jueves, 29 de septiembre de 2022

.


 

Autor: Josh Hild

LLUVIA NOCTURNA


La soledad recorre calles grises

y la lluvia secreta, persistente,

dulcifica las sombras de la noche.


Todo parece anclado en la nostalgia,

mientras la melodía misteriosa

inunda de belleza las aceras.


El instinto del agua se hace nítido

para tocar el alma de las cosas

que habita en los espejos

del otro lado de este mundo.


Las nubes invisibles se percatan

de la conspiracion del gran silencio.


Los ladridos de un perro se entretejen

con los charcos de lluvia que nos llevan

hacia los desafíos de lo oscuro.


Las estatuas del parque de la ermita

rozan en la memoria de las piedras

la eternidad sin nombre.

Danzan en la quietud de lo que existe,

para soñar con tiempos sumergidos

en fisuras de niebla.


Un gato se guarece de la lluvia

bajo un coche que pacta

con la estación más húmeda del año.


Todo vuelve a la esencia, sin las máscaras, 

inmutable en las horas

de la melancolía

en su vuelta despacio a los orígenes.


En mitad de la herida

se desarrolla híbrido el destino.


Los ruidos de motores,

a lo lejos,

saben que la tristeza es solo humo

para encubrir la luz de la mirada

mientras pasa la vida, imperceptible...



Ana Muela Sopeña

martes, 27 de septiembre de 2022

.

 


Autor: Alexander Zvir

CON FIGURITAS DE ORIGAMI


Katsumi es campeona de las cumbres,

atraviesa la luz de las edades

y bucea por túneles de mares

hacia el rayo rojizo de las nubes.


Juega con figuritas de origami.

Cuando las sombras caen en el crepúsculo,

alucina con cirros y con cúmulos

que dibuja despacio con su lápiz.


Ella salta por fuentes y caminos

en las noches de brujas y fantasmas,

para ensoñar despierta con los astros.


Avanza por los bosques, con sus hilos,

y refleja la luna en sus mandalas, 

al tiempo que conversa con un árbol.



Ana Muela Sopeña

domingo, 25 de septiembre de 2022

.


 

Autor: Igor Lage

COMO UN NIÑO EN SU COLUMPIO

 A Jerónimo Muñoz


A veces el instinto se hace nítido...


y Juega como un niño en su columpio.

Es Eterno y se viste de papel.

Sin Rosas el crepúsculo es nostálgico 

en la Ola de mundos siderales.

Desde Nudos que buscan libertad

contra Islas que huyen de los miedos.

Por ello Me parece que la luz

se apague Orbitando sobre el mar.


A veces una Musa te seduce

con miradas Urdidas en la sombra

de luces en un Ñoqui de origami.

Licántropos y Orcas de lo oculto 

subyacen en los Zócalos del hambre.



Ana Muela Sopeña


---


Une la primera letra del primer verso con la segunda letra del segundo verso con la tercera letra del tercer verso y así sucesivamente...



viernes, 23 de septiembre de 2022

.


 

Autora: Daria Klet

EQUINOCCIO DE OTOÑO


El otoño comienza con la lluvia

y me agrada sentir el aire fresco,

por ello la palabra, con el  verso,

atrapa de la luz su parte oculta.


Septiembre es mes de sombras bien oscuras,

los días son más cortos y hay más viento,

la belleza del mundo absorbe el tiempo

que habita en lo profundo de las grutas.


Suspiro cuando observo el horizonte, 

me parece precioso ver las nubes

y camino despacio, sin heridas.


Atravieso los límites del orbe,

para ensoñar despierta los azules

en mitad de las horas que iluminan.



Ana Muela Sopeña

jueves, 22 de septiembre de 2022

.


 

ÁRBOL DE MUTISMO


I

El silencio dormido

ha despertado ya de su letargo

en medio de la luz dimensional.


II

Atravieso desiertos infinitos

en los que la belleza de la arena

se parece a los sueños ancestrales.


III

Un árbol de mutismo

canta desde las sombras 

y extrae del universo su energía.


IV

Lo inaudible no sabe de secretos,

se parece al amor de las edades.


V

En túneles oscuros

el abismo nos mira sin excusas.


VI

A veces el silencio

amanece en el mar como un relámpago.



Ana Muela Sopeña

domingo, 4 de septiembre de 2022

.


 

Autor: Luck Galindo

VÉRTIGO DE BESOS


Camino por tu piel

y me alumbran tus ojos

en el precipicio de la noche.


Me deslizo contenta por tu cuerpo

en la penumbra abierta de la tarde.


Rozo tu tiempo en vértigo de besos

en el umbral de la mañana.


Resbalas en mi bosque de la luna

mientras todo parece una película.


Alucinas con todo lo que toco

por el oculto hueco de la sangre.


Traspasas mis espacios interiores

con tu conjuro innato de deseos.


Danzamos en espejos de galaxias

por estrellas azules.


Atrapamos los círculos de sol

con nuestras manos ávidas de lluvia.


Intuimos la magia

en los universos paralelos.



Ana Muela Sopeña

.


 Autor: Richan Dwi Putra

NIEBLA EN LAS ACERAS


En los arboles mudos

veo tu rostro sonriente.


Me observas contra el borde 

de los edificios de la urbe,

mientras miro la niebla en las aceras.


Sabemos que el amor

es solo un espejismo soterrado,

pero eso nos da igual.


Gozamos del momento sin relojes

en los parques sumidos en la bruma.


La transparencia interna del silencio

nos atrapa sin quejas,

más allá de la luz.


Las marquesinas marcan diferencias.

En ellas hay personas 

que habitan cada día en la rutina,

pero también hay seres

que viajan como amantes

en los autobuses suburbanos.


El amor es eterno si se pacta

que todo es transitorio...



Ana Muela Sopeña

miércoles, 31 de agosto de 2022

.

 


Autor: Pixabay

EL ÁRBOL DUERME


El tiempo pasa,                 

la vida se renueva.          

El árbol duerme.



Ana Muela Sopeña



----


COPACUL DOARME


Timpul ne-ntrece,  

viața reînflorește. 

Copacul doarme.



Ana Muela Sopeña

Traducción al rumano de Andrei Langa


miércoles, 24 de agosto de 2022

.


 

Autor: Alan Cabello

APUNTES DE ESTÍO


I


Luna de agosto

en la línea del cielo.

Inspiración.


II


Cuando camino sola por el muelle

percibo los secretos del crepúsculo,

en mitad de las horas sumergidas

en la elegancia suave de la tarde.


III


Sobre la arena

el pálpito del tiempo

entre las olas.

Horizontes velados

en la espuma del mar.


IV


Ciudad en fiestas,

los niños con sus globos.

Aste Nagusia.


V


Una gaviota vuela sobre el agua

investiga los peces silenciosos,

sigilosa se acerca hacia su presa.


VI


Cada mañana

el misterio en la niebla.

Sutil llovizna.

Avanzan los relojes

en la bruma escondida.


VII


Sonidos lúdicos

en la piedra de sombra.

Silencio sórdido.


VIII


Los gatos callejeros me fascinan.

Con las vibrisas captan el mutismo

del enigma cansado de los arboles.


IX


Al alba el sol

preside las jornadas.

Bullicio y risas.

Los niños en columpios,

toboganes sin tiempo.



Ana Muela Sopeña

sábado, 20 de agosto de 2022

.


 

Autor: Alex Qian

EN LA PENUMBRA


El verano transcurre lentamente.

En medio del calor y la tormenta

saboreo un helado dulce y menta

y echo a volar sin miedo, suavemente.


Los sonidos disuelven la radiancia.

Mientras todo parece que es un sueño

me tomo una infusión en el ensueño

y regreso despacio hasta la infancia.


Respiro la belleza de los días...

Al tiempo que la luz se hace horizonte

la sombra del crepúsculo deslumbra.


Avanzo sigilosa por las vías

de un tren, por sus raíles, por el monte, 

cuya visión es lienzo en la penumbra.



Ana Muela Sopeña 

domingo, 14 de agosto de 2022

.


 

Autor: Enrique Hoyos

SILENCIO COMPARTIDO


Contemplación del mundo en el crepúsculo, cuando todo se torna oscuridad. En esa luz hermosa de la tarde lo espectral se insinúa entre las sombras y la respiración sabe de amor al fondo del silencio compartido. La belleza se filtra por las nubes y el sonido del agua se hace nítido. Las horas se transforman en secretos que escondidos se abisman por los muelles. Contemplación de lúbricos paisajes a través de la niebla en la distancia, para soñar los sueños de la luna en una imprecisión que lleva al numen de los significados más ocultos. Los relojes se apiadan de la vida en ese tiempo abierto a lo borroso, cuando el día se vuelve una ilusión y los pasos constantes de la gente parecen un desfile de fantasmas.



Ana Muela Sopeña

sábado, 13 de agosto de 2022

.


 

Autor: Plato Terentev

CICATRICES DE SUEÑO

 A Manuel Martínez Barcia

3/11/1952 - 13/8/2015



Cicatrices de sueño te llevaron 

por la luz del abismo.


La belleza de un mundo sin aristas

te deslizó

hacia el otro lado del espejo.

Todo se fue cayendo en lejanía

por los diccionarios de la niebla.


En mitad del trayecto 

una alucinación fue tu destino.


Partiste hacia la nada

sin equipaje, listo para el vuelo

y te encontraste el todo

en la infinita grieta de la sombra. 



Ana Muela Sopeña

domingo, 7 de agosto de 2022

.


 

Autor: cottombro

TU LUZ BUSCA LA LLUVIA


Edulcoran la sombra los pronombres

y brota de tu espíritu el enigma.


Los adverbios persiguen redención,

se sumergen en campos de amapolas

al tiempo que tu luz busca la lluvia.

 

Hablan de ti los nombres de la luna

mientras todo parece una película.


En los sueños de mundos sin heridas

los adjetivos toman el poder

y rodean el círculo del sur.


Los artículos saben del silencio

encaramado a un árbol de palabras.


Las conjunciones pactan con los pájaros 

que todo sea un reto misterioso.


Cuando el día despierta

el horizonte alberga algunos verbos,

para rehabilitar la esfera azul.


En las preposiciones hay un código:

amar entre las nubes el instinto.


Interjecciones llenas de secretos

hablan de creación inquebrantable.



Ana Muela Sopeña


miércoles, 3 de agosto de 2022

.


 

Autor: Hugo Alonso

APUNTES DE AGOSTO


I


La belleza se filtra por los árboles 

en este mes de agosto caluroso.


II


El silencio resuena por las noches

con la melancolía de la bruma.


III


Mundos de arena

en la playa olvidada.

Sublimación.


IV


La caracola

mientras la espuma avanza.

Luz y recuerdos.


V


Contemplo un mirlo

que canta solitario.

Quietud al alba.


VI


La ola de calor es imparable, 

nos convierte el verano en un suplicio. 


VII


Horas perdidas

en el lúdico estío.

Respiración.


VIII


Tiempo sin tiempo,

veladas con amigos.

Complicidad.



Ana Muela Sopeña

.


 

POR LOS PÓRTICOS


Las sombras mortecinas de la noche

se reflejan plateadas en la ría.


Un misterioso ruido

atrapa los secretos

de los edificios en penumbra.


La soledad se pierde por los pórticos

y los soportales de los besos.


Las calles se parecen a la niebla

y ocultan en aceras

la suave transparencia 

de la respiración de la ciudad.


El mutismo se abisma en la distancia,

mientras un gato solitario

se esconde bajo un coche de la lluvia.


El silencio disuelve las heridas

de los transeúntes maltratados.


El crepúsculo invita 

a las horas amadas del subsueño.


Todo se hace pequeño

cuando lo oscuro inunda el horizonte.



Ana Muela Sopeña

martes, 2 de agosto de 2022

.


 

Autor: Artem Saranin

CIUDADES ABISALES


Los lobos merodean por las puertas de las ciudades abisales. Allí se yerguen altivos mientras los licántropos amenazan con ser los propietarios de los edificios subterráneos. Una campana suena en la distancia. Es de una iglesia recóndita....pero nadie la escucha. Los sonidos se mezclan con los delirios de los coches y con los motores de los camiones visionarios. Los focos de un vehículo aparcado iluminan de pronto un muro oscuro. Allí se leen palabras sin sentido que cobran relevancia poco a poco. Un cazador dispara contra un lobo para defender a su ganado. Una mujer apunta con su arco a licántropos densos como en las pesadillas más terribles. En las casas los niños permanecen escondidos y se guarecen del peligro. Los lobos y licántropos amenazan con actos sanguinarios. Los humanos presentan una noche de insomnio. Deben hacer batidas por todos los rincones tenebrosos.   La existencia de tantas alimañas obedece a la insólita prohibición de matarlas. Pero esa prohibición pronto caerá al tiempo que la música apocalíptica resuena en los suburbios que rodean los barrios periféricos de la urbe dormida por los efectos de las drogas en el agua potable. La gente muy despacio se despierta y defiende a los niños de los depredadores infernales que acechan en cada esquina del territorio urbano. 



Ana Muela Sopeña

lunes, 1 de agosto de 2022

.


 

Autor: Ben Mack

EN EL RELOJ DEL SUEÑO


El estío progresa lentamente

esperando el crepúsculo

entre las nubes rosas de la tarde.


Un árbol que encontró su espacio lúdico

abraza de la vida su misterio

en mitad de la luz de la belleza,

frente al muelle que todo lo divisa.


En la sombra se observan los secretos

de la niebla que busca

la caligrafía de los sauces.


En el reloj del sueño

hay un camino interno, sin retorno,

que irradia evanescencia.



Ana Muela Sopeña

viernes, 22 de julio de 2022

.

 


Autora: Anna Shvets

SIN HORARIOS


En la noche recuerdo tu mirada abierta a las guaridas de la sombra, como animal errante sin hogar me buscas cuando todo sabe a pérdida. Dulce tu caminar por las aceras sabiendo que te pienso en la distancia. Aunque no nos veamos somos uno en el deseo lleno de lascivia. Atrapas del instante la esperanza en el reflejo azul de los crepúsculos. El infinito azar te abarca entero mientras deambulas solo por la ciudad dormida en laberintos. Hay recovecos sucios en tu entorno que necesitan agua y nitidez para lograr despacio la transparencia interna de la vida. Una existencia atada a los relojes te provoca desidia y lucidez. Muy pronto nuestro encuentro nos dará un espacio de tiempo sin horarios.



Ana Muela Sopeña

martes, 19 de julio de 2022

.


 

Autor: Edik Matinyan

EN LA NIEBLA AZUL


Abrazo de tu luz tan solo el sueño

perdido en el fractal de la galaxia,

para empezar la vía del instinto

enamorado solo de un  conjuro.


Beso en la niebla azul tu piel de mar

oculta tras la línea del secreto,

allí donde la sombra se hace nítida

y se transmuta en dulce sortilegio.


Amanezco en tus brazos, con la bruma,

donde todo se torna clandestino

y una rosa bosteza en el silencio.


Respiro tu misterio en la distancia 

para ser el enigma de la noche

y allí esperar el pulso de los astros.



Ana Muela Sopeña


.

 



Autor: Leonardo Guedes

FRACTAL


La sombra es solo espacio

perdido en el fractal del universo.



Ana Muela Sopeña

lunes, 18 de julio de 2022

.


 

Autor: Jo Kassis

EL TIEMPO DE LA LUZ


El estío transcurre lentamente. Los sentimientos vanos se diluyen en el calor altivo que nos mata y nos aporta vida, como una paradoja sin respuesta. Todo sucede siempre sin imprevistos raros. Hay una espera larga para que llegue el tiempo de la luz y así gozar de todos sus placeres. Después viene el enojo, porque el calor nos tiene derretidos. Recordamos la infancia con sus juegos. Las tardes asombrosas con amigos. Las salidas festivas a la playa, con toda la familia. Las imágenes vienen a la mente como un júbilo extraño. El tiempo interminable. Las noches con los grillos y cigarras. Los crepúsculos rojos, cargados de ilusión repleta de inocencia. Ahora no sabemos cómo hacer para encontrar al niño en las visiones y llenarlo de nuevo de pasión por un verano lleno de experiencias. Pero en quietud sabemos que lo bello de estos meses de sol ensimismado puede volver a ser nuestro aliciente.



Ana Muela Sopeña

viernes, 15 de julio de 2022

.


 

SEGUNDA OLA DE CALOR


El calor nos derrite sin excusas. Nos lleva a sentir todo como un horno. Es un infierno estar en las aceras. Es otro infierno estar dentro de casa. Dicen que hay que beber y que eso alivia. Que hay que comer también algo salado. Sigo todas las reglas, mas no consigo estar algo mejor. Mi tensión es tan baja que paso cada  hora del día mareada. Veo a la gente alegre por las calles. No sé si disimulan. Deseo que termine cuanto antes esta segunda ola de calor, que me acerca al instante de no ejercer control sobre mi cuerpo. Es imposible estar con energía mientras mi piel recorre la sensación extraña de estar en la parrilla de un microondas nuevo, a estrenar.



Ana Muela Sopeña

lunes, 11 de julio de 2022

.

 



Autor: Maizal Najmi

HORIZONTE DE LA BRUMA


Melancolía del estío

en las tardes amadas de la infancia.

Paseos solitarios

con la niebla que inunda entre las horas

los árboles cansados.


La languidez bosteza en el silencio

en el horizonte de la bruma.


Las nubes se parecen

a una visión diurna de lo desconocido.


Los colores regresan de la herida

y quedan somnolientos,

en el reloj de un mundo soterrado.


A veces el verano es trepidante,

otras veces discurre lentamente

y el tiempo se hace eterno...



Ana Muela Sopeña

martes, 5 de julio de 2022

.


 

HERIDA MELANCÓLICA


La ría es una herida melancólica

que discurre sinuosa hacia los sueños,

en mitad del amor y de la muerte,

en la estación más cálida.


A veces me parece que su luz

asoma subrepticia entre los barcos

y dibuja sus mundos de papel

más allá del instinto de la niebla.


Cuando todo se aplaca interiormente

hay una sombra llena de pretextos

creando una utopía

en la nostalgia de la tarde.


En mitad del paseo se vislumbra

un reflejo de agua que hipnotiza

y disuelve el recuerdo del pasado.



Ana Muela Sopeña

miércoles, 29 de junio de 2022

.


 

EL ÁNGEL NEGRO


Te gusta sumergirte en una nube

mIentras miras la lluvia por las noches.

La Gata que deambula por tu barrio,

con Aros en las patas, es curiosa...

y por Nada del mundo ella se asusta

desde Ayer que es amiga de una estrella.


En esos Bancos solos de la tarde

un perro Enamorado de una estatua

ladra con Luz azul a los gorriones.

Por si pasa Irradiando sombra y piedra

ya no parece Altivo el Ángel negro

entre flores Huidas de su círculo,

más allá de las Lámparas del agua.



Ana Muela Sopeña 

martes, 28 de junio de 2022

.

 











Autor: Rahul Shah

PRESENTIMIENTO


Besos de lluvia

en tu infancia perdida.

Memoria en niebla.


Abrazos de agua

mientras el viento duerme.

Presentimiento.



Ana Muela Sopeña



----


PRESENTIMENTO



Bicos de choiva 

na túa infancia perdida.

Memoria en néboa.


Abrazos de auga

mentres o vento dorme.

Presentimento.



Ana Muela Sopeña

jueves, 23 de junio de 2022

.


 

CONJURO DE LA QUEIMADA


Por el aire y por el viento

que se derrita lo malo,

que se disuelvan tristezas

ya que todo es un teatro.

Que los milagros del mundo 

nos sorprendan con su halo,

que el instinto del placer 

nos ayude a ser más cautos. 


Por el agua de sus ríos 

que todo sea belleza

que lo horrible no nos roce,

que nos bendiga la arena.

Que al alba nos despertemos

alegres, y en la quimera,

que al atardecer el viento

con su caricia nos meza.


Por la tierra de los bosques

que nos ampare la luna

con su cara sonrosada

y sus cráteres de bruma.

Que el barro del lodazal

nos permita ser de lluvia,

para comprender el tiempo

consagrado a la locura.


Que el fuego de las hogueras

sea nuestro talismán, 

para soñar con la luz 

filtrada por un cristal.

Que la arcaica tradición

de en la noche ser el mar 

nos lleve por el misterio

de apartarnos del mal.


Fuera, sapos y culebras;

fuera, caimanes y ranas;

fuera, virus y bacterias;

fuera, pandemias y encierros.


Que esta queimada gallega

de aguardiente y de naranja,

de azúcar y de limón,

de café y de buena onda

ahuyente a malos espíritus

que se esconden en sus huecos

y en los caminos oscuros.


Que las meigas nos ayuden

a adivinar toda trampa

y podamos escapar

antes de que sea tarde.


Fuera, sapos y culebras;

fuera, caimanes y ranas;

fuera, virus y bacterias;

fuera, pandemias y encierros.


Que el hombre lobo no pueda

devorarnos en su sueño,

que sepamos protegernos

con lubicán de amuleto.


Que este conjuro ancestral

nos aleje de peligros,

con la pócima secreta

y un sortilegio de hechizo.


Que los nubeiros no puedan

causar tormentas de estragos,

que los cultivos persistan

con su ciclo, sin destrozos.


Fuera, sapos y culebras;

fuera, caimanes y ranas;

fuera, virus y bacterias;

fuera, pandemias y encierros.



Ana Muela Sopeña


-----


Esconxuro da queimada


Polo aire e polo vento

que se derrita o malo,

que se disolvan tristezas

xa que todo é un teatro.

Que os milagres do mundo 

nos sorprendan co seu halo,

que o instinto do pracer 

nos axude a ser máis cautos. 


Pola auga de seus ríos 

que todo sexa beleza

que o horrible non nos roce,

que nos bendiga a area.

Que á alba nos despertemos

alegres, e na quimera,

que á tardiña o vento

coa súa caricia nos meza.


Pola terra e polos bosques

que nos ampare a lúa

coa súa cara sonrosada

e os seus cráteres de bruma.

Que o barro do lameira 

nos permita ser de choiva,

para comprender o tempo

consagrado á tolemia.


Que o lume das fogueiras

sexa o noso talismán, 

para soñar coa luz 

filtrada por un cristal.

Que a arcaica tradición

de en a noite ser o mar 

lévenos polo misterio

de apartarnos do mal.


Fóra, sapos e culebras;

fóra, caimanes e ras;

fóra, virus e bacterias;

fóra, pandemias e peches.


Que esta queimada galega

de augardente e de laranxa,

de azucre e de limón,

de café e de boa onda

afaste a malos espíritos

que se esconden nos seus ocos

e nos camiños escuros.


Que as meigas nos axuden

a adiviñar toda trampa

e podamos escapar

antes de que sexa tarde.


Fóra, sapos e culebras;

fóra, caimanes e ras;

fóra, virus e bacterias;

fóra, pandemias e peches.


Que o home lobo non poida

devorarnos no seu soño,

que saibamos protexernos

con lubican de amuleto.


Que este esconxuro ancestral

afástenos de perigos,

coa pócima secreta,

sortilegio de feitizo.


Que os nubeiros non poidan

causar tormentas de estragos,

que os cultivos persistan

co seu ciclo, sen desfeitas.


Fóra, sapos e culebras;

fóra, caimanes e ras;

fóra, virus e bacterias;

fóra, pandemias e peches.



Ana Muela Sopeña

miércoles, 22 de junio de 2022

.


 

ESCONDIDA EN LA PIEDRA

 

A Andrei Langa


Veo una flor

escondida en la piedra.

Renacimiento.

El tiempo de verano,

tejido de visiones.



Ana Muela Sopeña 


------


ASCUNSĂ IN PIATRĂ


Lui Andrei Langa


O floare crește

ascunsă în piatră.

Renaștere.

Timpul verii

brodat cu viziuni.


Trad. în română de Andrei Langa

Ana Muela Sopeña

martes, 21 de junio de 2022

.


 

Autor: Itschansy

SOLSTICIO DE VERANO


Los días son muy largos.

La ensoñación habita en el ambiente.


Se acaban los colegios.


Las playas poco a poco van llenándose 

de gente que se escapa del asfalto.


El tiempo se detiene en cada átomo,

en los árboles llenos de experiencias,

en los edificios soleados...


El paisaje respira en su quietud.


Hay enigmas anclados 

en el estío perdido en la nostalgia.


Los ruidos de los coches a lo lejos

me recuerdan

la fugacidad de lo que existe.


Los relojes avanzan lentamente

en la melancolía de la tarde.


La plenitud del día

da paso gradualmente

a una luz cenital que ciega nuestros párpados.


Un instinto de niebla

nos lleva por las calles del silencio

hacia el misterio íntimo del ser.


A veces los secretos de la estación más cálida 

quedan entrelazados con geranios

y algún mirlo escondido...



Ana Muela Sopeña

lunes, 20 de junio de 2022

.


 

Autora: Rachael Holzman

RECUERDOS


1

De pequeña me gustaba subirme a los árboles. Mis preferidos eran los cerezos.


2

Estuve, durante cinco años, interna en un colegio. Un día me escapé con una amiga a unos huertos prohibidos. Allí robamos fresas. Nos pillaron las monjas y fuimos castigadas a permanecer de rodillas frente a la pared, con los brazos en cruz, sosteniendo en cada mano un tomo de una enciclopedia. Menos mal que el castigo solo duró media hora. 


3

Mi padre nos llevaba a coger moras a mi hermano y a mí. Era todo un ritual. Solo arrancábamos las que estaban totalmente maduras. En casa las lavábamos y secábamos. Mi madre las preparaba con azúcar para todos excepto para mi abuelo paterno que se las preparaba él mismo con vino tinto y azúcar. Estaban deliciosas.


4

Algunas veces acompañé a mi padre al monte para coger setas. Solo seleccionábamos los níscalos. Ya en casa, él les quitaba la tierra, los lavaba, los secaba y los cortaba en trocitos. Después los preparaba con una pizca de sal, estofándolos ligeramente en una sartén. Estaban deliciosos. Las mejores setas que he comido en mi vida.



Ana Muela Sopeña

viernes, 17 de junio de 2022

.


 

Autor: Trace Hudson

ESPIRAL DE ESTRELLAS


Ondea en el silencio la belleza

Musitando en los bosques del ensueño.


Traen los vientos árboles, susurros

Atrapados en círculos de aire.

Renace la mañana con la luz,

En el tiempo que todo lo presagia.


Te llevo desde el sueño en un ritual:

Un amor sumergido en el secreto.

Testificas con flores de papel.

Traigo figuras blancas de origami

Al mundo cotidiano que navega 

Reluciente en espejos de lo íntimo,

En reflejos de sombra.


Te elevo hacia las nubes sin demora

Una espiral de estrellas de neutrones

Rutilantes con átomos de quántum, 

En nebulosas libres, sin heridas.


Murmullos en la niebla, sortilegios

Amados por relojes nunca vistos.

Meces en un columpio de cristal

Mirlos entrelazados con la magia.

Abrazas del temblor solo el instinto.


Anclas dentro de un cofre las palabras

Y sílabas que buscan el misterio.

Ululas por la noche como un búho.

Ríes entre las rosas con sigilo.


Guardas en los bolsillos los instantes

Y deslizas sin miedo los deseos

Amorosos de toda sanación.

Nadie conoce el código de arena

Al tiempo que las letras son de oro.


Pronombres escondidos en la tierra

Untan con su energía las fisuras.

Ñandús que se aparecen en visiones

Encuentran su regalo entre la bruma.


Pones dentro de grutas los obsequios.

Urdes la travesura con la alquimia

Sideral en la mente del poeta.

Te agrada ser de agua en la tormenta

Hasta que los relámpagos te alumbren.

Imaginas que todo es de obsidiana

Mientras miras la luna con sus cráteres.


Kilómetros de piedras bien ocultas,

Un rumor en la brisa que no calla.

Ralentizas el ritmo de los cirros,

Una penumbra suave te delata.


Sincronizas la música de Venus

O miras con fervor el horizonte.

Halagas con tu voz al universo,

A la vez te sumerges en el mar.



Ana Muela Sopeña

.


 

Autor: J.L.A.

OLA DE CALOR


Bilbao es un infierno, como un horno. El calor es inmenso, alucinante. No he conocido antes otro igual. Ayer marcaba el termómetro central de la calle Buenos Aires 48 grados. Ya casi no se puede respirar. Veo a los transeúntes con su botella de agua avanzar quietamente hacia lugares frescos. Parece que el cerebro se licua al dispararse este fuego voraz en el ambiente. Ahora precisamos de la lluvia y que descienda este bochorno tan cargante. Nos pesa esta "ola de calor" que es tan solo el preludio de aquello que vendrá en los meses de julio y de agosto. 

Mientras vamos despacio caminando hacia ninguna parte, anhelamos el hielo en el café y una ducha bien fría para combatir la insolación. 



Ana Muela Sopeña

jueves, 16 de junio de 2022

.


 

SONETO A URANIA


Urania nos enlaza a la galaxia

que pulsa con la música de rosas,

más allá de la luz de nebulosas

en las cuevas del centro de la ataxia.


A veces nos parece que la apraxia

nos va a paralizar entre las cosas

que habitan en las calles con baldosas,

mas todo se transforma en ataraxia.


El ritmo imperturbable de planetas

nos conduce por rutas siderales

al umbral de frecuencias de lo cuántico.


Entonces divisamos los cometas

desde cuevas profundas, abisales,

y escuchamos las sílabas de un cántico. 



Ana Muela Sopeña


.















Título: Las nueve musas. Terpsícore, musa de la danza

Autor: Tischbein el viejo

SONETO A TERPSÍCORE


Terpsícore nos habla con su danza

que inspira el gran momento de entereza

y genera anticuerpos sin bajeza

en la noche secreta, como alianza.


Es ella quien alienta la esperanza

de un futuro cargado de belleza

escondido entre arbustos y maleza,

eludiendo despacio la venganza.


Es en la oscuridad que la ceniza

oculta subrepticia el sentimiento

de todo lo perdido, abandonado.


La musa, cuando el frío paraliza,

nos invita a soñar el movimiento

y conseguir así el calor amado.



Ana Muela Sopeña

.


 

Título: Musa Talía

Autor: Guffens


SONETO A TALÍA


Talía se consagra con su luz

al misterio de todo lo bucólico

que sabe contener lo melancólico

y mirar las estrellas al trasluz.


En la noche camina un avestruz

con su porte sereno, algo simbólico,

en mitad del sendero de lo eólico

más allá de un oscuro tragaluz. 


Esta musa nos insta a respirar

en mitad de las luchas de la vida,

para así resolver miles de enigmas.


Por eso ella conjuga el verbo amar 

sin la opción de una amarga despedida

y la cura total de los estigmas.



Ana Muela Sopeña

.


 

SONETO A POLIMNIA


Polimnia se entreteje con la historia

más allá de su lira y de su magia

aparece la luna que presagia

la verdad de su sombra en la memoria. 


A veces se columpia en una noria,

entonces su sonrisa se contagia

en mitad de la luz y verborragia

entendiendo el instinto de la gloria.


Polimnia sabe ser la más bonita

en su carro divino de las diosas

que buscan la belleza de la ruta.


En ocasiones habla de Afrodita,

se oculta en los jardines con las rosas

que se esconden en huecos de una gruta.



Ana Muela Sopeña

miércoles, 15 de junio de 2022

.


 

Título: La musa Melpómene

Autor: Nicolas-René Jollain

SONETO A MELPÓMENE


Melpómene usa máscara y coturnos

para representar una tragedia

y distinguirse así de la comedia

mientras da sus paseos más nocturnos.


La musa se aparece a taciturnos

y a un noctámbulo solo que la asedia

en mitad de la noche e intermedia

entre ella y los que cambian sus dos turnos.


A veces nos invita a ir al teatro

para soñar con obras de otro tiempo 

y aprender las lecciones de los clásicos.


Los actos suelen ser tan solo cuatro,

excepto cuando surge un contratiempo, 

y el atrezzo se ciñe a enseres básicos. 



Ana Muela Sopeña

.



Título: Musa Euterpe

Autor: Handmann


SONETO A EUTERPE


Euterpe ama a los lobos sin heridas.

Mientras sueña que todo es un relato

escapa de la sangre y del maltrato 

para recuperar las despedidas.


La musa envuelve todo con su velo

de mundos enlazados a la losa

que disuelven lo extraño con la rosa

adherida al instante de su cielo.


Euterpe es diligente con sus hijos,

sabe dónde se ocultan y hechizarlos

a través de palabras y rituales.


Juega con los silencios más prolijos,

para así seducirlos y amarrarlos

a las rutas de estrellas siderales.



Ana Muela Sopeña

.


Título: Erato, la musa de la poesía amorosa

Autor: François Boucher


SONETO A ERATO


Es Erato la musa del amor,

inspira poesía con su aliento

mientras toca su lira contra el viento

y abraza de la luz solo el temblor.


Le gusta de las flores el color

y sentir la belleza del momento

al tiempo que le atrapa el sentimiento,

para soñar despierta sin dolor.


Acuna el erotismo con sus nubes

que mecen en la piel el gran placer

para invitar al vino de la vida.


Acompaña a Cupido con querubes

y se columpia siempre al ofrecer

el néctar de dulzura que no olvida.



Ana Muela Sopeña 

martes, 14 de junio de 2022

.


Titulo: Clío

Autor: Johannes Vermeer


SONETO A CLÍO


Clío remonta el vuelo en la intrahistoria

mientras abraza el mundo con amor

y dona su pasión por el color

atravesando campos de memoria.


Su fervor por los hechos de la historia

la lleva por los hitos del dolor,

para entender las causas del temor

mientras graba su fiel dedicatoria.


Una guitarra suave y elegante 

adorna en la penumbra con su porte,

para inspirarle dulces melodías.


Esta musa es quizás la más galante,

por ello se dirige siempre al norte

y envuelve con su luz los mediodías.



Ana Muela Sopeña


.


Título: Calíope, misa de la poesía épica

Autor: Charles Meynier

SONETO A CALÍOPE


Calíope nos muestra las hazañas

de los héroes que todo lo consiguen

a través de los sueños que persiguen,

para luego dormir en sus cabañas.


La musa en su aleteo de pestañas

induce a que los hombres investiguen

la belleza del orbe y que no instiguen

a esas absurdas guerras sin entrañas.


Calíope está siempre con un libro

para aprender de todo el universo

y así evitar batallas sin sentido.


Por ello cuando intuye que no vibro

con un detalle puro de algún verso

se cambia imperturbable de vestido.



Ana Muela Sopeña

domingo, 12 de junio de 2022

.


 Autor: Ricardo Esquivel

LOS LIBROS SE REVELAN

 

A Helena Bonals


Cada libro es un largo laberinto hacia los espejos de la magia. En cada biblioteca hay un misterio lleno de la materia de los astros, envuelto en la ilusión del renacer. Los libros se revelan en la noche como durmientes dignos de respeto. Esperan en su limbo al lector pasional que los despierte del letargo. Cuando un lector comienza la aventura de leer una obra, el reino de ese título concreto retorna a la vida y se acerca sin miedo a la realidad intransferible de la fantasía más voraz. 



Ana Muela Sopeña

.


 Autor: Adonyi Gábor

PRIMAVERA TARDÍA


Ya se acerca el solsticio de verano con sus hogueras llenas de color, en la noche más mágica del año. Me gustan los conjuros de defensa que se hacen desde un tiempo inmemorial, mientras se prepara la queimada. Ojalá que la vida cotidiana respondiera a estos mundos tan oníricos y trajera más luz que destrucción. El sol es ya muy fuerte y los grupos acuden cada fin de semana a innumerables playas. Me gusta esa alegría que se palpa en los paseos. La claridad anima a salir más. Los transeúntes poco a poco abandonan la ropa de abrigo y sueñan con quimeras que el verano impulsará, festivo, hacia ninguna parte. El estío será como un paréntesis dentro de la locura y de la prisa del resto de estaciones.



Ana Muela Sopeña

sábado, 11 de junio de 2022

.


 

Autor: Ben Mack

SERIE DE FIBONACCI

 

0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21 


...

Shhhh...

Sí...

Llueve

despacio...

Entre los sueños,

al mirar el horizonte,

es la distancia de las nubes la belleza.

El instinto del aire se derrite en el agua al escuchar tu voz.



Ana Muela Sopeña

viernes, 10 de junio de 2022

.


 

Autor: Aldiyar Seitkassymov

HABLAMOS DE LA LLUVIA


En la penumbra yacen nuestros besos

que cabalgan desnudos, sin heridas,

hacia el abismo último del mundo.


Más allá de la sombra está tu piel

que duerme ensimismada entre los sueños,

esperando mi roce clandestino.


En hoteles suicidas yo te aguardo,

sabiendo que el amor es solo bruma,

utopía y quimera de otro tiempo.


Hablamos de la lluvia...


Jugamos a extraviar

las palabras durmientes en la arena.


Todo me habla de ti,

mientras persigo el alma de las cosas.


Sobre la oscuridad de las aceras

habitan nuestros juegos en silencio

que avanzan sin temor, como testigos 

de esta década extraña

envuelta en la locura de lo ínfimo.



Ana Muela Sopeña