jueves, 2 de abril de 2020

MEMORIA DE LA LUZ


A través de las calles, hoy vacías,
he visto la memoria de la luz
en la sombra del tiempo
de confinamiento en el colapso.

Los niños en los parques
en columpios amados por la niebla.

Caballitos de sueño en las barracas
y aquella churrería silenciosa
donde la infancia habitaba
en algodón de azúcar.

Por la ventana miro y veo el sol,
más brillante que nunca.

La lluvia es la señal
invisible de mundos añorados.

Sonidos a distancia
de camiones que cruzan en la noche
carreteras con bruma.

No se sabe si estamos
en la antesala dura del terror
o nos encontramos iniciando
una andadura cuántica
que nos conecta con la octava dimensión.

Somos caminantes de los cielos,
navegando por lugares invisibles
hacia universos vírgenes.

En la piel nuestra brújula de estrellas,
en las manos las líneas del destino,
en los ojos el pálpito del viento
y el corazón desnudo del espacio
que es nuestro propio corazón sincronizado.


Ana Muela Sopeña

20 comentarios:

Ceciely dijo...

Poema que me lleva a soñar... de la niñez a la octava dimensión.
En la andadura cuántica está nuestro futuro.
Un beso y grande abrazo

Siby dijo...


Es un poema hermoso el que delineo
tu pluma bella, un gusto acompañarte.

Besitos dulces
Siby

Albada Dos dijo...

Esta soledad de las ciudadeses, esas calles huérfanas de niños y caballitos de carrusel

Muy bueno el poema. Un abrazo y a cuidarte mucho

Fackel dijo...

Ocupemos la luz. De ella nacen las palabras.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Ceciely:

Un beso enorme

Ana Muela Sopeña dijo...

Agradezco tus hermosas palabras, Siby, sobre este poema.

Un beso grande

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias mil, Albada:

Los niños... tanto tiempo sin que les dé el sol... ufff...

Espero que pronto puedan salir a la calle.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Porque jamás hemos vivido una situación así. Al menos eso creo...

Me refiero al confinamiento.

Que las palabras no dejen de fluir...

soco luis fernandez dijo...


...caminantes sin rumbo, hacia inciertos horizontes.

Abrazo en el cerquita

Ana Muela Sopeña dijo...

Caminantes, sí... pero con rumbo...

Besos y abrazos

Patricia K dijo...

Hay tanta belleza en tus versos, revelan lo que estamos viviendo, el vacío de las calles, la incertidumbre que sentimos sobre el futuro, la extrañeza.
Cada uno de tus versos llega al alma.
Muchos abrazos!

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias, Patricia. Así estamos. Todos deseamos salir de esta pronto y reconstruirnos a nosotros mismos y a la economía...

Y seguro que aprendemos algo de todo esto.

Un beso grande

Ani dijo...

Somos almas vagando sin rumbo, no hay oasis, solo un mundo vacío a la hora de sentir vida.
Besitos y abrazos.

carlos perrotti dijo...

Iluminado versos, Ana, alumbradores en un momento con éste... Tú me entiendes.

Abrazo agradecido.

Ana Muela Sopeña dijo...

Son momentos delicados, Ani, pero saldremos de esta.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias, Carlos, me alegra que así lo veas.

Un beso enorme

Carmela dijo...

El poema es tan hermoso y me ha llegado tan dentro que añadir algo estropearía lo que siento, lo que me ha hecho sentir.

Un abrazo inmenso y agradecido.
Y muchos besos, Ana.

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra, Carmela:

Besos inmarcesibles

Laura dijo...

Sincronizando corazones....
al unísono.

Beso a la de tres.

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí... muchos corazones, mentes y almas tienen fuerza.

Besos