miércoles, 14 de octubre de 2020

OCTUBRE

La lluvia se disuelve en el paisaje

mientras rachas de viento

aprisionan la sangre del pasado.


Atrás quedó el verano

con sus horas más tenues...


Ahora cada día

anochece más pronto

y el alma se contrae bajo la bruma

de los atardeceres misteriosos.


En este mes de octubre

la soledad del mundo se ha hecho mía.


Ayer entre mi pelo

encontré una hoja seca.

Debió caer de un árbol somnoliento.


El otoño no sabe de respuestas,

tan solo de preguntas invisibles.


El frío nos permite recordar

lo efímero de todo

y el devenir eterno hacia la nada.



Ana Muela Sopeña


23 comentarios:

Nahuel dijo...

Bellísimo. Ana.

Un saludo, nahuel

Jorge M dijo...

Profundo, muy sincero, y hermoso poema , el frío trae esa nostalgia y esa soledad que aprieta y aveces abraza.
Hola Ana deseo te encuentres bien y agradezco siempre tus gratos comentarios en mi blog, que la bondad te proteja siempre.

Albada Dos dijo...

Muy buen poema al otoño, a ese acortar de días que nos deja menos sol, ese viento que se muestra fresco, esa nostalgia pintada la voz.

Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Manuel, me da alegría verte en mi espacio.

Un beso grande

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Jorge.

Es un placer tu visita. Me gusta mucho pasar por tu blog.

Abrazos desde la poesìa

Ana Muela Sopeña dijo...

Agradezco tus palabras, Albada.

Un beso enorme

carlos perrotti dijo...

Escrito desde la melancolía más honda no tanto por lo que se va sino por lo que persiste...

Abrazo más que grande, gigante.

Laura dijo...

El otoño no sabe de respuestas,
tan solo de preguntas invisibles.

Siempre me ha gustado más el invierno, lo llevo mejor.
Este año no tuvimos primavera, apenas verano... y el otoño ya llegó... frío como el solo.
Este año no debería contar...
Besos.

Fackel dijo...

Me da miedo tanta melancolía...Este año no he atravesado aún el parque en otoño. Siempre llevo de él hojas rojas en mi cuerpo.

Siby dijo...



Esa melancolía, llega profundo
mi querida Ana, tienes tanta
sensibilidad que se puede tocar
el sentir de tu pluma.

Besitos dulces
Siby

Ana Muela Sopeña dijo...

La melancolía del otoño siempre nos toca el corazón.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Es que el otoño tiene siempre un estado anímico lleno de nostalgia y melancolía.

En el incierto hace más frío pero ya se percibe la alegría porque pronto llegará la primavera y los días serán más largos.

Un besito

Ana Muela Sopeña dijo...

En el invierno (no el incierto).

Carmela dijo...

Tu poema acaricia como esas hojas que se desprenden y caen sobre nosotros. En su melancolía y cierta tristeza, sin embargo, veo luz y una cierta esperanza. Quizás es que quiero verla.
Me ha encantado, Ana.

Besos

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí... es una mezcla de melancolía y esperanza. Habla de la fugacidad de la vida.

Gracias, Carmela...

Un beso enorme

RECOMENZAR dijo...

disfruto el leerte
me encantas

Meulen dijo...

La belleza de lo divino deja sus huellas
a cada paso que damos
y en el otoño se enciende
la amarillez del corazón de nuestra Tierra

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellas palabras, Meulen.

Un beso enorme...

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias, Recomenzar:

Besos a montones...

Patricia K dijo...

Una hoja que cae de un árbol somnoliento, lo que cae del otoño nos alcanza e interpela.
Maravillosa poesía Ana.
Muchos abrazos.

Helena Bonals dijo...

Molt ben construït tot el poema, per efímer que sigui el que descrius.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Patricia, por tus palabras.

Besos a montones
Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Me agrada que el poema te haya gustado, Helena.

Una abraçada