domingo, 12 de febrero de 2017

CON PRUDENCIA

*
En las estaciones de la guerra
hay ángeles que viven camuflados
y pasan desapercibidos por la gente.

Se mueven con prudencia
entre el fuego cruzado.

El sigilo les lleva por lugares
donde nadie se atreve a penetrar.
Entran en los confines del infierno
al rescate
de los niños cautivos.

En los territorios consagrados
a la violencia extrema
aún existen personas
que protegen a las víctimas sin voz
vulnerables e indefensas.


Ana Muela Sopeña