sábado, 9 de febrero de 2019

LLOVIZNA DE ESTÍO

*
Caminamos a distancia por las calles
nadie sabe que somos uno solo.
Nuestro secreto es clave de la sombra
y la respiración de la ciudad.

La llovizna de estío
continúa lavando la nostalgia.

La ausencia se ha prendido de mi alma
y tu cuerpo recuerda mi piel lánguida.

Las plazas se han llenado de utopías
en este mes de julio
de días inestables.

Miro un escaparate con sus precios...
continúo despacio
hacia los soportales de la luz
que desnudos se alzan con su altivez de sueño
bajo los promontorios del crepúsculo.

Avanzo por aceras silenciosas
mientras un aire incierto me posee
con su enigma escondido.

Veo la luna azul tras una estatua
y lucho en el subsueño por la vida.


Ana Muela Sopeña

1 comentario:

carlos perrotti dijo...

"Caminamos a distancia por las calles
nadie sabe que somos uno solo..."

Ya esos versos iniciales me conmovieron, Ana, nítido reflejo de tu corazón. Así siente uno escindido de algo o de alguien.

Abrazo grande.