miércoles, 28 de diciembre de 2016

CONCIENCIA CÓSMICA

*
Gracias a la belleza de la Tierra
la historia se sostiene incluso en caos
al tiempo que la luz aguarda el día.

Con árboles de vida, sin la sombra,
la bondad de los bosques se hace nítida.
El control del planeta causa luchas
con armas contundentes y letales
de la generación más destructiva.
Con el genoma abrimos el umbral
que nos tumba de espaldas por sorpresa,

con el amor al mundo iluminado
o trazos de los ángeles ocultos.

A veces la energía es sólo luz
y tentamos al alma sin saberlo.

Cruzamos las compuertas estelares
para saber del viento y la galaxia
sin cerrar el instinto del presagio
de la canción que yace en nebulosas
de la conciencia cósmica dormida
desde tormentas lúdicas sin truenos.
Andrómeda es un punto de inflexión
y tarda en su mensaje de advertencia
de terminar ya mismo lo nuclear.

Ahora es el momento de la acción
para soñar un mundo con futuro
de cambios abocados al amor
sin ansiedad, locura ni gran caos
y sin cielos cubiertos del estroncio
desde tumultos llenos de fracasos.


Ana Muela Sopeña