miércoles, 11 de enero de 2017

A LO LEJOS LA LLUVIA

*
En la noche se teje el calendario
de la herida que busca disolverse
en las aguas de un tiempo sumergido
en la nostalgia apátrida.

A lo lejos la lluvia me permite
escuchar el silencio de las calles,
los motores de coches y camiones
surcando carreteras en la niebla.

El reloj va marcando ciegamente
las horas del insomnio y del recuerdo
en una evanescencia
de la fugacidad de nuestra historia.

Las sombras ya no pueden detenerse
entre la bruma cruel de las aceras,
un perro extraviado
ladra mientras la gente está durmiendo.

Las estrellas presiden los rituales
de una liturgia siempre en movimiento
que abraza la belleza y el olvido
hasta que el cuerpo aguante.

Tras los cristales suena el aguacero
que lava los espíritus de piedra
en esta oscuridad de la obsidiana
trayendo la esperanza de otro día
tras la magia del alba...


Ana Muela Sopeña