jueves, 1 de diciembre de 2016

EN EL CUERPO DEL AMOR

*
Esculpido en el cuerpo del amor
veo el conjunto
de las despedidas más atroces.
Los amantes anhelan encontrarse
pero apenas conocen
cómo decirse adiós
sin destruirse.
Hay los que simplemente
dicen unas palabras
y se van.
También los que aprovechan
una bronca letal para marcharse.
Los que emigran
y luego ya no vuelven.
Pero lo más terrible
es que desaparezcan
sin explicarte nada
y también que te dejen
a través del teléfono,
con un e-mail muy corto, un breve SMS
o un mensaje de whatsapp.
O, peor aún,
que se vayan sin dar ningún motivo
y te bloqueen
en whatsapp, el teléfono, las cuentas de correo
y en las redes sociales.
Esto es lo más monstruoso.

Esculpido en el cuerpo del amor
veo el conjunto
de las despedidas más atroces.
Es algo que da pánico.
Se repite a través de los milenios,
los siglos y los años...
Más allá de las modas,
los amantes repiten situaciones.

Después
el arquetipo colectivo
del amor romántico
se va convirtiendo
en un campo minado.
Y a veces
hay tantas minas antipersonas
ocultas en el terreno del amor
que ya
da miedo
adentrarse
en territorio no cartografiado.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

recomenzar dijo...

me encantan todos tus blogs son todos super buenos

carlos perrotti dijo...

Impresionante poema, Ana. Además tiene tu sonido... un sonido para enmarcar, realmente. No me gusta la palabra estilo, por lo que prefiero decir "suena tan tuyo".

Abrazo más conmovido aún.

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias por pasar por mis blogs...

Abrazos
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra mucho, Carlos, que te haya gustado.

Un fuerte abrazo
Ana