miércoles, 13 de mayo de 2020

LUZ


Una
luciérnaga,
en
el
bosque
sin
luna.
Tiempo
de
luz.


Ana Muela Sopeña

16 comentarios:

Albada Dos dijo...

Me fascinan. Hace mucho que no las veo, tal vez la contaminación de las aguas no permite su brillo o existencia. Pero qué curioso insecto.

Un abrazo

Ceciely dijo...

Estamos como esa luciérnaga queriendo alcanzar la luz... al final del túnel.
Mi cariño Ana
(Sí, poeta Sabido :)

Fackel dijo...

Hay algo de luciérnaga o de gusanito de luz dentro de nosotros. ¿Y buscamos la claridad en el exterior?

Laura dijo...

alumbrando tu camino... mágica luz.
Besitos

Ani dijo...

Con su luz suaviza las emociones.
Precioso Ana.
Te dejo mis cariños para esta noche.

María Socorro Luis dijo...


Amo las luciérnagas. En Argentina se llaman bichitos de luz.

Bichito de luz,
duende farolero.
Dime si el bebé del gorrión
tiene sonajero...

De un librito que escribí a mis niños de chiquitines... (Que recuerdos...)

Precioso tu haiku, Besos, Ana,

Ana Muela Sopeña dijo...

Son fascinantes, Albada:

Quizás tengamos algo de luciérnagas los humanos.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Vamos hacia la luz, Ceciely:

Un beso enorme

Ana Muela Sopeña dijo...

Los humanos siempre con dudas sobre su propia luz. Siempre nadando dentro de la confusión.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Que la magia nos acompañe, Laura.

Besitos

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias, Ani:
Que seamos como las luciénagas en la noche.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Precioso poema el que escribiste, Soco:

Un beso enorme...

Patricia K dijo...

Las luciérnagas tienen una magia especial. Ser luz.
Tu poema arroja luz Ana.
Muchos abrazos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Patricia:

Que la poesía nos ampare en estos tiempos tan convulsos.

Un abrazo

carlos perrotti dijo...

De este haiku mana luz, Ana...

Abrazos y más abrazos!!

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra, Carlos, que lo sientas así.

Un abrazo