miércoles, 4 de julio de 2018

TARDES DE LLOVIZNA

*
Tu piel es mi refugio,
mi sueño libertario
donde alcanzo la luz de una vida sin sombras.

Mi cuerpo es tu noray,
donde atracas tu barco
después de la batalla sumergida en abismos.

Mis manos te recuerdan en mitad del naufragio
como un superviviente de guerras cotidianas.

Tus labios me recorren en tardes de llovizna,
cuando todo parece perdido en la añoranza.


Ana Muela Sopeña

2 comentarios:

Chirurgie esthétique en Tunisie dijo...

Sabe que el arte y la ciencia son indisociables pero la gente piensa que los científicos no piensan como los literarios de modo que no tengan los ojos de los pintores, de cirujanos plástico o de poetas, sino realmente tienen el de las características comunes pero que están más inteligentes y más atentos ante acontecimientos.

carlos perrotti dijo...

Me has puesto de rodillas, Ana. Admirable poema.

Abrazos.