viernes, 21 de junio de 2019

HECHOS DE LA MATERIA DE LOS SUEÑOS

*
Cada día la luz de los crepúsculos
abre nuestros umbrales
a un infinito mundo de belleza.

Elevar la mirada, más allá de los móviles y tablets,
dejar por un momento
las intrigas políticas del reino,
recordar quiénes somos, simplemente.

Hijos del universo y las estrellas
hechos de la materia de los sueños
y con los mismos átomos
que resuenan aún en la conciencia
de la gran explosión.

El Big Bang floreciente en nuestras células,
ADN esperando a despertar.

Convertimos el tiempo en creación.
Dejamos las cadenas de las sombras
sobre tumbas virtuales y obsoletas.

Cada segundo es nuestro, sólo nuestro.

El holograma sigue
y somos los actores, productores y guionistas,
aunque a veces lo denso
nos impida recordar...


Ana Muela Sopeña

6 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

reencontrarse...

Bello.

Bs.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Amapola:

Besos
Ana

carlos perrotti dijo...

Es cierto, Ana, umbrales que se abren a un infinito que no podemos recordar. Por eso es imperiosa una poesía como la tuya que ante la imposibilidad de recordar que venimos de allí al menos nos permite vislumbrar que vamos hacia allá.

Abrazo feliz, amiga, de leerte otra vez.

Albada Dos dijo...

Nos perdemos la inmensidad del cielo, la pequeñez de nosotros frente al universo. Venimos y somos parte de esa inmensidad, pero las pantallitas nos están aislando en pequeñas burbujas.

Un abrazo y por la poesía

mailconraul dijo...

Alguien o Algo ha creado la obra, actores en el proscenio.

Nahuel dijo...

Bello como siempre . Un saludo grande .

Nahuel.