sábado, 20 de enero de 2018

DOCE PINCELADAS

*
I

La lluvia me provoca
una ilusión abierta a la penumbra
en mis labios de arena.

II

Crepúsculo de besos
en la noche dormida,
mientras mi piel recibe tus caricias.

III

Un
hotel
clandestino
es
nuestro
cómplice.
Respiramos la tarde suavemente
mientras el sol se pone
en el horizonte de mis sueños.

IV

Con mis manos de sombra
compruebo que la luz
es nuestra aliada.

V

El pulso de la niebla nos contiene
y nuestros cuerpos llenos de satélites
aterrizan sin miedo sobre el lodo.

VI

Un árbol desde el parque nos contempla
con sus ojos desnudos
y nos recuerda siempre que no hay tiempo.

VII

Un petirrojo herido
espera en una rama
el auxilio sagrado, su rescate.

VIII

Te miro sin que sepas que te miro.
Me miras de reojo
en la oscuridad, de madrugada.
Respiramos despacio y al unísono.
El aire nos convierte en un "nosotros".

IX

Todo inicio es el vértigo de algo.

X

A veces olvidamos
que la escucha es el bálsamo
que cura la tristeza insobornable.

XI

Un gorrión diminuto
posado en el alféizar
me envía los mensajes de los astros.

XII

El amor es un juego de ajedrez
hasta que se convierte en una danza.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Doce pinceladas que te pintan el alma de otro ánimo del que traías...

Abrazo Ana Amiga

Leticia dijo...

Precios todos y cada uno, forman una escalera al gozo.
Te quiero amiga querida. Bravoooo como siempre.

Leticia

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias, Carlos, por tus amables palabras.

Un abrazo
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra, Leticia, verte por aquí...

Un beso enorme
Con todo mi cariño
Ana