martes, 31 de marzo de 2020

ESPIRALES DE LOS NÚMEROS


Con esta luz fotónica
todo lo que pensamos
con la mente del sol es imparable.
Cada día aprendemos algo nuevo,
al tiempo que las nubes se divierten.

Terremotos de bruma en la conciencia
generan un motor
cuando el instinto cubre las heridas.

A veces la belleza es solo un nombre
tapado con la sombra de los muertos.

Turbias las espirales de los números,
tan solo por las noches hay espejos.

Gratitud en los sueños del amor,
guturales las voces de exterminio.

Timbas bajo la luna y sus fantasmas.

Amanece en los cuartos del silencio.

Tan blanca es la penumbra de la noche,
tan negras son las piezas de ajedrez.

Todo lo que sentimos es de  arena:
tememos lo que avanza imperturbable.


Ana Muela Sopeña

14 comentarios:

Albada Dos dijo...

Micropoemas, cada uno en su estilo, muy buenos.

Un abrazo y feliz martes

Laura dijo...

Amanece en los cuartos del silencio...
timbas bajo la luna...

Espero que estés bien, este poema tiene cierta tristeza (o quizá sea yo...)
Un abrazo.

Fackel dijo...

Tal vez el oleaje...

Patricia K dijo...

Cada verso conjura una belleza reveladora.
"A veces la belleza es solo un nombre" me gusta mucho ese verso.
Abrazos!

Ani dijo...

Me has puesto la pin de gallina. A cada cual más hermoso y sentido.
Besitos y abrazos.

carlos perrotti dijo...

"Todo lo que sentimos es de arena..." Gracias, Ana, muchas gracias otra vez.

Abrazo mental, libre de virus, Poeta.

Ceciely dijo...

Has versado, sabiamente, la fragilidad de los humanos.
Bellas metáforas, Ana.
Un beso y abrazo hasta tu vera

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Albada, por brindarme tus palabras.

Un beso enorme

Ana Muela Sopeña dijo...

Estoy bien, aunque me produce tristeza todo lo que está pasando...

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí... hay oleaje...

Un beso enorme

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Patricia...

Un beso enorme

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra, Ani, que te haya llegado este poema...

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Siempre es alegre tu paso por mis versos, Carlos:

Un beso enorme, amigo...

Ana Muela Sopeña dijo...

Un placer saberte como lectora, Ceciely:

Un fuerte abrazo