lunes, 18 de septiembre de 2017

SIMULACRO

*
El símbolo es el ojo de la noche
que nos revela el mundo cada día
a través de los medios, Internet,
las palabras y números maestros.
Sólo necesitamos ver y oír
para entender los signos de los tiempos.
Rituales en noticias y en anuncios,
liturgias que se esconden en las grutas,
las leyendas servidas en bandeja
mientras comemos, fríos, nuestro almuerzo.

El símbolo es ahora realidad.
Ha suplantado suave a nuestra vida.
Despacio se ha colado en nuestras mentes,
alrededor de músicas y rostros.
Todo con el sigilo de los juegos
desde cuevas ocultas en ciudades
que los turistas quieren visitar.

El símbolo es tan sólo simulacro
de las cosas que pronto llegarán
o quizá exorcicemos con prudencia
mientras nos consagramos a la luz.


Ana Muela Sopeña

1 comentario:

carlos perrotti dijo...

Me vuelan la cabeza tus versos de concentrada introspección y sabiduría.

Para leer y releer de corazón.

Abrazo, Ana.