lunes, 20 de marzo de 2017

MI CUERPO ES TU REFUGIO

*
Sólo me alcanza el eco de tu boca
en mitad de la lluvia,
para sentir la tarde sin aliento
mientras aguardo hambrienta tu llegada.

Mi piel presiente en ti otra nostalgia,
la del pájaro libre, sin heridas,
en la noche que sabe de presagios
al terminar las horas de la luz.

Sólo me veo en ti, en tus espejos,
dominada por rosas de obsidiana
como si fuera esclava de la luna
o de los precipicios de los lobos.

Mi cuerpo es tu refugio
donde puedes beber del tiempo antiguo
en las grutas amadas por las diosas,
antes de que la historia se vengase.

Sólo busco en tus labios la pregunta
a tantos sueños lúdicos de arena
donde navegan vientos de utopías
que arrasan la ciudad donde habitamos.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Sí que estás inspirada, Ana. Qué bueno leerte así.

Abrazos.

María Germaná dijo...

Ana, tus poemas de amor son tu fuerte y éste en particular es un deleite.

Besos,

María

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Carlos, por venir y brindarme tus palabras.

Un fuerte abrazo
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra, María, que te gusten. Y este en particular...

Besos
Ana