana ,quise escribir FALSOS y no "falo "

Feliz tarde .

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí, te entendí, Graciela. Es una errata. Las teclas a veces no responden...

Un abrazo
Feliz noche
Ana

Rosa Marzal dijo...

Precioso poema, Ana, un conmovedor retrato de esos seres que deambulan por los laberintos de la noche huyendo de sus propias sombras, de sus miedos de infancia y se embarcan en el tumultuoso mar de las emociones y de las pasiones encontradas.

Mi felicitación por este magnífico blog.

Abrazos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Rosa, por venir. Ayer visité el tuyo y leí versos que me gustaron mucho.

Un fuerte abrazo
Ana