sábado, 6 de enero de 2018

PERSEO

*
Mirfak
luce brillante
en el trono eonario
de cuánticos arcángeles,
donde no llegan gritos ni lamentos.

Algol,
el ojo de Medusa
a quien debemos decapitar
para seguir creciendo en la virtud.

Menkib
es un castillo de diamantes,
cegadora en su esencia
antigua y sacra.

Miram
es autopista
de viajeros galácticos
venidos a la Tierra en son de paz.

Menchib,
estrella que ilumina el adn
disuelto en la marea de la sangre
del humano espectral.

Atik,
consejera de sueños
que nos guía en la noche
hacia el norte de luz y de alegría.

Gorgonea Tertia
nos eleva hacia mundos
de eternos Querubines.

Gorgonea Quarta
nos acompaña regia, impasible,
por vías siderales
de la mano de áureos Serafines
en el viaje del alma.


Ana Muela Sopeña

4 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Fantástico realmente. Además de entregar un alto poema me incitas a ahondar sobre mitologías y constelaciones.

Abrazo agradecido, Ana.

RECOMENZAR dijo...

muy buentrabajo te admiro

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra, Carlos, que te haya gustado este poema sobre la constelación de Perseo.

Un placer siempre... encontrarte en mi espacio
Un beso
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias, Recomenzar, es una alegría encontrarte por aquí.

Besos
Ana