lunes, 27 de abril de 2020

PASEO SIDERAL


Una galaxia anclada en la espiral de un vórtice
gira sobre la luz de las edades.

El estruendo sin nombre
de una nebulosa de emisión
que emana al exterior
un gas ionizado
asombra a los  viajeros.

Nuestro sol se abre camino
entre el polvo de asteroides.

Un púlsar que olvidó su vértigo escondido
se adueña poco a poco
del ADN oculto en el genoma.

El universo avanza
hacia una eternidad en expansión.

Sobre la Luna cráteres de ausencia
nos hablan del abismo.

Satélites de Urano
conforman otros mundos diferentes.

Umbriel nos lleva por instancias donde el número
crea fractales de belleza nunca vista.

Titania se desliza por los huecos
de la materia oscura.

En Oberón los verbos de todo lo creado
se tornan invisibles.

Ariel busca la magia
de los espacios primigenios.

Miranda sabe ser solo un satélite
perdido entre la bruma sideral.

La Vía Láctea extrema su protección magnética
sobre los humanos confundidos.

En el centro galáctico
un latido constante nos recuerda
nuestra sincronía con el cosmos.


Ana Muela Sopeña

20 comentarios:

Carmela dijo...

Una maravilla tu paseo sideral!!!

Es magnífico, Ana.
Un besazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias. Me alegra mucho que te guste.

Besitos

María G. Romero. dijo...

Bellísimo poema, Ana.
Tus versos abren la imaginación a un universo sin límites.
Un abrazo.
Mar.

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra un montón, María, verte por mi espacio.

Espero que estés bien, amiga.

Besos... muchos...

carlos perrotti dijo...

Logras poner en palabras el devenir cósmico que conecta en nuestro interior... Uno aprende además. Muchas gracias, Ana.

Abrazos y más abrazos.

Ani dijo...

Ese latido constante es el que nos recuerda que seguimos vivos.
Bellisimo poema Ana.
Te dejo mis cariños para esta nueva semana.
Te me cuidas amiga.

Ana Muela Sopeña dijo...

Es una alegría que te guste, Carlos.

Un fuerte abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Seguimos vivos, que no es poco, Ani.

Nos cuidamos...

Besitos

Ceciely dijo...

Soñado paseo, donde se encuentran las cinco hermanitas lunáticas.
Umbriel abraza lágrimas congeladas formando mágicos fractales.
No caigamos en el hoyo negro del olvido, como Titania.
Un boucle se pierde en la vía Láctea, sincronizando su latido con la Tierra.
2do viaje donde tú eres la piloto Ana. Asombroso!!!
Un beso sideral

Ana Muela Sopeña dijo...

Siempre podemos volver a reconectarnos con el universo.

Agradezco mucho tu paso amable por mis versos, Ceciely.
Un beso grande

Albada Dos dijo...

Somos esa ínfima materia que paseamos por los espacios siderales, o que vinimos de ellos, y siempre, en cualquier caso, formando parte de un todo

Un abrazo y a por un martes bonito y sideral

Ana Muela Sopeña dijo...

En realidad no estamos solos en el universo.

Un beso

Patricia K dijo...

Nuestro hogar es un pequeño punto en el cosmos, y la conexión natural es ineluduble.
Es un poema maravilloso!
Muchos abrazos!

Laura dijo...

Que buen paseo sideral nos acabas de regalar.
Besos desde la tierra.
🌹

Ana Muela Sopeña dijo...

Cuando nos damos cuenta de la belleza que nos rodea contemplando simplemente las constelaciones de estrellas en la noche nuestra percepción de la realidad cambia.

Un beso...

Ana Muela Sopeña dijo...

Siempre un placer tu grata visita, Laura.

Otro beso para ti de otra terrícola...

Anónimo dijo...

Estamos a merced del universo, cuesta no verse pequeño tras leer este poema.

Un abrazo.
Oncina

Ana Muela Sopeña dijo...

Siempre es una alegría verte enredado entre mis versos...

Abrazos para ti, amigo poeta...

batalla de papel dijo...

Que hermoso poema Ana.Un paseo por el universo, nos recuerda lo pequeño que somos y que la naturaleza tiene sus propias leyes.
Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí, María, somos muy pequeños y en crisis como esta se nota todavía mas...

Un beso grande, amiga...