lunes, 11 de mayo de 2020

SORTILEGIOS


En la luz la belleza se presiente.
Cuando el alba nos brinda momentos de quietud
las gaviotas planean sobre el agua.

Respiran en penumbra los almendros.
La tarde melancólica
nos deja los gorriones silenciosos
caminando despacio en las aceras.

El horizonte mágico,
con sus rayos naranjas,
contempla la distancia de los astros
y un crepúsculo suave sobre el mar.
Los mirlos nos descubren sus secretos.

Cuando la luna brilla
la oscuridad se cierne sobre el mundo.
Entonces...
los pájaros nocturnos nos hechizan
con los sortilegios del amor.


Ana Muela Sopeña

18 comentarios:

Albada Dos dijo...

Qué relajante poema, qué paseo por la tarde y la puesta de sol en calma, con esos reflejos de nuestra parcial nostalgia de amor

Un abrazo y por una tarde con versos dorados en la boca

Ceciely dijo...

Encantada de leerte...
Sobra la faz de la tierra,
en la oscuridad y el silencio,
la parcela amada resplandece.

Fuerte abrazo Ana

Amapola Azzul dijo...

El poema tranquiliza el espíritu.

Besos.

carlos perrotti dijo...

Los versos (como esos pájaros) te fluyen y nos hechizas, Ana...

Abrazo agradecido.

Ana Muela Sopeña dijo...

Es hermoso contemplar cómo las aves viven ajenas a nuestra pandemia.

Un beso grande

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Ceciely:

Tus versos son hermosos.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Esa es mi intención, Amapola:

Muchas gracias por venir.

Besos... muchos

Ana Muela Sopeña dijo...

Qué bueno lo que me cuentas del hechizo


Un beso enorme, Carlos

Ani dijo...

Hoy tus versos resplandecen entre brumas de colores y con su magia nos hechizan.
Ya estoy de vuelta Ana.
Besitos y abrazos cariñosos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Es siempre alegre tu paso por mi espacio, Ani:

Me fijo mucho en los pájaros. Tan libres, tan ajenos a nuestras cuotas y lamentos.

Un besito, amiga

Patricia K dijo...

La calma de tus versos alumbra la belleza de la naturaleza que nos rodea, más ahora que el encierro nos obliga a alejarnos de ella.
Abrazos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra que estos versos te den calma, Patricia.

Un beso

Ceciely dijo...

Error en el primer verso...
Lo correcto es "sobre".

Gracias Ana, por la visita en la Antología, yo también te visite hace un mes y te dejé comentario. Hoy lo repetí, pero veo que no hay quien dirija el blog. El poeta Sabines, murió.
Abrazo grande

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Ceciely:

Sí... lamentablemente Fernando Sabido murió.

Un beso enorme

Carmela dijo...

Me ha encantado Ana, creo que es uno de los que más me han gustado. Tiene una serenidad y belleza, que acaricia.

Un beso.

Laura dijo...

Hoy me topé con una gaviota que estaba tomando el sol encima de un coche, al acercarme planeó (pero por ciudad).
Besitos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra un montón, Carmela, que así lo sientas.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Son momentos increíbles, Laura:

Los animales son nuestros maestros. No hay que subestimar su sabiduría.

Un beso