sábado, 12 de agosto de 2017

SUBREPTICIAMENTE

*
A Fernando Sabido, gran poeta y amigo (28-8-1950 / 2-7-2017)


La muerte
inesperada
llegó
sin avisar
y
subrepticiamente
se hizo un hueco
en tu oído
para llevarte
preso
al confín
del abismo.

Pediste algo de tiempo
en mitad de la noche,
un instante de paz
más allá de la sombra...
pero tu cruel destino
se hizo pronto de arena.

El instinto del verso te cortejó sin pánico
en la niebla del bosque, entre sus sortilegios.
Un sonido de tierra abandonó una lágrima.

La lluvia te marcó con sus horas de sueño en la ciudad dormida
con pájaros de agua sin miedo a los desastres,
como un
d
e
s
l
u
m
b
r
a
m
i
e
n
t
o.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Tal vez ese sonido

"Un sonido de tierra abandonó una lágrima..."

andará volviendo para seguir dando poesía: viviendo.

Abrazo esperanzado pese a todo, Ana querida.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Carlos:

La esperanza... sí, no debemos perderla... pese a todo...

Un fuerte abrazo, amigo
Ana

Elsa dijo...

Su generosidad,compromiso y valores personales hicieron posible ĺa impresionante tarea de difusión de la Poesía reunida en la "Antología Mundial",con más de 20000 poetas(en un trabajo que le llevó la última década)
En este momento de dolor aparece el silencio...y agradecimiento.
Mis condolencias a su familia.
Un abrazo,Ana.

Ana Muela Sopeña dijo...

Así es, Elsa, como dices...

Viva su legado en todos nosotros.

Gracias por tus palabras. Un ser humano excepcional se ha ido, pero siempre habitará entre nosotros de algún modo...

Un abrazo
Ana