lunes, 24 de enero de 2022

CALLES FRÍAS


Los recuerdos desfilan por mi mente

en la memoria suave de la noche.

Las aceras desiertas acarician la bruma

de la madrugada silenciosa.

Las calles frías saben de semáforos 

que retan a los seres intangibles

a través de edificios en la niebla

y sonidos de viento en las fisuras

del horizonte de sucesos.

Las farolas dibujan una luz

que deambula por plazas

en la nostalgia de las horas.

Imágenes difusas

en la melancolía de la lluvia.

Camiones a distancia

parecen mensajeros de otros mundos

en la ilusión del sueño. 



Ana Muela Sopeña


17 comentarios:

recomenzar dijo...

que bello escribes me haces soñar

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Mucha:

Me alegra un montón que estos versos te hagan soñar...

Que son sueños no se puede salir a la calle.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Sin sueños no se puede salir a la calle...

Albada Dos dijo...

Esas nostalgias nocturnas, en el silencio de la noche urbana, la de inspiración que es para ti.

Un abrazo

Fackel dijo...

Por eso debe ser que hay millones de sonámbulos por el mundo. Porque no quieren salir de sus particulares sueños. Bom dia, Ana.

Ana Muela Sopeña dijo...

Sí, así es, Albada:

Gracias por venir.

Un beso

Ana Muela Sopeña dijo...

Podría ser, Fackel, el sonambulismo colectivo puede que sea un hecho real.

Gracias por brindar tus opiniones.

carlos perrotti dijo...

Ya tus crónicas de madrugada trazan versos sobre el lienzo de tu mirada... Están tan escritas como pintadas!! O mejor dicho, escritas a pinceladas!!

Abrazo una vez más sin sombrero.

Meulen dijo...

Muy interesante...ver esa mirada de lo que ocurre en esas calles...igual nos denota la vida...

Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Carlos:

Me alegra que disfrutes de estas crónicas de madrugada.

Es siempre un placer tu visita

Ana Muela Sopeña dijo...

La vida en la madrugada nos hace regresar a la soledad del mundo. Después, cuando el día comienza vuelve el bullicio.

Un beso

Lyliam dijo...

La noche es otro mundo Ana. No necesariamente malo por lo oscuro. Para mi es cuando las personas suelen ser más reales. El día está lleno de monstruos sueltos por las calles. Un abrazo poeta, es un placer leerte.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Lyliam:

Sí, la noche es otro mundo.

A mí me encanta contemplar las calles desiertas cuando cae la noche.

Un beso enorme

Helena Bonals dijo...

Aquest poema de paisatges urbans em recorda una vegada que per als estudis que jo feia ens van fer fotografies de la ciutat amb el títol d'"art conceptual urbà", que aquí tu fas amb la poesia.

Ana Muela Sopeña dijo...

Interesante lo que cuentas, Helena:

A mí me gusta mucho la poesía de paisajes urbanos.

Un beso y gracias por venir

Julio González Alonso dijo...

Felicitaciones, Ana. Un abrazo y salud.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Julio, qué sorpresa verte por mi espacio.

Un abrazo grande