domingo, 28 de marzo de 2021

PORTALES DE LA SOMBRA


Los sonidos del mundo

aparecen con luz contra las nubes.

La noche nos invade

en las horas abiertas a lo ínfimo.

Los coches a lo lejos,

los barcos en la ría...

mientras los edificios

definen los portales de la sombra.

El silencio de marzo

crece con las farolas

sobre aceras que aguardan al amor.


Semáforos del éter 

en los huecos del tiempo sumergido 

en la piel de los sueńos.


Un transeúnte mudo y solitario 

contempla escaparates 

y avanza sigiloso entre los árboles.

Se sienta en algún banco del paseo

y mira las ventanas enigmáticas.

El asfalto conjura con la urbe

en la niebla que sabe de secretos.


Una agenda escondida

nos muestra los tentáculos

de la ciudad oculta...



Ana Muela Sopeña

14 comentarios:

Meulen dijo...

La noche no es buena para los que deambulan a veces buscando donde hacer daño...
aunque otros pueden sentir es profundidad que nos lleva a laberintos del saber ...

un abrazo.

Tengas un bendecido Domingo de Ramos.

Carmela dijo...

Que buen poema, Ana. La noche te inspira bien.

Un beso grande.

Fackel dijo...

Qué soledad describe tu poema (y no es el único que toma esa dirección)

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias por tus palabras, Meulen:

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra que te guste, Carmela:

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Me gusta mucho adentrarme en la soledad de las ciudades nocturnas. Es un misterio. Símbolo de nuestra soledad más atávica.

Un beso
Gracias por venir...

carlos perrotti dijo...

Tus caminatas nocturnas detectando poesía entre las sombras son cosa seria, Ana.

Abrazo admirado hasta allá.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Carlos:

Un beso enorme...

Albada Dos dijo...

Precioso recorrido por las noches silenciosas, con ciudades como desiertos.

Un abrazo, y feliz semana

Ana Muela Sopeña dijo...

Muchas gracias por venir, Albada...

Un beso enorme

Jorge M dijo...

Versos que describen y hacen sentir perfectamente la urbe y su magia nocturna.
Un abrazo mi querida Ana, mucho cariño

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias por brindarme tus palabras, Jorge:

Un beso

A.S. dijo...

ANA,
Muito bonito o teu poema!
Os tentáculos da noite são enormes e podem chegar bem longe,
onde o amor se esconde nas ruas solitárias...


Besos!

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Albino:

Sí... el amor se esconde en las calles solitarias.

Un beso enorme